¿Cuántos estanques ves?

Posted by on mayo 19, 2011 in Budismo, Vida | 5 comments

Un monje budista y su alumno caminaban por un apacible parque. La tarde era tibia y era el escenario perfecto para un agradable paseo por debajo de los árboles.

Al llegar a un estanque el maestro se detuvo y pidió sentarse a descansar.

Luego de un rato de mirar hacia el agua y el pez que vivía en ese estanque, el anciano preguntó:

-Dime, ¿cuántos estanques ves?

El aprendiz miró con extrañeza al monje, quien no separaba la vista del agua.

-Sólo hay un estanque, Maestro.

-Vuelve a mirar. Toma tu tiempo y dime cuántos estanques hay.

El muchacho regresó la vista hacia el pequeño lago y por varios minutos analizó la escena.

-Maestro, debo estar haciendo algo mal. Sólo veo un estanque.- Afirmó.

-Hay cuatro estanques.- Respondió el viejo, sin retirar la vista del pez.

Contrariado, el aprendiz miró una y otra vez buscando los que no alcanzaba a percibir. Al poco rato comenzó a pensar que quizá el monje ya estaba tan anciano que estaría alucinando.

-Pero Maestro, sólo hay un estanque. No puedo encontrar los otros tres.

-Son cuatro. El que yo veo, que es un lugar apacible y fresco para descansar. El que tú ves, que es un lugar aburrido y sin emoción. Y  el que ve el pez, que significa la vida.

El monje se levantó y comenzó a caminar de nuevo.

Pensando y haciendo cuentas, el joven notó que el Maestro sólo había mencionado 3 estanques. Este hombre es tan viejo que seguro se olvidó de contar el último, dijo para sí mismo.

-Maestro, y ¿cuál es el cuarto estanque?.-Gritó.

-El cuarto es el estanque como realmente es.- Dijo el hombre y se alejó caminando.

Nota chocobudista: Ver la vida con los ojos del prejuicio y el apego a nuestras ideas más arraigadas, hace que el mundo se convierta en un lugar duro de comprender.

Estar abiertos a nuevas ideas, expresiones y simplemente ver las cosas como son, nos hacen personas mucho más completas y pacíficas. Esto es debido a que podemos entender a los demás y al universo mismo.

Acepta a la vida, las cosas y las personas como son y mil toneladas se quitarán de encima de ti.

¿Tienes alguna experiencia como la del joven monje, alguna situación que de golpe te haya abierto los ojos a la realidad? ¡Compártelo en los comentarios, que para eso están!

  • Anónimo

    El otro día, descubrí que una persona que se había portado del nabo conmigo no lo hizo por ‘ser mala’ conmigo, sino porque no sabe como expresar mucho de lo que siente y no sabe como obtener por sí misma ‘un lugar’ en el mundo en el que se desenvuelve, no es la mejor manera para hacerlo, pero es la única que conoce.

    Después de muchos meses de rencor, ahora que la entendí solo sentí compasión hacía ella.

    Con todo y lo que entendí el otro día, no quiero gente así a mi lado XD

  • Anónimo

    Huy, muchas veces nos comportamos como las mulas: aunque sabemos que está mal, vamos y hacemos precisamente eso.

    Siempre es riesgoso tomar decisiones/sacar conclusiones/perfilar a alguien a priori, sin conocer aunque sea un poco de ello.

    Tomémonos el tiempo de analizar (un poco, no hay que ser clavados) y seguir adelante.

    Como bien dices, al final, las cosas/las personas/los eventos, son como son y los tenemos que considerar tal cual.

    Lo que es importante, es decidir qué vamos a hacer con esa información (como bien apunta sandygallia al final de su comentario).

  • =) No puedo negar que me imaginaba en final luego de los tres estanques, pero dejó una sensación muy agradable leerlo de esta manera.

  • oigan …para los practicantes de ver el estanque como es…
    intenten no mucho … una semana, no atribuir calificativos a nada ni nadie …veanlo sin prejuicios y sin ninguna intencion…
    Experimentenlo y cuando menos disfrutaran ser mas silenciosos,saludos

  • Mi pregunta es, ¿realmente podemos llegar a ver el cuarto estanque alguna vez? Aún si te deshaces de prejuicios, cómo puedes estar seguro que lo que llega a tu cerebro es la realidad no alterada por él mismo.

  • Pingback: Favoritos de mis Feeds – June 7, 2011 - Disenia.me()

  • Pingback: No intentes convencer y da ejemplo | una vida sencilla()