Respeto absoluto a la vida [Los Cinco Preceptos 2/6]

Posted by on Agosto 30, 2011 in Budismo, Vida, Zen | 4 comments

Respeto absoluto a la vida [Los Cinco Preceptos 2/6]

Como ya lo hemos hablado antes, el budismo nos da una serie de preceptos éticos que nos sirven para llevar una vida de honor y tranquilidad.

La primera de estas declaraciones es:

Acepto no tomar la vida de ningún ser vivo.

Ya sé que hay muchos factores qué discutir a este respecto. Antes de que los fundamentalistas de los derechos animales y los alimenticios me ataquen, explico:

El fondo de este precepto es respetar absolutamente la vida, en todas sus formas. Para el budismo tradicional, que es el que yo practico, el respeto a la vida corresponde a no matar seres vivos por deporte, placer o entretenimiento.

Con esto dicho, el precepto de respeto a la vida es lo que nos mueve a tener siempre una conducta ética.

Vivimos con este pensamiento como eje rector de nuestras acciones y cuando entendemos que cualquier acción, por pequeña que sea, pone en riesgo una vida inteligente, tratamos de pensar mucho antes de hacerlo. O simplemente desistimos.

Pero el respeto a la vida no sólo se queda en el “no matarás”. Va mucho más allá porque nos impulsa a ser cariñosos, compasivos y protectores de todo tipo de seres con los que compartimos el planeta.

Entendemos que somos parte de un ecosistema al que estamos poniendo en riesgo y que necesita que actuemos para detener el daño que hemos causado y que, por ende, nos perjudica.

Afirmamos la vida con risa, salud, aire, amistad y compasión. Podemos entender el sufrimiento y tomar una postura activa para ayudar a mitigar que los seres pasen por momentos difíciles.

Todo esto suena perfecto, pensarás querido lector, pero por desgracia este precepto parece estar descompuesto en estos tiempos.

Entre más leo las noticias, más veo que nuestro deporte favorito es el andar extinguiendo la vida por todos lados.

Lo positivo de esto es que está en nuestras manos poner un fin a esta cadena de muerte. ¿Cómo? Entendiendo que todo lo que hacemos repercute en la vida de los demás y tomando responsabilidad de nuestras acciones. Apelando al sentido común y la compasión.

Entendamos que el planeta no nos pertenece, que somos tan sólo una especie más en un sistema enorme del que abusamos. Entendamos que esta posición privilegiada no durará para siempre y que cada árbol o animal que destruimos nos repercute de manera directa.

Y es tan fácil. Sólo hay que detenerse y usar esa sandía que llevamos por cabeza.

Este es el segundo artículo de una serie sobre Los Cinco Preceptos. Para ver las entradas anteriores, clic aquí.

468 ad
  • Tema tan difícil en el sentido de que hay gente que se cree superior por estar al inicio de la cadena alimenticia. Cuando en realidad TODOS (nos guste o no) terminamos por ser animalitos (unos más que otros, por supuesto).

    No menospreciar una vida por que esa vida no sea capaz de hablar y/o comuicarse como nosotros. Sin embargo, la parte difícil será hacerle entender este principio a personas que crecieron con otras enseñanzas.

  • Anónimo

    Choco Buda:

    Es que simplemente no hay conciencia. Sin ir muy lejos, aquí en Cd. Juárez hay muchos casos de perros maltratados o de gente que tiene mascotas en su casa y no les da la debida atención y cuidado.

    Como siempre muy interesante lo que escribes.

    Saludo de Martes.

  • Anónimo

    Bueno hay quien dice que somos iguales, pero unos somos mas iguales que otros… despreciar la vida humana, así como la vida animal denota un nivel de soberbia que a final de cuentas nos hace daño a todos indirectamente.

  • Gracias, me vienen muy bien estos artículos sobre los kai, Chocobuda. Llevo sentándome por las mañanas temprano unos cuantos días y voy por los 12 minutos, muy cómodo, iré subiendo poco a poco. Fijándome en la posición correcta, la respiración correcta y la actitud correcta. Estos días tb repaso durante la meditación los 5 preceptos, aunque ya sé que debería dejar pasar los pensamientos. Pensar en no pensar y no pensar en pensar. Un abrazo Morex.