Niños: enseñándoles generosidad, desapego y ética

Posted by on septiembre 23, 2011 in Generosidad, Vida | 8 comments

 

Foto: Wiltshire News, Swindon Local News

Ayer durante una discusión con respecto a este artículo de Forbes, unos grandes amigos y yo tuvimos una discusión sobre cómo enseñar a los niños sobre el desapego y generosidad, en un mundo que parece premiar a quienes toman ventaja y abusan de los demás.

El argumento de la plática se tornó a cómo enseñar estos valores, sin que se sea tan bueno que los demás pasen por encima de quienes practican la ética.

Lo que yo creo es que el desapego, la honestidad y la generosidad se pueden enseñar efectivamente a los pequeños. Y no, no es difícil. Requiere tiempo y dedicación, pero sobre todo, que nosotros mismos comprendamos el mensaje.

Ahora, estos mensajes no son del budismo. Son simplemente de sentido común. Entre menos compartido seas, más amargado y egocéntrico serás . Entre más mentiras digas, más solo te quedarás al final y tendrás consecuencias MUY graves que pagar.

Si los adultos comprendemos el mensaje, es más fácil pasarlo a los hijos.

Si tus hijos te ven sufriendo porque no tienes el automóvil X o los nuevos BD de Star Wars, les estás dando el mensaje de que sufrir por objetos es lo que se debe hacer.

Si tus hijos te ven insultando a alguien que te rebasó en la calle y luego le avientas el coche, les estás diciendo que tomar venganza es correcto y (peor aun) que usar armas para lograrlo es mejor. Sí, el “echarle lámina” a alguien es utilizar el coche como arma.

Si les dices a tus hijos que los Reyes Magos traen juguetes y luego lo desmientes, les estás diciendo que mentir está perfecto si esto crea una ilusión en la víctima. Lo siento, pero la enseñanza de Santa, los reyes y cualquier ser mágico, es nefasta. Destruye el sentido de la honestidad, los enseñamos a esconder cosas y a manipular para su beneficio.

Ahora, por el contrario, si tus hijos te ven donando dinero o tiempo a una institución de ayuda, necesariamente verán que ayudar es lo correcto.

Si cometes un error o dices una mentira, pero luego te disculpas, explicas y enmiendas, verán que su padre/madre es una persona que reconoce y enfrenta las consecuencias de sus actos.

Si tus hijos ven que jalas a toda la familia a trabajar en equipo para poder comprar un mejor auto, los chicos entenderán el valor de la familia y que las cosas en la vida no son gratis, que hay que trabajar mucho.

Ser coherentes con tus propios valores y tomar el tiempo para explicar y llevar de la mano, parecen ser acciones en decadencia.

Y no, el ser buenas personas no significa que pasarán por encima de los niños. Se trata de enseñar inteligencia para saber enfrentar a la gente difícil, a los corruptos y a los malintencionados. La gente buena es la que le da valor y balance a la vida. ¿No creen que necesitamos más?

A los niños debemos enseñarles a comprender la compasión, a compartir y a trabajar en equipo. Esa enseñanza requiere comprensión y mucha disciplina por parte de los padres.

El daño que nos hemos hecho a nosotros y al ecosistema no sanará hasta que podamos hacer que nuestros pequeños vivan de manera ética.

468 ad
  • Excelente artículo, realmente señoras y señores, cuiden a sus hijos, eso de que son el futuro de México NO ES CIERTO si les seguimos pasando los mismos malos valores y ética deficiente que nos enseñaron o que adquirimos nosotros como padres.

  • Hola Chocobuda, buenas ideas. Una de las mejores partes de la paternidad es precisamente el reto de mejorar uno mismo para criar de la mejor manera a nuestros hijos. Difícil y apasionante…

  • Karl Kast

    Muy buen artículos… me dejaste pensando en varias cosas que yo si cometo el error frente a mis Princesas… cosas que tendré que ir modificando tanto para mi bien como para el de ella… ¡Gracias!

  • Anónimo

    Hola Chocorex.

    Me gusta mucho el post y me dejaste pensando en muchísimas cosas. Pero sabes, me surge una duda. Fuí una de esas personas a las que se le inculcaron esas cosas, aunque forzado pero bueno, ese es otro tema. El caso es que efectivamente, en la escuela abusaron mucho de mi y me hicieron muchas cosas por ese hecho. Cosa que me afectó bastante y no se que tanto me siga afectando. Me pregunto como lograr si ser lo que dices, pero no permitir ser abusados, burlados, etc etc.gracias

  • Anónimo

    Que bueno que lo mencionas, ser buena persona no significa ser un dejado, hay que enseñarles a los niños a tener buenos sentimientos pero pararle el alto a la gente cuando nos está molestando.

  • Yeah! excelente reflexión bro! justo yo me esfuerzo por guiar así a mi hijo, cuesta mucha disciplina, valor, dedicación y atención pero vale por completo todo el esfuerzo, pienso que este tipo de guía es una herencia sin límites para él. 🙂

  • Básicamente estoy de acuerdo en bastante cosas de tu post, pero respecto a las mentiras infantiles, creo que estoy al 50%, quizás habría que debatirlas.
    He sido criado por dos personas buenas y magníficas (mis papás) me mintieron con lo de los reyes mago, posteriormente colaboré en la mentira con mi hermano menor, pero eso no nos hizo tener el convencimiento de que la mentira era buena, de hecho nunca hemos mentido en nuestras relaciones humanas ni hemos usado la mentira, salvo como medio de regalar la ilusión a un niño/a.
    Si algo nos quedó claro es que la mentira es odiosa por si misma…
    A pesar de todo quiero que leas mi relato “Hoy he hablado con la Virgen María”
    http://tribunaavalon.blogspot.com/2010/12/hoy-he-hablado-con-la-virgen-maria.html

  • Elizabeth Fuentes

    100% de acuerdo contigo. Estoy de acuerdo en que hay muchos papas bondadosos que solo quieren hacer felices a sus hijos con las mentiras de los Reyes Magos. Pero hay que aceptar que hay muchísimos que no lo son y que no les importa el sufrimiento que esto causa a miles de niños que no reciben regalos y ven que otros si.

    En lo particular fui muy infeliz con este tema y me provocó infelicidad, sentirme menos que otros niños y no querida por mis padres. No les miento, pero este tema lo hablamos hace como 7 años apenas con mis papas todas las hermanas ya que sufrimos hasta nuestra adultés.

    Ahora que estudio Budismo comprendo que estas menttiras son una parte de mentiras de mi religión heredada.