Cómo trabajar menos y ser cínico al respecto [Vida Oficinal 4]

Posted by on Marzo 8, 2012 in Minimalismo, Productividad, Vida oficinal | 12 comments

Cómo trabajar menos y ser cínico al respecto [Vida Oficinal 4]

Dentro de la vida oficinal existe el mito no escrito de que verte ocupado de tiempo completo, es sinónimo de trabajar mucho. Y trabajar mucho es sinónimo de productividad.

Muchas veces me encontré que habían compañeros de oficina que habían permanecido 24 horas en su escritorio, sacando pendientes, alimentándose de frituras, pastelitos y café; y mirándose ocupados.

Esto, claro, atraía la admiración y felicitaciones de los demás compañeros que se sentían motivados a realizar la misma proeza para el bien de la comunidad.

Debo admitir que en mis 20’s, cuando viví enganchado al estereotipo de “soy creativo y trabajo de noche”, hacía exactamente lo mismo. Me enganchaba en las prisas de la mala planeación de algún jefe maniático, profesional en el oficio de mirarse ocupado. El resultado fueron demasiadas noches en vela entregadas a un amo al que yo no le importaba.

¿Te suena familiar?

Lo más deprimente del asunto es que mucho del trabajo que se realiza para “verse ocupado” es irrelevante. Se llenan formatos, reportes y vivimos reparando el daño que deja la mala organización de las tareas.

También es importante mencionar que cuando tenemos mucho trabajo tendemos a procrastinar porque nos sentimos abrumados. Entonces, en lugar de ser productivos, nos ponemos a responder mensajes en Twitter y Facebook.

Esto reditúa en mucho más estrés porque el trabajo sigue acumulándose y nosotros seguimos perdiendo el tiempo.

Cuando al fin nos dedicamos a trabajar, enfrentamos la realidad de que hay mucho por hacer y que pasaremos la noche en la oficina.

Somos fanáticos de trabajar mucho, pero no se nos ocurre que hay una mejor forma de hacer las cosas; es decir trabajar de forma inteligente.

Cuando resolvemos nuestras tareas de manera estructurada e inteligente, reducimos la carga de trabajo y optimizamos procesos. Entre las recompensas están: más tiempo libre, menos estrés, mejor humor y una salud más favorable.

Para trabajar de forma inteligente

Trabajar menos no significa ser negligentes con nuestro empleo y lista de pendientes. Lo que necesitamos hacer es encontrar un método para hacer las cosas de la manera más productiva posible.

Presento aquí algunas acciones que me han ayudado a lo largo de los años:

1. Apaga las distracciones

Las redes sociales son muy divertidas, pero son veneno para la productividad. Si quieres avanzar con tu trabajo, apágalas. No hay pretexto.

Esto aplica también para el correo elecrtónico. No vivas en el inbox. Revisa el correo dos o tres veces al día, máximo.

2. Cuestiona tu forma actual de producción

Cuando el ser humano se sienta en su gran trasero y está cómodo con su forma de resolver problemas, se vuelve perezoso. Ya no le importa innovar ni encontrar un mejor camino y se limita a hacer las cosas de la misma forma.

Creo que esto está mal. Necesitamos cuestionar cómo resolvemos las cosas. Tener un método probado por tu abuela para pelar papas, no significa que sea el mejor o más productivo.

Analizar nuestros procesos nos hace conscientes de todos los pequeños detalles que nos hacen perder tiempo o trabajar de más.

3. Aprende a usar bien tus herramientas de trabajo

Si Word es importante para resolver tu trabajo, ¿le sacas todo el jugo posible para hacer tu trabajo en menos tiempo? ¿Conoces todos los atajos? Esto aplica para todo tipo de herramientas que uses; desde una regla hasta software para editar video.

Te recomiendo mucho que inviertas en tu capacitación. Si no tienes dinero, lo único que necesitas es disciplina y buscar tutoriales en YouTube. Créeme, hay todo tipo de cursos ahí. Impresionante.

4. Respeta tu trabajo y deja de quejarte

Todos tenemos tareas que no disfrutamos del trabajo. Y parecería que uno de los deportes favoritos en la oficina es quejarse.

Si todo el tiempo que usas para quejarte lo aplicas en lo que tienes que resolver, terminarás más rápido.

5. Encuentra un sistema de productividad

No es un secreto que cuando nacemos nos arrojan a la vida sin ninguna especie de entrenamiento previo. Aprendemos a punta de golpes cómo resolver problemas. Esto, obvio, también lo hacemos de tiempo completo en la oficina.

No tener un sistema de productividad nos hace ir por esta existencia topándonos contra la pared una y otra vez.

La buena noticia es que existen muchísimos sistemas que nos ayudan a organizar el trabajo y a enfocarnos, como Getting Things Done o Pomodoro. Algunos vamos más allá y creamos nuestro propio sistema (SPOILER: pronto más noticias sobre esto).

La idea es buscar, encontrar y probar algún sistema que nos acomode.

A esto se le llama Minimalismo Aplicado. ¡Sí, señor!

PRECAUCIÓN: Buscar sistemas de productividad es muy divertido, pero puede convertirse en una carga. He conocido personas que no trabajan por estar organizando y aprendiendo a usar GTD. Lo importante de un sistema es tener un método, no el sistema mismo.

Ser cínico al respecto

Cuando comiences a terminar tus pedientes con mejor tiempo y a salir a buena hora de la oficina, te harás de muchos enemigos. Ellos aun seguirán dejando el alma en el escritorio y tú estarás haciendo cosas divertidas fuera de la oficina.

Disfrútalo con todo cinismo.

  • Morex

    Puntos extras a quien diga quién es el de la foto… Y por 1 millón de puntos, que diga el episodio. Sí, soy un orgulloso fan. 🙂

    • jcesarmo

      George Constanza – Seinfield, el capítulo puede ser de aquellos en donde trabaja para los Yankees.

      Todo un maestrazo!

      • Morex

        JAJAJAJA Exacto! 1 millón de puntos geeks para Momo!

  • Raul Mora

    Es una foto de Seinfieldo o Sainfield . . . HASTA AHI LLEGO

  • Coincido con muchas de estas ideas. No quiero poner la retahíla de ideas contrarias que me responden mis compañeros cuando les he dicho lo que pienso, pero una de ellas es la clásica: ‘la empresa nos debería de dar capacitación’, o ‘es culpa de los jefes, yo qué puedo hacer?’

    En fin, siempre hay tácticas para poner en movimiento a la gente, una de las más fiables es la honestidad =D

  • sandygallia

    Buenísimo, además en la jerga oficinística si no tienes tiempo de comer y vas al oxxo por unas papas y un refresco, o mejor aun, ni siquiera pudiste ir al oxxo eres considerado héroe.

    Mejor terminar rápido y vivir la vida fuera de la oficina ñ_ñ

  • MaRtIUkS

    Muy cierto Chocobuda, cuando te sales temprano porque acabaste tus pendientes voltean y te ven con “ojos de pistola” y es muy cierto lo que dices, la mayoría de las cosas que son “urgentes” con el tiempo te das cuenta que no lo eran tanto y que quizá te perdiste de momentos padres de tu vida.

    Gracias por seguirnos compartiendo cosas para reflexionar y aprender.

  • Es un retrato perfecto de la oficina de un país latino. Aquí en España pasa lo mismo. Sin embargo en los países nórdicos como Noruega, Suecia, etc. es al revés, si te quedas hasta más tarde en la oficina piensan: “este tío no debe ser muy eficiente en su trabajo porque necesita más tiempo que los demás para terminar las tareas”. A ver cuándo nos damos cuenta los latinos que ¡esa es la pura verdad! ¡basta de hipocresía!

  • FranciscoAMK

    Hola Morex, no había visto el nuevo diseño del blog, ya que siempre lo sigo por RSS. Está muy bueno, sobre todo el logo. Te felicito.

  • FranciscoAMK

    Hola Morex, no había visto el nuevo diseño del blog, ya que siempre lo sigo por RSS. Está muy bueno, sobre todo el logo. Te felicito.

  • quihúbolas, pasando a dar lata. fíjate que ese siempre ha sido mi pleito con la gente. si les intentas explicar que lo de “voy a dar el 100%” no es un objetivo, que para eso se les contrata, ponen el grito en el cielo y te tachan de anarquista hohoho, o peor, de no tener interes por la empresa [sic], así que querer adornar su chamba con salidas tarde o trabajar en fines de semana, sólo demuestra que no lo están haciendo bien, empezando por la organización.

    tener una urgencia de vez en vez es natural, en cualquier trabajo puede pasar, pero no todos los días. y en lo personal puedo decir que mi familia es mi primera prioridad, luego mis amigos y mis hobbies y al final la chamba. creo el chiste es no perder la ubicuidad de que la chamba es necesaria para vivir y poder generar el capital para tu VIDA PERSONAL.

    buen post, me gusta, aunque involuntariamente nos avientes un poquito de tierra a los que trabajamos en sistemas de calidad hohohoho ntc

  • Muy bueno…
    voy a revisar Getting Things Done.
    saludos