Pasando por encima del ego

Posted by on Septiembre 24, 2012 in Generosidad, Vida | 9 comments

Pasando por encima del ego

Este fin de semana fui a la supermercado a comprar algunas cosas que necesitaba. En la fila para pagar, detrás de mi, había una mujer sumergida en su ira, desesperada porque estaba esperando su turno para pagar. Igual que todos los demás, en realidad.

Gesticulaba, gritaba, empujaba a otros, como si eso fuera a borrar a todas las demás personas que esperábamos pacientes nuestro turno. “¡Pero es que esto va a tomar todo el día!”, gritaba.

Lejos de enojarme, le mujer histérica se convirtió en objeto de estudio. En ese momento, ella era el catálogo de emociones adversas que son motivo de existencia para el budismo.

Lo que más llamó la atención fue el enorme ego de esta persona. En su mente ella era tan importante, que estaba dispuesta a lo que fuera con tal de que la atendieran primero. Las personas que estábamos ahí nos convertimos en objetos dispensables y susceptibles de ser eliminados.

Un ego inflamado es mucho más letal que el cáncer porque distorsiona la realidad y nos hace tomar las peores decisiones. Erradicamos la existencia de los demás y nos auto-engañamos pensando que el universo está para obedecer nuestros egoístas propósitos.

Si lo ponemos en perspectiva, el ego ha sido el causante de muchos problemas de la humanidad a lo largo de la historia. De pronto alguien decide que su forma de ver la vida es la única que vale la pena y por lo tanto, los que piensen o sean diferentes deberán ser eliminados.

Por eso creo que debemos pasar por encima del ego. Ponerlo bajo una aplanadora y reducirlo a su expresión mínima. Necesitamos destrozar ese pequeño pedestal al que subimos y que hace que la vista se pierda.

Tener un ego bien situado nos ayuda mucho y nos mantiene vivos. Es lo que nos ayuda a decidir lo bueno de lo malo y lo que queremos para vivir mejor. Nos hace entender que hay necesidades más grandes que la nuestra y nos mueve a crear un mejor lugar para vivir, con gentileza y amabilidad.

¿Cómo destrozar el ego? Siendo generosos. Dando a quien lo necesita. Escuchando al desesperado y estando presentes para quienes nos ama (amigos, pareja, familia).

Porque en la medida que seamos generosos, ablandaremos el corazón y nos redituará en tranquilidad y una mente más abierta.

Y tener la mente abierta, con el ego bajo control, son la plataforma para una vida más completa.

468 ad
  • Me recordó usté a esas Intensas animaleras mexicanas (notese el anagrama I’am) que piensan que todos los humanos deberíamos vivir exactamente como ellas lo hacen.
    Y no está mal, yo estoy de acuerdo con mucho de lo que ellas proclaman… excepto en la intensidad.
    El término I’AM no lo inventé yo, es de los http://www.patapirata.com eeeeeeeeeeh! (pero aplica SUPER bien al asunto del ego que usté menciona)

  • jcesarmo

    Es curioso como la gente en infiernillos. Nuestra cultura es una cultura de “filas”: la gente tiende a formarse a la mínima provocación.

    Es curioso como conoce uno a la gente en la fila a través de su comportamiento en ella, como tu personaje en la historia.

    Ahora bien, en cuanto a lo de la generosidad: totalmente de acuerdo. Yo estoy rompiendo con la generosidad no replicada (sin reciprocidad), aún más cuando ésta es muy sencilla de lograr.

  • Es impresionante como me veo reflejado con esa señora. No modo a trabajar más con ese ego.

    • Morex

      No trabajes con él… sólo no le hagas caso. Sé paciente y generoso con todos. Es simple, en realidad.

  • Aplauso maestro! a patear mi ego por mi propio bien! 🙂

    • Morex

      Sí!! Patéalo y mételo a una cajita. Que nomás se asome para que te aconseje, pero que no domine 🙂

  • MaRtIUkS

    Gran lección, a mi a veces me pasa eso (no al grado de la Señora), pero si quisiera que los demás desaparecieran por arte de magia para llegar más rápido, avanzar en el tráfico… Y curiosamente hoy me pasó eso con un auto y pensaba en que tengo que ser mucho más tolerante. ¡Saludos Chocobuda!

    • Morex

      Sí, la tolerancia es necesaria para la vida urbana… pero también la generosidad. Sin ella, la tolerancia no sirve porque sólo dejas pasar, sin involucrarte.

      Abrazo!

  • Ejercicios de tolerancia, practicar y practicar, no queda más.
    Y apagar la vocecita que nos dice que merecemos todo y más.
    Saludos