Acaba con la tristeza en un sólo paso

Posted by on Octubre 3, 2012 in Vida | 8 comments

Acaba con la tristeza en un sólo paso

Uno de los sentimientos más humanos es la tristeza. La experimentamos cuando nos creemos en desventaja, tenemos una pérdida, nos sentimos impotentes y con dolor emocional.

No hay nada de malo sentirnos tristes de vez en cuando al ver que las cosas son diferentes a como las imaginamos o nos enfrentamos a una despedida. De hecho, estar tristes es parte del proceso natural de reconstrucción. Digamos que es el equivalente a la picazón en una herida que cicatriza y sana.

La tristeza nos ayuda a generar catarsis, a analizar las cosas y a aprender para seguir nuestro camino. Es un instrumento útil e ineludible de la experiencia de ser humanos.

Pero la tristeza se convierte en un problema cuando dejamos que el ego se monte sobre ella. Estar tristes es una gran excusa para ponernos en un pedestal y dejar que el universo gire alrededor de nosotros.

El ego nos hace expandir el sentimiento de pérdida y soledad porque no puede dejar ir los apegos que nos hayamos generado.

Y es que nos apegamos a todo lo que se pueda. Nos aferramos como locos a momentos significativos, a personas, a objetos y a ideas. Como estos apegos son agradables, olvidamos la verdad absoluta de la vida: todo se termina. Entonces cuando el fin llega, el dolor es inmenso.

De pronto parecería que la disfrutamos. Escuchamos canciones que nos bajan aun más la moral, vemos películas depresivas y nos empeñamos en hacer drama frente a otros para que nos levanten.

Así la tristeza se convierte en tu espectáculo personal de vanidad.

¿Porqué me pasa esto a MI? ¿Cómo YO permití que las cosas se pusieran así? Soy YO la víctima. Abusan de MI buena voluntad. ME dejó mi novio/novia. ME agredieron. ME hicieron esto y aquello. YO sufro. YO lloro. MI vida nunca volverá a ser la misma.

Yo, mi, me, yo, yo, yo, yo y más YO.

Al final la tristeza, cuando ya pasó su nivel útil, no es otra cosa más que tu grande y gordo ego sentado en una columna de 30 centímetros de altura, sintiendo mareos y vértigo.

Pero con todo esto dicho, ¿cómo acabar con la tristeza? Fácil:

Deja de pensar en ti y haz algo bueno por alguien más. 

Cuando sientas que la tristeza te inunda y ya no puedes más, es momento de ser generosos con los demás.

Puedes donar tiempo o dinero a alguien que lo necesite, limpiar la basura de un parque, ayudar a un desconocido en la calle, arreglar la casa de tus padres… o algo tan sencillo como servir una taza de té a quien más quieras.

Al hacer algo bueno por alguien y centrarte en las necesidades de otro, estás controlando al ego porque te darás cuenta de que no eres la única persona el universo que sufre. Y mejor aún, entenderás que hay problemas mucho más grandes y complejos que los tuyos.

Ayudar a los demás nos da perspectiva de nuestro propio sufrimiento porque lo vemos desde afuera.

Y entonces entendemos que no es tan grande ni tan importante como el ego pensaba.

468 ad
  • Nunca se me había ocurrido, pero suena coherente, cuando empiezas a ver con otra perspectiva tus problemas con respecto a los de los demás, entonces estos adquieren una nueva dimensión.

  • Al final todo es control del ego, que gran enemigo. Antidoto dejarlo pasar? dejarlo estar? NO luchar?

    • Morex

      El antídoto es estar consciente del ego y ser uno con él. Así no dejamos que crezca y nos intoxique.

  • “De pronto parecería que la disfrutamos. Escuchamos canciones que nos bajan aun más la moral, vemos películas depresivas y nos empeñamos en hacer drama frente a otros para que nos levanten”

    Aplausos de pie maestro, me vi, me vi!

    En algún momento he sentido querer tocar el dolor profundo, para llorarlo de verdad, para sentirlo y luego seguir. Y si!, hacer por los demás, sacar la mirada de mi ha sido lo mejor que me ha pasado. Ese tip me lo dió mi querido tío Padre hace muchos años cuando mamá murió y no lo entendí. Hoy lo valoro!

    A transitar con la vida con todo, a disfrutar del aquí y del ahora, de la dicha de saborear el instante!
    Abrazos a todos! 🙂

  • MaRtIUkS

    ¡Zas! Cachetada con guante blanco… Este post me recordó que yo soy tan dramática por naturaleza y en todo este tiempo he descubierto que soy sumamente egoista… Algo que se que está mal y he tratado de cambiar, pero sé que no se logra de la noche a la mañana… Como siempre me haces reflexionar.

    • Morex

      Hola, Martha! No, controlar el ego es un trabajo de tiempo completo para el resto de nuestras vidas. Lo importante es estar conscientes para evitar que crezca y nos intoxique.

      Como siempre, gracias por leer y comentar. Bonito día!

  • Tu post llegó mi en el momento preciso. fue reflexivo y liberador leer esa gran verdad de la vida que suelo olvidar “todo se termina” .Ideal en estos momentos en que uno de mis gatos esta muy grave y siento que mi apego no me deja ver lo mejor para el. Gracia tu blog siempre es claridad en mi mente

    • Morex

      Cuesta trabajo separar el yo del no-yo. Pero cuando lo logramos, podemos pensar con claridad y tomar las mejores decisiones. Que el dolor y sufrimiento se vayan pronto.