De egos inflamados y mentiras

Posted by on Noviembre 7, 2012 in Budismo, Vida | 8 comments

De egos inflamados y mentiras

Ayer pasé la tarde en un curso que tenía la noble intención de enseñarme a convertir mis ideas en proyectos terminados.

Pero lo que obtuve fue una de las demostraciones de ego y de mitomanía más grandes que he visto.

La instructora comenzó muy bien. Buena presencia, excelente dicción y parecía dominar el tema. Sin embargo, después de los primeros 10  minutos comenzó un viaje de egocentrismo y mentiras como pocos.

Ella resultó ser amiga de presidentes y líderes religiosos, una gran empresaria con millones en ganancias, positiva, viajera internacional, guardadora de secretos de estado, motivadora, emprendedora, locutora, abogada, periodista, comunicadora, especialista en SEO, mercadóloga experta, publicista excepcional, usuaria de tecnología de punta y ama de casa única.

Además de que su libreta de contactos está guardada bajo las más estrictas medidas de seguridad, debido a lo sensible de la información ahí almacenada.

Con tantas actividades, me pregunto de dónde sacará más horas al día. ¿Quizá viviendo en Júpiter?

Llegó el momento que no sabía si estaba presenciando un curso o un acto de comedia al mejor estilo Seinfeld.

Las mentiras llegaban más rápido de lo que podía yo reponerme de la anterior y una era aun más inverosímil que la otra.

Estaba tan divertido que me pasé 3 horas maravillosas llenas de risas, no por burla, sino por lo absurdo de la situación.

Y me di cuenta lo peligroso que es tener el ego fuera de control.

Cuando nuestro concepto propio es más grande que nuestra realidad, se pierde todo el sentido común y es muy fácil recurrir a la mentira para seguir alimentando el ego.

Hay una relación muy estrecha entre el ego y la mentira.

El ego es este monstruo que se mantiene consumiendo vanidad, presunción y auto engaño. Y cuando ya lo hemos alimentado con todo lo que somos, hacemos uso de la mentira.

Al hablar con falsedad, las fantasías de lo que queremos ser nos ayudan a cubrir lo poco que somos.

Y no, no soy ingenuo.Todos mentimos, diría el Doctor House.

La mentira y la exageración son parte de la humanidad.

Pero lo que importa en realidad es estar conscientes de ello para detenernos justo antes de mentir.

Al acto de comunicarnos de manera clara, amable y verídica, lo llamamos Habla Correcta. Es una de las fases del Noble Camino Óctuple, descrito por el Buda para alcanzar una vida tranquila.

Porque entre más mentimos, más veneno introducimos en nuestra mente, resultando en un ego aun más grande y obsceno.

¿Conoces a alguien así?

468 ad
  • Bueno, ya hablamos de mi; ahora vamos a hablar un poco de mi ñ_ñ

  • Emilio Alonso Wilson Román

    He visto a muchas personas así, de hecho, convivo con varias todos los días y en ocasiones llegan a cansar con tanto egocentrismo.

  • Como comentario Master, si la memoria no me traiciona, el día en Jupiter es de diez u once horas.

    Con respecto a lo otro, cierto es, y creo que es difícil controlar el ego, puesto que desde que uno nace, siempre te levantan el ego, de una u otra forma (“Eres el mejor”, “Eres la más bonita”, “Eres el más inteligente”, etc), creo que es difícil hacer un acto de conciencia (Difícil, no imposible) y aterrizar, sin embargo, si los que te rodean te tienen la suficiente estima, te ayudan a mantener los pies en la Tierra, en lugar de inyectarle más helio al ego.

  • MaRtIUkS

    ¿Y no hubo nadie que la aterrizara en la tierra?. Yo creo que la mayoría de las personas somos egoístas, si te fijas en una conversación normal, la gente por lo regular habla la mayor parte de si misma, de sus problemas de las cosas que le importan o le preocupan y rara vez alguien te pregunta con sinceridad ¿tú como estás? y si lo hacen, es todavía más difícil que en verdad te pongan atención cuando das la respuesta.

    Me dejas pensando como siempre… ¡Saludos!

    • Morex

      No, de hecho muchos asistentes estaban felices y admirando a la triunfadora. Es muy curiosa la reacción de la gente.

  • ups! 3 horas?? que aguante! jaja!

    y sí, si conozco a una persona así (o varias, más bien)… me tocó en una “mesa redonda” que uno se la pasó hablando de él y lo que hacía y a los otros no los dejaba hablar… fue monólogo casi… es feo! y más cuando los demás se dan cuenta y el egocentrista nomás no…. 🙁

    Ahora a analizar cómo me comporto yo… buena tarea!

    • Morex

      JAJAJA Sí! Aguanté 3 horas. Es que sí me estaba divirtiendo mucho el monólogo.

  • Alfonso Moreno

    Yo tuve un periodo de mi vida en que empecé a ir al gimnasio y me puse muy guapo; soy profesor de español y muchas alumnas me hacían ver que era irresistible paro ellas. Mi ego comenzó a crecer de forma desaforada y perdí la noción de la realidad, es decir, perdí la cabeza. Todo es distorsión cuando el ego te domina, no ves más que tu poder que todo lo arrasa y empiezas a ser muy arrogante y confiado. Esto ocurrió este verano. De esta forma perdí a mi novia y un proyecto común juntos. Esta ruptura puso mi ego en su sitio de una vez y ahora lo tengo atado y bien atado. Es cierto que ego y mentira van de la mano. No soy tan guapo -luego de dejar el gimnasio volví a la normalidad física- ni soy todopoderoso. Ahora ninguna mujer me mira ni me hace caso; esta es la realidad. El ego inflamado nunca trae nada bueno…