¡Me super URGE!

Posted by on Febrero 5, 2013 in Productividad, Vida, Vida oficinal | 6 comments

¡Me super URGE!

¡Me super URGE! es una de las frases más comunes en las oficinas en México.

Implica que algo es de suprema importancia… pero en superlativo, exagerado y expandido. Si el conflicto no es resuelto o la petición no es atendida en tiempo inhumano, habrán serias consecuencias.

Y claro, es una de las oraciones más estúpidas que jamás escuché.

Cuando alguien lanza esta gema lingüística, por lo regular lo hace para:

  • Fingir que está trabajando más que tú.
  • Para exhibir su pequeño nivel de poder.
  • Para declarar su incompetencia y su pobre planeación.
  • Para compartir su miseria y tensión con todo el ecosistema oficinal.

Con esto se logra avanzar en el trabajo apilado y también poner tensos a todas las partes interesadas en el proyecto en cuestión.

Y es bastante triste, en realidad.

El lenguaje jamás es inocente. Todo lo que decimos tiene una intención, y ¡Me super URGE! es quizá la frase más egoísta que pueda existir.

Pasa por alto las necesidades, sentimientos y carga de trabajo de otras personas; para satisfacer los deseos y frustraciones de alguien con un poco más de poder.

Convierte en objetos a las personas que tienen la desgracia de estar un nivel más abajo en la jerarquía de la oficina.

Obliga a la gente a trabajar a toda velocidad, incrementando el margen de error y las posibilidades de fracaso. Y cuando las cosas salen mal, al que le super URGÍA el proyecto, se desligará de toda responsabilidad.

Sé que es difícil evitar el ¡Me super URGE!, pero no imposible.

Si tienes buena planeación, un método de productividad que funcione y sabes decir que no a trabajos de emergencia, poco a poco tu entorno se volverá más amable. Lo digo por experiencia.

Al final de cuentas, nuestro trabajo hablará por nosotros.

468 ad
  • Mientras que al que se lo digan no sea doctor… jajajaja!

  • jcesarmo

    Ah, si pudiera poner mis experiencias en relación a esta frase, tendría que actualizar mi blog más seguido 🙂

    Pero como alguien en una vida pasada me enseño: “nada urge, sólo hay pendej… con prisa”.

  • Yo trato de evitar clientes nuevos con super-mega-urgencias, si te urge es porque no planeaste y si no planeaste tus propias necesidades tampoco vas a planear mi pago, y como no te conozco, esa es una muy mala carta de presentación (y eso de llegar desplegando poder… pos como que no)

  • Roberto Carlos Gamez

    La urgencia es el mantra nuestro de cada día, quizá la clave es simplemente aprender a priorizar, pero siendo honestos, muchas veces las cosas se vuelven “urgentes” debido a que fueron postergadas por simple distracción 🙁

    como siempre, un gusto leerte.

  • Mónica

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. En la oficina esa frase es la más usual que sale de la boca de los clientes y somos nosotros, los empleados los encargados de dejar a un lado la vida, la salud, la comida, la familia, por sacar adelante esa urgencia ajena resultado de una nula planeación. Cuando trabajo como freelance no me gustan los trabajos “super urgentes”, prefiero decir no a entregar un mal trabajo. Pero en la empresa para la que trabajo es cosa de todos los días, a todas horas. Resultado?, estrés, frustración, enfermedad, higaditos, errores, desveladas… y si bien nos va algún pago extra que usaremos para pagar las medicinas de la gastritis. ¿Vale la pena?, para el cliente quizá porque lo sacamos del apuro, para uno mismo la mayoría de las veces no lo vale.

  • Edith

    La disciplina es la medicina para el que usa la frase me super urge