Promover la compasión, mi cruzada personal

Posted by on Enero 17, 2014 in Budismo, Comunidad, Vida | 8 comments

Promover la compasión, mi cruzada personal

Durante mi tiempo fuera de línea en diciembre me di oportunidad de acudir a un retiro y de hacer sesiones de zazen más largas. Como resultado de esto tuve un momento ¡Eureka! que no significa nada para nadie, pero a mi me dio introspección sobre algo que me venía molestando desde hace algún tiempo y no sabía qué era.

Cuando alguien me preguntaba ¿porqué pasa X cosa mala en el universo?, la respuesta casi siempre apuntaba a falta de generosidad, exceso de ego o que era consecuencia directa de malas decisiones. Es una forma simple de ponerlo, claro, pero el punto es que mis respuestas siempre parecían incompletas para mi mismo.

Pero en semanas recientes he observado con atención. La violencia es más alta que nunca, existen más atropellos económicos y la maldad y el egoísmo están ganando terreno. Hay más tristeza y desesperación, que llevan a la indiferencia y a la inacción.

En suma, la infelicidad es grande.

Y todo viene porque hemos dejado de lado la compasión.

Esta cualidad única de los humanos está formada de dos partes:

co, que significa juntos, y

pasión, que significa sentimiento fuerte

La compasión es el sentimiento de hermandad y de empatía que nos lleva a ayudar a los demás. Pero más allá, es la fuerza que nos mueve para esforzarnos a que todos los seres vivos estén bien y que sean libres del sufrimiento.

Cuando este valor importantísimo se deja de lado:

  • El rico acapara más recursos e ignora las necesidades de los demás.
  • El político utiliza a la gente y su dinero para su beneficio.
  • El policía no se tienta el alma para sobornar.
  • El manipulador ignora el corazón de su víctima y el daño que causa.
  • El bullying entre los niños y adolescentes crece y se hace cotidiano.
  • La mentira y la traición se vuelven fáciles.
  • El crimen organizado crece. Y crece. Y crece sin control.
  • El racismo y los crímenes de odio son ejecutados.
  • Las diferencias sociales hieren a culturas completas.
  • Las corporaciones se sienten justificadas de vender veneno a la gente (te estoy viendo, Coca-Cola).

Es decir, la falta de compasión hace que todos suframos al entrar a una espiral sin fin donde todos están contra todos.

Creo que el mundo se beneficiaría mucho si todos compartiéramos, nos apoyáramos, tuviéramos empatía por el dolor ajeno y nos preocupáramos por el de a lado.

Sabríamos lo que es bueno para nosotros si primero supiéramos lo que es bueno para los demás.

He dicho esto antes: la base de la felicidad es la generosidad. Eso es muy cierto. Pero para que haya generosidad, primero hay que conectarnos directamente con los sentimientos del otro por medio de la compasión.

¿Qué es la compasión, entonces?

No, no es sólo decir “pobre tonto” a alguien que pasa un mal rato.

Compasión es sentir empatía por los demás, es la respuesta emocional al sufrimiento de los demás y tomar acción para ayudar.

Compasión es ser super honesto y tratar a los demás como queremos ser tratados. Así de simple.

Desde hoy en Chocobuda promoveré la compasión. Será parte importante de mi práctica y un motivo para seguir.

Lo sé. Soy un tonto, ingenuo e idealista.

¿Hasta dónde llegaré? No lo sé. Pero sin duda serán aventuras interesantes y espero me acompañes 🙂

 

  • Ma. Eugenia Cuecuecha

    Me parece excelente, y para empezar, seamos compasivos con las personas de nuestra propia familia, en especial con los pequeños y los adultos mayores. Saludos afectuosos.

  • Betsy Aizprúa

    Me encanta leer ChocoBuda, saludos

  • Master, aquí andamos pa’ entrarle al rollo de la compasión =D

  • Hallin Hernandez

    No es tonto ni idealista, habemos mucha gente subida en el tren de la compasión. Te recomiendo el libro The compassionate Life: Walking the path of kindness. Habla sobre que es la compasión y si nos es inherente como seres humandos. Yo lo disfrute muchísimo

  • Javier Pérez Cordero

    Vamos todos juntos hermano. Al final no somos poc@s l@s tont@s idealistas, aunque también es cierto que debemos ser aun más. Continuemos nuestro zazen, sigamos transitando la Vía y contagiemos a otros la compasión y la impermanencia, para que pronto y por siempre seamos miles y miles de millones. (Por innumerables que sean los seres hago el voto de liberarlos a todos…… así que pa’ lante!).

    “Dar la buena vida es darse la buena vida” (F. Savater)

    Saludos desde Venezuela
    Javier (Butsu in)

    Gassho

  • Edith

    si yo crezco en “compasión sin intensión”, lo trasmito a otro, ya que todos somo como “perlas ensartadas en un hilo” cita de BG

  • Esteban

    Gracias por tus publicaciones amigo, me ayudan a reflexionar y ser mejor persona y mejorar la insatisfecha vida que tengo. Saludos.

    P.d.: Algo gracioso es que solamente he visto dos publicaciones tuyas (esta y la de los diez consejos para hablar mejor) y pensé que eras mujer, ¡jajajaja! Y supongo que ambos los escribiste tú, porque si es que no es así me mato de la risa con mis locuras, ¡jajaja!

    • Morex

      Hola! Qué bueno que te soy de utilidad. Gracias por leer.

      La última vez que revisé, seguía siendo hombre 🙂