Lo vacío de la vanidad

Posted by on enero 27, 2014 in Budismo, Vida | 13 comments

Lo vacío de la vanidad

Una amiga corredora me hablaba sobre cómo el simple hecho de salir a correr se ha convertido en un espectáculo de micro poderes y vanidad; y se siente desilusión por ello.

Las carreras, que para mi son eventos donde intento vencer mis demonios internos, se han convertido en pasarelas donde la gente va a presumir sus tiempos, su ropa, sus gadgets y la unión y poder que transmite su grupo social.

Pero esto no es una sorpresa y tampoco es nuevo.

Ya sea una carrera, demostración de tupperware, reunión de contadores o congreso de diseño gráfico; la vanidad prevalece porque donde hay seres humanos siempre habrá competencia por ver quién es el mejor en lo que sea.

Si me lo preguntan, creo que este concurso de vanidad no escrito es más bien un despliegue del vacío que las personas cargamos por dentro.

Entre más vacío estés por dentro, más necesitas una marca de ropa/auto/perfume/gadget para ser.

Tener más y mejor que los demás es símbolo de estatus y de que estamos pendientes de la moda. Pero lo que en realidad pasa es que estamos demostrando lo débiles y susceptibles que somos a la manipulación mercadológica.

No me malinterpretes. No tiene nada de malo tener cosas que nos ayuden en la vida. Tampoco tiene nada de malo cuidar el cuerpo o pertenecer a un club que nos impulse a ser mejores. ¡Por el contrario! Estas son actividades virtuosas que nos llevan a una mejor vida. Gozar los frutos de nuestro trabajo es maravilloso.

El problema es que cuando estamos tan secos y vacíos por dentro, necesitamos juguetes que nos ayuden a tapar los huecos que nosotros mismos generamos.

La vanidad termina siendo un veneno que nos roba la identidad e incrementa el culto al ego. Nos transforma en criaturas frías con tendencia dañar a los demás.

¿De verdad estamos tan vacíos? ¿De verdad estamos tan solos?

Creo que la mejor manera de parar la vanidad es tomando consciencia de nuestro lugar en el universo y de la impermanencia de las cosas. No somos tan grandes ni tan maravillosos ni tan eternos.

Somos contenedores hechos de cruda materia que comienza a descomponerse desde que nacemos.

Pero en nuestras manos está llenar la materia con luz y virtud.

Viviendo con compasión y entendiendo que nadie está por encima de los demás.

468 ad
  • Hola Kyonin,

    Yo vivo en Playa del Carmen. Tenemos una famosa 5 av con muchos negocios. Cada vez que camino por esa avenida, siento y veo, muy fuerte, el ego vivo. Cada una de la gente se sienten los mismos dueños del mundo y que la tierra donde caminan les debe todo. Uff la energía allí, hoy la siento muy pesada.
    No me gusta y camino en esa avenida cuando la necesidad lo requiere.

    Tu articulo vino a reforzar lo que siento al respecto.

    Saludos

    • Morex

      Hola! Sí, a veces es difícil moverse entre tanto ego. Pero mira, lo importante es estar consciente de que estas cosas pasan y no contaminarse.

      • Diego

        estoy comensando a redirijir mis pensamientos en lo que es una realidad de la vidad y esta publicacion me hace sentir que estoy mirando asia el lado correcto

  • Edith

    Trabando el no apego se puede disfrutar de todo lo que nos provee la existencia, las etiquetas las pone la mente.

    • Morex

      Sí! Las etiquetas son sólo creación nuestra. Ver las cosas como son es difícil, pero vale la pena el esfuerzo.

  • jeje, pero si vas y le dices eso a alguien que está intentando SER a través de las cosas que puede comprar o aparentar, va a jurar que lo dices porque no puedes llegar a ser como él XD

  • fer

    Que cierto, la vanidad el ego. Hay que trabajar dia a dia para saber ser uno mismo y no dejarse influenciar. Desde la mañana cuando uno sale de casa esta rodeado de circulos, influencias…….que le desvian del camino correcto, como luchar con ello?

    • Morex

      No luchamos contra ello. Sólo aceptamos que así son las cosas y nos enfocamos en nuestra propia vida, para después ayudar a quienes nos rodean 🙂

  • Edith

    Creo que no es muy útil luchar de momento sólo darle el justo valor a las cosas, para mi funciona el dialogo interno, así descubro que lo que me molesta tiene conexión con lo que aun no conozco de mi misma.

  • Ivan Entusiasmado

    Todos tenemos ego. Tener una casa más grande no es tener más ego. Es tener más dinero para satisfacerlo.
    El ego es una tendencia natural, como lo es la vanidad. A todos nos gusta más hacer algo en exclusiva y nos molesta un poco cuando se populariza. Nos parece muy bien exhibir nosotros vanidad pero nos molesta que lo hagan los demás. No pasa nada, es cuestión de detectar esa contradicción y aceptarla.

  • Estoy totalmente de acuerdo, el ejercico diario de uno es vencernos, hay veces que entiendo la frace de uno de mis amigos y otras veces no, “menos es mas”. Un placer leerte.

  • luna

    como me fascina leer este blog tan lleno de sabiduría y aparte de que me es tan relajante, es como una escapadita d la realidad narcisista

  • Alex

    Hola,

    No sé si leeras esto, pero tengo una duda respecto a la vanidad y a la escritura. Escribir un blog -lo digo por mi- aunque sea para beneficio de otros. Pintar un cuadro, escribir un libro. No es un acto de vanidad?