Para cambiar tu país

Posted by on Febrero 18, 2014 in Activismo, Budismo, Vida | 12 comments

Para cambiar tu país

Son tiempos duros y muy tristes para la humanidad. Por todos lados parece haber atropellos a nuestros derechos básicos de alimentación, economía, educación, paz y democracia.

Basta leer un poco de las noticias para terminar con el espíritu  consternado y con el corazón oprimido. Venezuela la está pasando muy mal. México tiene uno de los peores gobiernos de la historia y una narco guerra abominable. Siria sigue perdiendo hijos en una cruel y violenta guerra civil. Hay disturbios en Myanmar, Kiev y crímenes de odio por todos lados.

La crueldad y el egoísmo están creciendo de forma terrible. ¿O será que ahora estamos más conectados y podemos compartir más de lo peor?

No lo sé y no es mi papel juzgar diplomacia ni política internacional. Me declaro un completo ignorante, además de que mi opinión no tiene validez alguna.

Pero puedo hablar desde mi humanidad afectada por la ingenuidad del budismo.

Es muy posible que esté errado al pensar que nuestros problemas más fuertes no son nuestros gobiernos. Somos nosotros mismos y nos hemos ganado a pulso los gobiernos que tenemos.

Mientras sigamos siendo corruptos, ventajosos, hablemos con la mentira de por medio, odiando al que es diferente, maltratando a la mujer, manipulando a los demás, sobornando a la autoridad, robando, pasando por encima de otros para subir o no sabiendo cumplir promesas, olvidando a los pobres y a los adultos mayores o siendo crueles con los animales; todas estas pesadillas políticas seguirán sucediendo.

¿Cómo quejarse de un mal gobierno si espiamos a nuestra pareja o si atropellas los derechos de los demás para conseguir nuestros objetivos?

Nuestras quejas pierden validez si no las sustentamos con nuestros propios actos virtuosos.

El cambio no está en la revolución. Nunca lo ha estado. La historia nos demuestra una y otra vez que las revoluciones no funcionan. Generan más violencia y crueldad para terminar con gobernantes peores que los anteriores.

El cambio está en nosotros mismos, en la educación que nos procuramos y damos a nuestros hijos.

El cambio verdadero llega cuando integramos la compasión como valor principal a nuestra forma de vida. Al ponernos en los zapatos de los demás para entender que todos sufrimos.

Si todos los políticos del mundo entendieran un poco sobre compasión, sus crímenes serían menores.

Si cada uno de nosotros sintiera compasión por las personas en nuestra comunidad y ayudáramos a mejorar sus vidas, en lugar de envidiar u odiar, tendríamos grupos de personas comprometidas con un cambio social que comience con pequeños actos.

Si sintiéramos compasión por nosotros mismos cultivaríamos la mente, cuidaríamos la alimentación y daríamos lo mejor a nuestros cuerpos.

Repito, sé que soy demasiado ingenuo, que no tengo autoridad para hablar de lo que no sé.

¿Pero si nos esforzáramos un poco por entender sobre compasión y pasarla a los jóvenes?

Quizá todos los problemas se suavizarían un poco. No lo sé.

Es sólo algo que he estado pensando en los últimos días.

  • Javier Pérez Cordero

    Grande hermano. Saludos desde Venezuela.
    Gassho

  • Como siempre, preciso master.

  • VERDADES Y MENTIRAS

    La autoridad la tiene todo el que ame y defienda la verdad. Los demas son simples oportunistas que estan ocupando el lugar que por nuestra cobardia les hemos dado. Asi que usted tiene todo el derecho y gracias por su maravilllosa y simple verdad.

  • fer

    No lo dudes amigo, yo tambien pienso asi desde hace tiempo. La verdadera revolucion empieza en uno mismo. Veo atonito como aqui en España la policia tiraba pelotas de goma a unos inmigrantes que intentaban entrar en el pais a nado desde marruecos, llevados hasta alli a su vez por mafias que les cobran por pasar la frontera. Veo siria, y muchos mas casos, pero que clase de seres somos??????

  • Massi IJ

    Me encantó tu reflexión, y más por que toda la impotencia y resentimiento que almacenamos nos daña, es un sentimiento que tengo de una temporada a la fecha, es padre la idea de darle otro giro, trabajando en mí y en mi entorno, lo que si puedo cambiar, gracias por compartirnos tu sabiduría.

    Recibe un fuerte abrazo.

  • Edith

    Yo creo en el dicho que dice que uno cosecha lo que siembra, y si siembro amor, compasión, felicidad, salud, aprendizaje, entonces todo mi yo y mi entorno, estará pleno de amor, compasión, felicidad,salud, aprendizaje etc y vaya donde vaya alguien me sonreirá, alguien me saludará, confiar y amar y aprovechar al máximo esta gran vida que tengo. No quiero vivir como si fuera el ultimo día de mi vida, quiero vivir como si fuera el primer día de mi vida en el que abrí los ojos y estaba maravillada, receptiva, confiada en mi entorno. saludos y amor para todos en Chocobuda

  • gustavo

    Soy Gustavo Estoy de acuerdo.. pero ..fijate en casos como por ej Cuba con F Castro… con la individualidad no se lograria salir del autoritrismo al que se ven sometidos. .. es cierto la violencia engendra violencia .. pero .. aveces desgraciadamente la violencia es el unico camino.
    Si pueden vean algunos capitulos de la serie Kung Fu .. esos son claros ejemplos de lo que intento transmitir.

  • Pilar Rodriguez

    Excelente Kyonin. Comparto la consternación. Gracias por escribirlo y compartirlo.

    • Morex

      Hola!! Gracias, gracias 🙂

  • lizett

    Me gusto y me llego profundamente este escrito. Un abrazo.

    • Morex

      Abrazo de regreso 🙂

  • La verdad es que me ha llegado muy al fondo tu comentario, creo que tienes toda la razón del mundo y que ya es hora que cada uno tratemos de aportar nuestro granito de arena….
    Hay que empezar por uno mismo, antes de mirar a los demás….