Diez razones por las que fallan tus hábitos

Posted by on Diciembre 15, 2014 in Budismo, Meditación, Productividad, Talleres, Vida | 2 comments

Sigo con el tema de nuevos hábitos y pensando en el gran daño que la cultura de la recompensa inmediata ha causado.

Esto genera una avalancha de obstáculos que nos hacen fallar de maneras épicas al momento de querer mejorar nuestra experiencia de vida.

La sociedad parece aplaudirnos cuando alguien come mal por estar muy ocupado, dormir poco por dedicar tiempo a las fiestas, despertar tarde en fin de semana, o al empeñar el futuro con deudas de tarjetas de crédito.

Y ni qué decir de la mercadotecnia. Nos vende la fantasía de que con una píldora mágica/gadget/bebida/amuleto dormiremos mejor, bajaremos de peso o tendremos más energía.

Sin embargo, lo que todo mundo se esfuerza en ignorar es el hecho de que los nuevos hábitos se apoyan en la disciplina. No hay más.

No existen los milagros, la magia, la providencia, ni El Secreto. Sólo existe el trabajo, la dedicación y la constancia.

Para evitar el desarrollo de nuevos hábitos existe una gran colección de obstáculos, casi todos basados en nuestro gran y pesado ego. Aquí presento una pequeña lista:

  1. Pereza. Cuando decides no comenzar, lo cual es la madre de todas las fallas.
  2. Auto complacencia. “Sólo 10 minutos más”, “Una galleta más no me dañará”, “Sólo robaré esto y no lo haré más”. Cuando el ego se monta en nuestros hombros y nos evita pensar para hacer cosas que él quiere, estamos siendo autocomplacientes. Este factor nos hace subir de peso, descuidar el cuerpomente y traicionar personas.
  3. Esperanza en la píldora mágica. La pereza y la autocomplacencia culminan cuando crees que un remedio automático cambiará las cosas sin esforzarte. No hay magia, sólo hay acción y disciplina. Eso es lo que cambia vidas.
  4. Seguir a la manada. La estupidez de grupo es muy peligrosa porque nos hace lanzar pensamientos como “Si todos lo hacen/tienen/bailan/usan, entonces es bueno”. Así es como se cancela la razón y eso es lo que menos necesitas.
  5. Apego a las costumbres y tradiciones. Nada de malo seguir tradiciones. Lo peligros es dejar de cuestionarlas o mejorarlas.
  6. Miedo a experimentar. El miedo es una montaña enorme que crece sobre nosotros. Nos inmobiliza y nos vuelve tontos. Hace que dejemos de esforzarnos para crecer.
  7. Miedo al cambio. El cambio genera angustia porque nos hace levantarnos de nuestro trasero para poder actuar. Entre mayor es el miedo, más estancada estará nuestra vida.
  8. Ignorancia / falta de información. No leer y documentarnos sobre lo que queremos hacer cierra la mente y nos ciega ante opciones o soluciones que nos conviene. A diferencia de otras opiniones, creo que la falta de información genera angustia y miedo.
  9. Rebeldía. Cuando nuestra estupidez y ego alcanzan niveles épicos, evitamos cambiar porque “así soy, ¿y qué?”. Sobra decir la cantidad de estancamiento que esto produce.
  10. Mala alimentación. Sí, leíste bien. Mala alimentación. A pesar de que la subestimamos, la nutrición es la clave de la vida. Comer alimentos procesados y abusar de las harinas nos vuelve pesados, deprimidos y apáticos. Es mucho más fácil generar hábitos duraderos cuando la nutrición es equilibrada.

¿Te has enfrentado con algún obstáculo fuerte al crear nuevos hábitos? ¡Comparte en los comentarios!

Si quieres aprender sobre hábitos y comenzar 2015 con el pie derecho, ven a Shojiki, el taller de hábitos donde nuestra espina dorsal es la meditación y la constancia.

  • Estefany

    Totalmente de acuerdo con que esos terribles hábitos tienen que ver con nuestro ego. Yo tengo un problema que se ha exacerbado con el tiempo: procrastinar. Es terrible apalzar tareas y después verme estresada porque todo se me junta.
    Como bien señalas, sólo es posible cambiarlo a través de disciplina, entrega y trabajo diarios. A mí me ha parecido terriblemente difícil ser disciplinada y dejar de procrastinar 🙁
    Saludos y hay que ponerle voluntad a los cambios 🙂

  • Aprendiza Minimalista

    Procastinar, llevar demasiados hábitos a la vez y la pereza son mis enemigos. Este año he adquirito mejores hábitos porque lo hice poco a poco y con mucha compasión conmigo misma