Cuando olvidamos la belleza

Posted by on Marzo 10, 2015 in Budismo, Creatividad, Inspiración, Mindfulness, Vida | 5 comments

Esta mañana durante mi zazen tuve un momento de claridad, o como decimos en México, me cayó el veinte sobre la belleza y cómo la hemos pisoteado en nuestra intensa búsqueda por cumplir metas, mantener el poder y comprar basura que no necesitamos.

Al vivir en el eterno ciclo capitalista de trabajar-comprar-dormir, perdimos la sensibilidad para apreciar la belleza de la vida. En lugar de la sencillez y la elegancia, optamos por tener más de lo que sea para mantener la obsesión por poseer.

Pagamos por tener el nuevo iLo-que-sea de Apple (o de cualquier marca, para el caso), que terminará apilado junto a todos los demás productos inútiles con diseño industrial placentero.

Pero lo que nadie nos dice es que tener demasiado de todo no nos hace más felices, sino que nos deja vacíos y secos para apreciar la realidad por lo que es. Aun más allá, este atasque por comprarlo todo y por controlarlo todo, nos ha vuelto más tontos.

Y es que admirar la belleza no requiere invertir dinero ni poseer nada, sino que es un esfuerzo mental al que ya no estamos acostumbrados y lo rechazamos categóricamente.

Mirar el amanecer, ir al museo, apreciar una pintura, disfrutar del silencio, escuchar música no popular; todas son actividades que requieren callar el pensamiento para poner atención a lo que se tiene en frente.

La realidad misma es mágica.

No necesitas comprar nada para sentir la elegante paz de la meditación zen cuando sólo miras la pared por 20 minutos.

Tampoco hay que tener 15 parejas al mismo tiempo para ver la sincronía con la que se mueve el mundo que nos rodea.

No es requerimiento el ser político destacado para rendirse ante la majestuosidad de Magritte. De hecho, nunca conocí político que disfrutara del arte.

Al contrario. Ahora escuchamos reguetón y pintamos las paredes. Destruímos. Extinguimos especies completas. Violamos culturas completas para quitarles oro u otros recursos materiales.

Cambiamos nuestro voto por un premio instantáneo, opacando la nobleza y futuro de toda una nación.

Cada vez que optamos por la fealdad, estamos renunciando a la razón y a la creatividad. Nos hemos vuelto criaturas feas en tantos sentidos, que cuesta trabajo entenderlo.

Pero al mismo tiempo… pero al mismo tiempo, aun dentro de todo este ambiente humano que ensucia la naturaleza, hay destellos de que lo hermoso vive dentro de nosotros.

Por cada 100 grafiteros, hay un pintor que es libre y vuela hacia el cosmos con sus pinceles.

Por 1000 grupos norteños o reguetoneros, hay un joven componiendo jazz o cantando ópera.

Por un millón de compradores compulsivos en fiestas navideñas, hay un padre que lleva a su hijo al museo y le explica de dónde vienen sus raíces y por qué debe estar orgulloso de ser humano.

El arte, el silencio y la elegancia viven en la simpleza de cada amanecer.

La creatividad se asoma de entre el lodo, como flor de loto.

Es cuestión de callar la mente y ver la realidad en silencio.

¿Qué ves?

Si quieres saber más sobre cómo callar la mente para que tu creatividad florezca, ven a Omoi, el taller de mindfulness para creativos.

 

 

468 ad
  • Paola

    me parece muy sensato tu texto, sin embargo, bajo que criterios consideras que la música norteña o reggaeton es feo? me gustaría conocer tu criterio estético. Creo que también es muy bello poder apreciar los diferentes tipos de ritmos/musica que existen.

    • Morex

      Hola Paola. La estética obedece siempre a preferencias personales, pero existen ciertos valores universales como la humanidad y la bondad. La música norteña mexicana promueve el uso de alcohol, los apegos, convierte en héroes a personas que claramente dañan a otros seres humanos y encima de todo (al igual que el reguetón), impulsan al odio de género al tratar a la mujer como objeto.

      Eso es fealdad en su máxima expresión y un claro ejemplo de cómo nos hemos esforzado en el rechazo de la belleza.

      • Claudia De Angelis

        muy buena respuesta, muy buen blog
        un saludo cordial

  • Deva Aletheia

    Hola Kyonin!, que bello tema la belleza 😉 antes la veía como algo superficial ahora creo y siento que es esencial para poder vivir mejor y para ser mejores, maravillarnos con todo lo bello que tenemos arte , naturaleza , amor 🙂 gracias por compartir este texto con nosotros .

  • fer

    Fantastico, gracias