Nunca suprimas. Mejor acepta tus emociones

Posted by on junio 16, 2015 in Budismo, Vida | 8 comments

Es muy normal que todos busquemos la manera de ocultar las emociones. Lo hacemos sin información y con la ignorancia en la mano. Claro, esto trae consecuencias muy graves porque al final las emociones se salen de control y generan sentimientos que nos comen por adentro.

Sí, leíste bien. Para la psicología budista (zen), las emociones son diferentes de los sentimientos.

Emociones son los impulsos primarios que nos indican cuando algo no está funcionando. Quizá nos dice que estamos en peligro, quizá nos indican que con X persona nos sentimos protegidos.

Las emociones se convierten en sentimientos cuando el ego comienza a elaborar historias y fantasías en torno a la respuesta corporal.

Es decir; una cosa es sentir miedo y otra muy distinta es elaborar un discurso como “tengo miedo porque estoy solo y jamás me gustó estar solo. Yo creo que mil ladrones y terroristas están por atacar. ¿Cómo es posible que me pase esto a mi? ¡Mi vida corre peligro!… YO blah blah blah MI blah blah MÍO blah blah YO YO YO”.

Así es como transformamos la emoción en sentimiento sin entenderlo. Esto genera apegos terribles y aversiones inmanejables.

Como ya habrás leído en este blog y casi todos los sitios de budismo, consideramos que los apegos y aversiones son fábricas de sufrimiento.  Nos aferramos al dinero, al trabajo, a nuestros hijos, a la pareja, al automóvil, a la comida, a la televisión… pero a lo que más atados estamos es a la ilusión que es el YO. Y esa es la raíz de todos nuestros males.

Éste particular apego es curioso. Nos apegamos al amor, pero cuando el amor no responde a nuestros caprichos, sufrimos. Nos apegamos al dinero, pero cuando no tenemos las sumas que nos imaginamos necesarias para ser felices, sufrimos. Construimos mecanismos de defensa para evitar el sufrimiento que terminan en más sufrimiento, como las drogas, la comida, el ejercicio o la “terapia ocupacional”. ¡Existe un veneno para cada tipo de persona!

Cuando entendemos cómo funcionan los apegos, es mucho más fácil observar el origen de nuestras emociones porque aceptamos que están ahí.

Nunca se ha tratado de evitar las emociones. Se trata de sentir porque eso es justo lo que nos hace humanos, lo que nos da conciencia y nos da un lugar en el grupo social. Lo que buscamos es aceptar que las emociones están, para poder ver fluir la cantidad de basura que el ego genera en torno a ellas.

Y no, no se trata de convertirnos en robors sin corazón. Se trata de observar los sentimientos, de tomar lo que nos es útil y de dejar ir lo que es potencialmente dañino.

Queremos aceptar que tenemos un ego que adora crear cuentos, para soltarlos y sólo usar lo que nos hace mejores.

Buscamos sentir dolor, amor, unión, amistad; sin perdernos en el abismo negro de la egolatría.

Sólo así somos más útiles al universo y nos procuraremos una vida mucho más tranquila.

Este post es parte de Heisei, el taller de manejo de emociones negativas. Si necesitas más información, haz clic aquí.

468 ad
  • Aquawinds

    Mi veneno es el ejercicio… :/
    ¡Deseo aprender a manejar mis emociones!

    • Morex

      Comenzar a meditar es siempre un buen primer paso 🙂

      • ¿Cuántas veces habrás escuchado “intento meditar”? Mis ratas en la cabeza, mi estado actual de ánimo, sólo me permiten escuchar breves meditaciones guiadas para calmar un poco las tormentas, pero me gusta mucho hacerlo. Quiero aprender a hacerlo sin la guía, pero no sé cuándo podré :/

        • Morex

          Cuando lo intentes sólo por hoy, sin expectativas y sin juicios.

  • Claudia Plazas

    Hace poco empece a meditar y al principio me sentía muy bien durante y después de terminar, pero últimamente siento una gran variedad de emociones que van desde la ira hasta la depresión mientras medito. Después de un rato me siento mucho mejor pero no se si sea normal tener estas emociones. 🙂

    • Morex

      ¡Hola! Es normal que las emociones surjan cuando meditas porque estás haciendo que el ego pierda poder. Entonces tu verdadero ser sale a flote, con todo lo que tengas dentro. Se trata de aceptar que las emociones están ahí para entonces estar en calma y actuar.

      Es normal. Con el tiempo y la dedicación, esto se irá yendo porque poco a poco tu mente irá ordenando el caos. Es cuestión de seguir con tu práctica solo un día a la vez 🙂

  • Judith

    Gracias

  • Klaudio77

    _/I_ Gracias!