La raíz de la baja autoestima

Posted by on Octubre 26, 2015 in Budismo, Vida | 9 comments

La baja autoestima es un problema permanente para muchos de nosotros, pues no hay nada que hagamos que llegue a nuestras expectativas. Peor aún, no hay nada que hagamos que llegue a las expectativas de lo que IMAGINAMOS que los demás esperan de nosotros.

Tener baja autoestima es doloroso, nos confunde y queremos escondernos en un hoyo para que la vida pase por encima sin notarnos. En ese proceso estamos en constante revisión de nuestros errores y omisiones para castigarnos por ello.

Éste castigo comienza con nuestro lenguaje interno. En la mente creamos críticas, comparaciones, envidias y nos evaluamos todo el tiempo. Si por alguna razón hacemos algo bien, nos esforzamos en buscar lo malo para poder seguir sufriendo cómodamente. Si hacemos algo mal, entonces justificamos el discurso destructivo con argumentos devastadores como ya lo sabía o siempre me pasa esto. 

Pero, ¿qué son todos estos artilugios de tortura que la mente nos lanza? ¿Qué es todo ese ruido que no nos deja tranquilos?

Son sólo historias. Ficción pura.

El problema es que son tan fáciles de procesar y tan pegajosas, que las tomamos y nos las clavamos en el corazón. Pa’que duela, dicen en mi pueblo.

La mente crea cuentos y expectativas de cómo deberían ser las cosas y cómo deberíamos ser, para luego contrastar con lo que creemos que los demás esperan de nosotros. Debido a que las fantasías y cuentos mentales jamás empatarán con la realidad, entonces fallamos una y otra vez. Así sucesivamente, hasta que nuestra percepción personal se va corroyendo y se pudre por completo.

En la mayoría de los casos que conozco (y en mi propia vida), los problemas de autoestima son el resultado de las palabras que nos decimos a nosotros mismos.

Si todo el tiempo te dices feo, te verás feo y te comportarás como feo.

Si todo vas por la vida llamándote tonto, la inteligencia en efecto te abandonará y tu existencia será una sucesión de errores.

Cuidado con lo que te dices, porque te estás escuchando; dice una sabia cita.

Para la psicología budista la baja autoestima se manifiesta y se nutre del lenguaje interno, pero su raíz es mucho más profunda.

Todo este lenguaje de violencia y maltrato personal tiene su punto de origen en el hecho de que no practicamos la compasión.

Nuestra cultura ha dejado la compasión de lado y la cambió por un iPhone. Tapamos los huecos existenciales con objetos y apps, para olvidar que la benevolencia es un poder supremo que mueve al universo.

Entender que todos los seres vivos pueden sufrir es un buen inicio para entender compasión. Pero además es necesario dejarnos en claro que también nosotros somos seres vivos, ergo sufrimos. Y lo hacemos aún más cuando los ataques vienen desde adentro.

Vernos a nosotros mismos desde afuera, con amor y compasión, nos da el impulso para querernos un poco más y poner atención a nuestro lenguaje interno.

Por supuesto, no se tiene que ser un orador motivacional para lograrlo. Es cuestión de sentarse en silencio por unos 20 minutos diarios a ver pasar los pensamientos sin aferrarse a ellos.

Sí, eso es meditación. Y es una de las medicinas máximas para comenzar a quererse un poquito más.

Pronto escribiré más sobre el tema. ¿Tienes problema de autoestima? ¿Qué te ha resultado para mejorar? ¡Comparte en los comentarios!

  • fer

    Me identificó totalmente. Pq será. Gracias amigo

  • He vivido con autoestima baja desde siempre, pero tiene relativamente poco que lo empecé a notar tal cual. Me has hecho ver que el modo en el que me hablo a mí misma es terrible, y me sorprende con tristeza que nunca puedo contestar cuando piden que diga tres cosas de mí que me gusten, tres cosas en las que sea buena… simplemente no puedo (y ahí está el “no puedo”, ja).
    ¿Qué me ha resultado para mejorar?
    Primero, darme cuenta de que es un problema real, que vivo con él y que me afecta para todo. Segundo, acercarme a gente que puede ayudarme. Comencé terapia de psicoanálisis hace pocos meses y ha sido tremendamente revelador y útil. Rodearme de gente que me quiere incondicionalmente. Y claro, tomé un taller contigo. Y soy la más feliz porque ahora has creado Hikari, ¡sé que me será de mucha utilidad!

    Un día a la vez.
    Muchas gracias.

    • Pako

      Excelente Lore, Creo que muchos traemos ese problema a cuestas, pero pocos muy pocos nos damos cuenta de ello como tu lo has hecho, muchas felicidades, un fuerte abrazo.

      • Gracias. Pako. Ojalá nos veamos en Hikari ^_^ ¡Abrazos de regreso!

  • maria

    De ahí salen casi todos nuestros males, de las heridas de la autoestima. No sé si se crean en la primera infancia o cuando, pero luego todo son capas para taparlas. (Que no curarlas, como se haría con cualquier otra herida, tan sólo las tapamos poniendo más cosas encima: caretas, corazas, roles…)
    Ahí está nuestro crítico interior, que magnífica las cosas y nos juzga duramente para que no salgamos de las trampas de nuestro ego. No me quiero luego ergo no puedo querer realmente al otro. Me gustó la frase de que cambiamos la compasión por un iPhone, muy cierta. Y que pasado a su nos desnudaramos de nuestras corazas de vez en cuando y nos atrevieramos a mirarnos a nosotros mismos y a los demás con un poco de esa compasión? Tal vez se cerrarían las heridas…

  • changos! a veces la autocrítica es más dura y más cruda que las criticas reales… y qué decir de lo poco constructiva que suele ser =/

  • Judith

    Gracias. Si, tengo problemas de autoestima, y poco a poco meditando diariamente sin pretextos, me he dado cuenta de mis denigrantes, ególatras y ficticios discursos mentales. No han parado, pero de repente me doy cuenta de ellos y lo único que hago es reírme. 🙂

  • Brenda Monroy

    Justo lo que necesito para abrir los ojos ante la manera de como es mi diálogo interno 🙁

  • Nadia Márquez

    En lo personal me ha ayudado no centrarme en las cosas negativas de mi persona, soy consciente que están ahí, pero al despertar me veo al espejo y me digo las cosas positivas que veo en mí.