Tiempo de Ango 2016. Práctica intensa de 3 meses. ¿Quién me acompaña?

Posted by on Septiembre 7, 2016 in Budismo, Zen | 10 comments

buddhism

 

Para muchas comunidades budistas hay 3 meses del año que son especiales, pues se celebra el Ango. Es un período extendido de práctica, estudio y espiritualidad.

El Buda lo estableció para proteger del monzón a sus monjes. Al no poder salir por las lluvias intensas, se quedaban en uno de los templos a practicar juntos. Esto resultó de utilidad suprema, ya que toda la comunidad podía estudiar y convivir en un solo espacio.

Para el budismo Soto Zen, el Ango se sigue celebrando durante los últimos tres meses del año. Culminará con un retiro de dos días llamado Rohatsu, en la primera semana de diciembre.

El Ango es la temporada donde dejamos atrás el ego, empujamos nuestros límites un poco más y nos alejamos de todo tipo de lujos. Vivimos con solo con lo esencial. Llevamos nuestra práctica a niveles más formales y hacemos zazen por más tiempo de lo habitual.

Entendemos que el crecimiento personal siempre sucede fuera de nuestra comodidad. Es con determinación y disciplina cuando llegan los cambios a nuestra vida.

El participante de Ango debe hacer una serie de compromisos personales en los que el primer beneficiado será él mismo. Por ejemplo, dejar 3 cosas por las que se sienta apego; como comer chocolates o postres, fumar o pasar tiempo en redes sociales.

No hay trampas ni trucos. Si uno se auto-engaña, uno mismo resulta ser la primera víctima. Así que no hay más que avanzar un paso a la vez.

Mi práctica de Ango consistirá en lo siguiente.

  • Aumentaré mi tiempo de zazen de 40 a 50 minutos por la mañana. 20 minutos por la tarde. En domingo por la mañana (que es cuando tengo tiempo) será de entre 1:30 y 2:00 horas.
  • Practicaré yoga diario, en lugar de 3 veces por semana.
  • Leeré más libros de dharma, en especial uno que siempre me ha costado trabajo.
  • Haré más días de ayuno y terminaré mi cambio de Paleo a Banting.
  • Coseré un nuevo rakusu.
  • Comenzaré el grupo de estudio formal, que será el principio de la Choco-Sangha: Grupo Zen Ryokan 🙂
  • Donaré un poco más de lo usual a organismos de ayuda humanitaria.
  • La compasión y la gratitud seguirán siendo el centro absoluto de mi práctica.
  • Dedicaré aun más tiempo al estudio de formas, movimientos y ceremonias.
  • No mazapán. ¡No mazapán!

Ahora, todos estos objetivos podrían no cumplirse. Uno nunca sabe cómo atacará la Señora Impermanencia. Pero la idea es hacer lo posible para llevarlos a cabo.

Sí, se ve difícil. Pero ese es el punto: que cueste trabajo.

No necesitas ser budista para practicar el Ango. Se trata de entender que el agua pacífica y tranquila se estanca. De vez en cuando es necesario convertirnos en ríos caudalosos y llenos de caídas.

Piensa algo que quieras lograr pero que no has llevado a cabo. ¿Leer más libros? ¿Correr una carrera de 5K? ¿Limpiar tu vocabulario? ¿Levantarte más temprano? ¿Dejar de mentir?

Si tienes un objetivo que cumplir, te invito a que unas al Ango 2016. Te conviene.

La primera persona beneficiada serás tú. Y luego el mundo que te rodea.

 

¿Cómo participar?

Puedes hacer el compromiso personal y en silencio. La única persona a la que tienes que demostrar algo, es a ti.

Si lo prefieres, puedes participar en los comentarios de esta entrada. Podríamos formar un grupo de apoyo aquí mismo, sin necesidad de usar otro tipo de sistema.

Y si te interesa una práctica más formal en budismo zen, podrías unirte al Grupo Zen Ryokan (Presencial en Guadalajara y en línea). En unos días presentaré más información y cómo participar.

La temporada de Ango comienza el 10 de septiembre 🙂

  • Judith

    Por el bien de los demás y por mi bien, tratare con dedicación y disciplina de convertirme en río, tal vez no tan caudaloso, pero si seguro con muchas caídas :D. Gracias maestro.

  • Ani Zen

    ¡Yo me uno! 🙂 No será fácil, pero estoy dispuesta

  • ¡Gracias por la invitación!

    Creo que si compartimos aquello a lo que nos vamos a enfocar, es más fácil sentir apoyo y motivación para lograrlo, así que con un poco de susto pero muchas ganas, les comparto en lo que quiero avanzar en este periodo:

    º Hacer zazen más largo. Mínimo 25 minutos, diario.
    º Hacer más seguido mis ejercicios terapéuticos para las rodillas
    º Practicar diario las enseñanzas del último taller que tomé, que involucra ejercicios de respiración, ejercicios físicos y ejercicios de visualización.
    º Alejarme un poco de twitter, tengo una adicción 🙁
    º Empezar clases formales de yoga terapéutico
    º Unirme al grupo de estudio de la Choco-Sangha y tratar de no morir en el intento XD
    º Mantener atención consciente al momento presente
    º Seguir bajando mi consumo de azúcar y harinas, uf.
    º Hablarme con más amor, y llevar ese mismo amor a todos los seres

    Creo que con eso tenemos =)
    Gracias por todo.

    • Leeto Ariza

      Yoga terapeútico, Zona norte (pero muy al norte), busca yoga Kendra. En el sur, se que hay una en Coyoacán 🙂
      Saludos yukoamiguissss

  • Soren Lorenson

    Me incluyo en la lista de participantes de Ango 2016.

    Mis metas son:

    -Mejorar mi disciplina en mis rutinas .
    -Disminuir hasta prácticamente eliminar mi consumo de pan.
    -Aumentar mi consumo de agua.
    -Tener atención plena la mayor parte del dia.
    -Dominar a mi Chango.

  • Claudia Avilés

    Yo me uno al reto, con toda mi indisciplina e inconstancia quiero intentarlo =)

    •hacer zazen 20 min al día.
    •llevar a cabo el horario que planee desde hace tiempo para mis actividades pero que no he cumplido (que incluye hacer yoga)
    •no huir del presente con nada (internet, televisión) mantenerme consciente el mayor tiempo posible.
    •no quejarme ni criticar
    •practicar la compasión especialmente con aquellas personas que más trabajo me cuestan.

  • Morex

    Wow! Gracias a todos por unirse. Me parece increíble que me acompañen. Muchas gracias. ¡Comenzamos hoy por la noche!

  • Mabel González

    ANGO, voy con todo!!!!!

  • maria

    Me uno a ustedes…
    me comprometo a:
    – reducir un 50% mi consumo de hidratos de carbono
    – quejarme menos y trabajar más
    – deshacerme o donar todo lo material que me sobra, ordenar mi casa y mi vida. Hacer espacio.
    – Reír más.
    – Meditar a diario.
    – Practicar la compasión cada día.

    Empezamos, que “pa luego es tarde”… 🙂

  • Stephany Santiago

    ¡Me uno!
    Voy a centrarme en cuatro propósitos:
    *Reír más, aunque sea una vez al día.
    *Disciplinarme con el yoga
    *Vivir en el presente, porque tiendo a la ansiedad.
    *No torturarme mentalmente por mis tropiezos.