Cómo celebrar Nehan-e en casa

Posted by on febrero 9, 2017 in Budismo, Zen | 0 comments

Antes de leer este post, te recomiendo revisar la publicación anterior aquí.


¿Festejar la muerte del Buda? Sí, es correcto. La celebramos y recordamos con respeto, ya que vida y muerte son expresiones de una sola cosa, son la misma moneda, inseparables. El Buda se ganó un buen descanso después de 80 años de andar por la vida dedicado a aprender y a enseñar. Pensamos en el Iluminado como un hombre, como maestro; además de que reflexionamos Impermanencia de las Cosas.

Nehan-e o Día del Parinirvana es una gran oportunidad para sentir profunda gratitud y amor hacia los seres queridos y maestros que han dejado este plano existencial. Celebramos sus actos, su vida y sus enseñanzas.

Para llevar este festejo clásico del budismo a casa se puede montar un altar pequeño y discreto con una imagen del Buda recostado, una vela e incienso. La imagen del Buda puede imprimirse luego de una simple búsqueda en la red, como esta.

Quizá te sea interesante realizar una sesión larga de zazen o meditación. También se puede buscar un festejo en alguna sangha local. Pero en general se piensa

Durante la semana del 15 de febrero también se acostumbra cantar el Shariraimon o Verso en Homenaje a las Reliquias del Buda.

 

Shiri raimon, en sino-japonés

Is-shin cho rai
man toku en man
sha ka nyo rai
shin jin sha ri
hon ji hos-shin
hok-kai to ba
ga to rai kyo
i ga gen snin
nyu ga ga nyu
butsu ga ji ko
ga sho bo dai
i butsu jin riki
ri yaku shu jo
hotsu bo dai shin
shu bo satsu gyo
do nyu en jaku
byo do dai chi
kon jo cho rai. 

 

Versos de Homenaje a las Reliquias del Buda
Shari raimon

Con sincera reverencia nos postramos ante las reliquias del verdadero cuerpo
del Tath?gata Shakyamuni, plenamente dotado de innumerables virtudes, el Dharmakaya, la base fundamental; y de su estupa, que es la totalidad del universo. Con profundo respeto veneramos al Único que se ha manifestado en cuerpo por amor a nosotros.
El poder sustentador de Buda nos inunda cuando accedemos a él. Es cuando despertamos verdaderamente.
Mediante el poder espiritual del Buda,
los seres vivos nos beneficiamos:
nos revela el ideal del Despertar,
realizamos la práctica del bodhisattva,
y juntos penetramos en la perfecta paz
y en el conocimiento de la igualdad de todas las cosas. Reverentemente, nos inclinamos. 
Vivimos el dharma. Somos dharma. Somos budas y celebramos la vida en todas sus expresiones.

Con respeto, sin tiempo y en silencio.

Nada de nosotros permanece, pero permanecemos juntos.