No, no mereces abundancia

Posted by on febrero 23, 2017 in Budismo, Vida | 5 comments

Foto: Sin Embargo

 

Por nuestra naturaleza egocéntrica, los humanos siempre estamos en la búsqueda de extinguir la angustia existencial que nos caracteriza. Queremos saber de dónde venimos, quiénes somos y hacia dónde nos dirigimos. Eso está bien, es parte de nuestra identidad como especie.

Buscamos la espiritualidad en libros, en internet, en retiros, en vacaciones y hasta en drogas. Hay tantos sistemas como estrellas en el cielo. Eso también está bien porque no todas las personas son iguales y no todos tenemos las mismas necesidades. Tenemos el derecho de practicar y vivir nuestra espiritualidad con la filosofía que más nos llene.

El problema es que hay cientos de opciones mal fundamentadas, pésimamente investigadas y que son potencialmente peligrosas. Provocan que el ego crezca e implantan una serie de fantasías en las que se va por el mundo causando daño a todos los seres vivos.

Tal es el caso de la Ley de la Atracción, el Secreto y pseudo-religiones por el estilo.

Éstas plantean que tan sólo por ser tú, te mereces absolutamente todo. Que por desearlo con todo tu corazón, el universo cumplirá todos tus caprichos, por estúpidos o maléficos que sean. Son doctrinas seductoras porque acarician al ego. Te hacen sentir seguro de ti y de tu avaricia, entonces justifican tus acciones para salirte siempre con la tuya.

Y es ahí donde está el peligro.

Cualquier Ley de la Atracción está basada en la idea de que la vida/universo/cosmos/divinidad es para ti. Te separan del flujo de la existencia para violar conceptos elementales de biología. Hacen que veas a los demás seres como peones en tu juego de ajedrez personal. Te arrancan de ser parte de un ecosistema, para coronarte como emperador supremo rodeado de lacayos en donde todas tus acciones son válidas.

Comienzas a ver el dinero como motivo de existencia. La Madre Tierra es sólo un recurso a tu disposición. Las personas son máquinas que puedes desechar e incluso destruir si no sirven a tu Decreto.

Y lo más amargo es que al final, la angustia existencial sigue estando en el corazón. Por más abundancia que imagines, ninguna suma o pertenencias cubrirá el hoyo en tu corazón.

Escribo todo esto porque en México hay dos personas que vivieron la mentira de que sí merecían abundancia y dejaron a millones en la pobreza. Han causado muerte, desesperación y sus acciones seguirán marcando la vida de generaciones en el futuro. Perpetuaron un daño de magnitudes históricas por no poder encontrar paz interna.

La paz no viene con los excesos. La verdadera calma y plenitud espiritual vienen cuando entiendes que formas parte de la vida y que tienes que aportar a la vida misma, no destruirla o utilizarla para tu ego. Espiritualidad es sentirse unidos a los demás de forma profunda y de mutuo beneficio. Es tomar sólo lo que necesitas para vivir.

Espiritualidad es la cancelación del ego.

La felicidad es el resultado de estar en paz con lo que hay, con lo que es, sin necesitar nada extra. Es guiar tu existencia con Gratitud, Compasión y Generosidad.

Ninguna pseudo-religión que se base en el ego y en la avaricia nos llevará a la tranquilidad. ¿Cómo puedes estar bien contigo cuando causas daño a los demás?

No, no mereces abundancia.

Sí mereces el privilegio y la humildad para que cada uno de tus actos afirmen la vida de los seres que te rodean.

Sí mereces silencio.

  • Diego

    Creo que te estás centrando en la abundancia material y si bien es cierto que va pegado con el ego, necesitamos recursos para vivir, pagar la vivienda, comida y demás necesidades básicas, cada cual tendrá las suyas y no se necesita ser pobre (en aspecto material) para poder vivir una vida espiritual.

    Hay personas con recursos económicos altos que, sin necedidad de alardear comparten sus recursos en diferentes causas.

    Sí, se necesita silencio, reflexión, compasión y vivir una vida feliz por elección, haciendo al ego de lado.

  • Excelente pensamiento. Un abrazo.

  • Cecilia

    La ley de Atraccion!! La he venido siguiendo y aplicando desde hace 2 años (y sigo igual de pobre) y lo que dice es que la abundancia es para todos, los recursos materiales son ilimitados, que la.pobreza es culpa tuya! Desde mi punto de vista, lo que no me ha convencido es el discurso que va de lo espiritual y pasa a lo material y termina ahondando en lo material, también al hecho de basarse en el evangelio y tomar de el lo que le conviene, es decir, te dicen lo que queres escuchar y te calman la culpa por pensar en querer mas y mas cosas materiales. Empiezan a dictar cursos carisimos, para que los que egresan con un titulo cobren a sus clientes consultas carisimas. Y no es que este en contra de que la gente gane dinero, pero se me hace…muy comercial la cosa…y a mi particularmente ya no me gusta porque solo pueden acceder a esas consultas “espirituales” pocas personas, son limitantes, y solo accede una élite de señoras adineradas en su mayoria. Y detras de la pantalla de lo espiritual, ellos hacen su negocio, vendiendo un servicio que sé que no voy a poder reclamar si no me dio resultado, y asi surgen miles de embaucadores que se aprovechan de pobres crédulos. Gracias a empezar a meditar, ya no me dieron ganas de mirar mas videos de la ley de atraccion, porque me di cuenta que me ponian muy ansiosa. Sentia ansiedad por atraer trabajo, por atraer esto y aquello, y la ley de atraccion nunca calmó esas ansiedades, porque te dicen que debes soltar esos deseos, no sentir “necesidades” pero no te explican como hacerlo. Y de paso cuentan testimonios increíbles de un fulano que aplicando la ley de atraccion en un solo año se compró casa y auto nuevo y otra mengana que dejo a su marido golpeador y encontro al amor de su infancia en pocos meses y te hace sentir culpable que si la ley de atraccion no funciona la culpa es toda tuya y asi vas generando mas ansiedad..y como ellos pueden y yo no? El ego a full jaj

  • Yerko Mileta

    Es un punto de vista muy interesante, pero como tal, hay otros que tambien lo son desde una optica opuesta. Todo depende de cuanta información y vivencia se tenga sobre un tema, en este caso la Ley de la Atraccion (L.A.).

    Desde mi punto de vista y mi vivencia con el tema, me gustaria decir que la Ley de Atraccion no es ni religion, ni secta, ni doctrina ni nada por el estilo, nada mas lejos de la realidad. La ley de la Atraccion es simplemente eso, una Ley, tal como la ley de la gravedad o la ley de Causa y Efecto o la ley o Principio de la Correspondencia.

    La L.A. no discrimina sobre lo bueno o malo que pueda resultar sus efectos. Asi como una persona puede usar el dinero para hacer obras filantropicas otra puede usar el mismo medio para corromper y generar dolor y sufrimiento en otros seres, La L.A. esta ahì, lo sepamos o no, la usemos o no, ella responde a vivraciones y a estados inexplicables de conexion del pensamiento. Lo percibamos o no, la L.A.responde siempre y no se pregunta si es bueno o malo lo que generamos.

    No es una doctrina o corriente sectaria creada para hacerse rico, económicamente hablando, (nadie creò la ley de la gravedad), todos sabemos que alguien con muchísimo dinero puede ser un pobre infeliz.

    Por mi vivencia, mi experiencia y por la vision que tengo de la vida, la L.A. se me ha manifestado para darme una perfecta salud, despues de pasar por tres cirugias mayores de riñon; tengo un trabajo maravilloso y una estabilidad emocional bendecida. la L.A. se me ha manifestado con bienes materiales y espirituales, exactamente en la cantidad que necesito, ni mas ni menos, Me ha permitido comprobar que no es mas rico quien mas tiene, sino quien menos necesita.

    Termino repitiendo lo que que ya dije al principio: Lo sepas o no, lo quieras o no, la L.A. siempre estarà actuando a tu alrededor pues todo lo que crees en tu vida, sera producto de lo que pongas en tu mente. Puedes crear y provocar amor en su décimo segundo grado, o puedes crear caos y sufrimiento para ti y para los que te rodea; todo depende como te relaciones con la L.A.

    Un abrazo celeste!
    Yerko.

  • Deva Aletheia

    Pienso que la intención con que uses cualquier ley eso es lo más importante, al final las leyes son herramientas que están ahi para usarlos, la forma en que lo hagas, el para qué, dónde inviertes esos herramientas, etc. es lo qué hará la gran diferencia en los efectos de nuestras acciones, siembras lo que cosechas, estas personas sembraron sufrimiento ahora cosecharán sufrimeinto, la diferencia en que no solo para ellos, el impacto es grande y muy alto.
    Me quedo con lo que dices, antes de aplicar, usar, cualqueir ley o recurso, estudiar, averiguar, documentarse del impacto del mismo, y reflexionar sobre nuestras verdaderas intenciones, el para qué.
    Creo que si merecemos abundancia en nuestras vidas,la que conseguimos con estudio y acciones para alcanzar lo que queremos, disciplina, amor, zazen y un poco de suerte 😉