Sé agradecido con todos (La vida es dura 4 / 7)

Posted by on mayo 25, 2017 in Budismo, Gratitud, Vida | 0 comments

 

 

Si has acudido a alguna de mis charlas públicas sabrás que hay 3 conceptos que promuevo de forma activa: Gratitud, Compasión y Generosidad.

No importa qué religión practiques o si eres un escéptico consumado, todos los seres humanos necesitamos vivir por estos valores si queremos tener paz y mejor calidad de vida. Esto es debido a que están grabados en nuestro ADN, son lo que nos hace seguir adelante como especie. De hecho, son tan imprescindibles que todos los grandes simios los comparten.

Sin embargo en la sociedad de consumo, estas prácticas han pasado a segundo plano. Ahora ser agradecido está mal visto y muchos han olvidado el significado real. Ser compasivo es demostrar debilidad. ¿Generosidad? No, gracias. Ser generosos evita que sigamos comprándolo todo y llenándonos de cosas que no necesitamos.

La palabra gracias es utilizada todo el tiempo. La decimos al recibir un café o cuando alguien nos da algo.  Es una especie de comodín que nos da armas para criticar a quien no la usa.

Pero una cosa es decir gracias y otra muy distinta es sentir gratitud.

¿Cómo entender la Gratitud? Mira tus pies. Estoy casi seguro que estás usando zapatos en este momento, por los cuales no contribuiste en nada y aún así estás disfrutando el privilegio de tenerlos. Éstos no aparecieron por generación espontánea.

Tus zapatos son el punto más alto de la historia del universo. Es debido a que existe un universo, una galaxia, un sistema solar, un planeta Tierra con recursos naturales, millones de años de historia, millones de seres vivos, artesanos, ingenieros, inventores, obreros, transportistas, vendedores… un sistema infinito de factores y existencias que han colaborado para que tengas calzado en tus pies, sin que te esfuerces más que en pagarlos.

¿No es como para estar profundamente agradecido?

Otro ejemplo: ¿hace cuánto no piensas en las personas que ayudaron a que nacieras? Médicos, enfermeras, personal del hospital o del sistema de salud de tu país. Debes tu existencia a un sistema inmenso de vidas y de ciencia.

La Gratitud (sí, con G mayúscula) es un sentimiento que debemos desarrollar y practicar todos los días porque nos da perspectiva de nosotros mismos. Nos hace sentir conectados con el universo.

Una persona que vive con el corazón agradecido sabe que nunca ha estado sola. Entiende que la todo en el universo está interconectado y que todos dependemos de todos.

Cada alimento que comes, cada bocanada de aire que respiras, cada noche que cierras tus ojos para dormir, cada político corrupto, cada familiar muerto… todo está interconectado por hilos tan finos y elegantes que escapan a la vista.

Vivir con Gratitud hace que el mundo sea más amable y que apreciemos lo que hay, lo que es. Evita que comentamos excesos, pues entendemos que estaríamos desperdiciando el esfuerzo de otras vidas. Aun en la tormenta más fuerte y en el problema social más terrible. Sigues aquí; sigo aquí gracias a ti, a ellos y a millones de seres que nos preceden.

¿Cómo comenzar a sentir Gratitud? Aquí hay una idea. Te reto a que la pongas en práctica.

Deja de decir gracias vacío. Es tiempo de vivir agradecido.

 

Todos los posts de esta serie los puedes ver aquí.