Gracias por 10 años de Chocobuda

 

Hace 10 agostos mi vida era como la de cualquiera.

Trabajaba, vivía para el fin de semana pensando que la gran rueda de hamster que es la vida de consumo era la felicidad. Coleccionaba libros, cómics, música, películas y no me perdía un solo estreno en el cine. Comía lo que me decían que era bueno. Vestía lo que me ordenaban. Hacía lo posible para mantener feliz al monstruo social. Atendía a todos los eventos que exigían mi asistencia, como si la vida misma dependiera de ello.

Mis relaciones personales eran tan desastrosas como lo era mi negocio. Vivía angustiado, rodeado de basura de “valor”. Mi salud era una ruina. Estaba obeso y enfermo.

Y aún así me engañaba pensando que era feliz, aparentando lo que no era y fingiendo que era un “ganador”.

Pero nunca en mi vida me había sentido tan vacío, tan oscuro y triste. El budismo y la meditación ayudaban, por supuesto. Tenía practicando desde la adolescencia, pero no los había tomado en serio. ¿Sería posible que me sirvieran de algo?

Desesperado y necesitando sacar de mis sistema las cosas que no podía decir a la gente, comencé a escribir.

Inicié un blog en Blogger que narraba mis experiencias y experimentos en minimalismo, meditación y budismo zen. Nunca tuve la intención de que alguien leyera; era una bitácora personal. Pero luego de un mes noté que habían 4 personas que leían. Al segundo mes eran 7. Y de pronto habían muchos que comentaban y me mandaban correos personales con preguntas y dudas. ¡Estaba rodeado de gente como yo! Todos buscando una salida de la saturación material y mental. Algunos otros ofendidos de que yo estuviera en contra de la sociedad de consumo.

Jamás imaginé que Chocobuda duraría siquiera un par de meses, pero han pasado 10 años y aquí sigue.

Es un blog que ha cambiado tanto en enfoque como en lenguaje. Ha crecido, se ha modificado y (quiero pensar) ha madurado.

Es un blog que se ha convertido en comunidad, en grupo de amigos y en sangha.

Chocobuda existe gracias a ti que lees, que comenta, que se atreve a experimentar y a abrir su mente a las enseñanzas del Buda y Master Dogen.

Este blog no existiría sin ti, sin tus comentarios, sin tus palabras de aliento, sin tu generosidad.

Gracias por 10 años de leer y de compartir, por rodearme de tanta bondad.

Pero Chocobuda, todos los aniversarios deben estar acompañados de celebración ¿Cómo vamos a festejar?

Para agradecer por 10 años de Chocobuda pronto anunciaré actividades como talleres y retiros. Además Grupo Zen Ryokan abrirá sus puertas como la sangha global que es. Llevaremos el dharma a lugares que no tienen un centro zen cerca y a personas con dificultades de transporte.

Gracias. Juntos quizá podríamos lograr 10 años más.

Soy lo que soy por ti y para ti.

 

¡Celebremos ayudando a otros!

Si te gusta Chocobuda te invito a festejar 10 años ayudando a otros:

  • Elige una causa en la que creas (animalista, personas en situación de calle, refugiados, educación, ambiental)
  • Dona tiempo o dinero

También simplemente puedes guardar silencio y practicar zazen.

 

Read More

Regreso

 

Con una sonrisa que ocultaba su pesar, mi maestro me abrazó y dijo:

—Nos despedimos aunque nunca estamos separados. Estos días de entrenamiento han retado toda tu entereza y conocimientos. Me parece que no estás tan mal, cabeza de melón.

Hice una profunda reverencia y cada uno siguió su camino.

Con una pesada mochila me hice paso en una ciudad que no conocía. Caminé horas hasta llegar al siguiente templo en mi peregrinación, donde pasé tiempo con compañeros monjes de la tradición Chan.

Dharma. Zazen. Aprendizaje. Buda. Amitofo.

Al decir adiós, los compañeros me bañaron en sonrisas, regalos y reverencias.

Luego de muchos días entrenando, era hora de volver.

Así que estoy de vuelta y sigo igual que siempre.

No soy nada. No soy nadie. Pero cada día estoy para servir a los seres vivos.

Read More

Un mes de práctica en monasterio. ¡Nos vemos en septiembre!

Queridos amigos,

Este es un mensaje para avisar que por todo el mes de agosto de 2017 este blog no recibirá actualizaciones.

El dharma y mi entrenamiento me llaman a peregrinar y vivir en un monasterio/templo donde estaré dedicado al estudio, a las formas y al zazen; bajo la instrucción y vigilancia de mis maestros que vienen de Japón a este continente para una reunión de mi orden.

Estaré lleno de actividades. Las sesiones de zazen serán de 6 horas diarias (con pausas). Estudiaremos sutras y formas rituales. Participaré como jisha (auxiliar del Master) en la ceremonia de ordenación de compañeras 2 monjas y 1 monje. Además de que trabajaré como tenzo (encargado de cocina) porque a mis maestros les gusta mucho mi comida mexicana

A mi regreso tendremos varios eventos, entre ellos la celebración de X Aniversario de Chocobuda.

Que la luz del dharma y la compasión sean nuestra guía.

¡Amitofo!

Read More

¡Gracias! El curso de Intro al Budismo Zen 1 está completo

Hola a todos. Este es solo un aviso para agradecer a todas las personas inscritas al curso de Intro al Budismo Zen 1. La respuesta ha sido maravillosa y sé que hay personas que querían tomarlo, pero ya estamos completos.

A los amigos inscritos: Comenzamos el lunes 19 de junio 🙂

Y para quienes terminaron el Curso 1: muy pronto seguiremos con la segunda parte.

Finalmente… dicen las malas lenguas que pronto celebraremos 10 años de Chocobuda. ¿Será cierto?

 

Read More

El grupo al curso de Intro al Budismo Zen está completo. ¡Gracias!

 

gassho-butsu

 

Queridos amigos,

Con el corazón lleno de gratitud aviso que las inscripciones al curso formal de estudio de Introducción al Budismo Zen, están cerradas.

Comenzaremos actividades el 18 de octubre de 2016 con un círculo de amigos que han llegado de Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica, Escocia, España, México y Venezuela. Todos en búsqueda de aprender y aplicar el dharma a la vida cotidiana.

Eso no significa que el Grupo Zen Ryokan esté cerrado. Al contrario, ¡sólo estamos iniciando! Esta comunidad abrazará festividades budistas zen, ofrecerá zazen gratuito (como siempre) y llevará el Zen en español a personas que no pueden desplazarse a un centro budista.

Trascendemos fronteras, tiempo y todo tipo de barreras. Aprendemos y crecemos, unidos como un solo ser perfecto e indivisible.

Somos compañeros de sangha en un templo llamado Madre Tierra.

Gracias a todos. Es hora de trabajar.

Read More