Hoy todos somos Filipinos: AYUDA

Hoy todos somos Filipinos: AYUDA

No importa en qué país hayas nacido. No importa tu grupo étnico. No importa tu color de piel. No importa tu educación o posición social.

Hoy todos somos filipinos y necesitamos estirar la mano para ayudar a quienes lo han perdido todo ante la furia de la Madre Tierra.

Como ya sabrás, la orgullosa y pródiga nación asiática ha sido devastada con la mayor catástrofe de su historia. El tifón Haiyan ha dejado más de 10,000 muertos hasta el momento; y hacen constar el tamaño de la emergencia.

Millones de personas están sin un techo o comida. Sobra decir que hay caos y confusión.

Y la tempestad aun no termina.

Si te sobra un poco de dinero, te pido que ablandes tu corazón y dona a Médicos Sin Fronteras o a Cruz Roja Internacional. Ellos están haciendo esfuerzos por mandar ayuda organizada y oportuna.

Cualquier cantidad, no importa qué tan pequeña, es de mucha ayuda. La suma de todos los esfuerzos es lo que hace la diferencia.

Si estabas buscando hacer algo por mantener al ego bajo control y hacer algo altruista, esta es tu oportunidad.

Empuja a la humanidad hacia adelante. Sé generoso hoy.

Gracias 🙂

 

 

Read More

Ayuda a México y aprende a meditar [Taller de meditación]

En estos momentos (septiembre 2013) México está siendo emparedado por dos huracanes que han dañado a más de 1 millón de personas. LINK

Las pérdidas materiales son incontables y tristes, pero es más apremiante cuidar la salud y bienestar de muchísimas personas que lo han perdido todo.

La Madre Naturaleza nos enseña una vez más que debemos ser humildes y unirnos para salir de la adversidad.

Como sabes, siempre promuevo la generosidad y la humanidad antes que todos los valores. Abrir el corazón y la mente para entender el sufrimiento de todos los seres es imperativo para el crecimiento personal.

Así que hoy pido que tu compasión gire hacia los afectados en México y ayudes con lo que puedas a miles y miles de personas a quienes la vida les cambió para siempre.

A cambio de tu generosidad para los damnificados, te invito al:

 

Taller de Meditación Iniciando el Camino

Inicia: Lunes 7 de octubre de 2013

Fecha límite de inscripción: Viernes 4 de octubre de 2013

Duración: 6 semanas

Incluye:

  • 6 podcasts con pláticas técnicas y filosóficas, uno por semana
  • 6 meditaciones guiadas, una por semana
  • Todo el material será proporcionado en una entrega

Requisitos:

  • Uso de computadora e internet
  • Disciplina y tiempo para dedicar al menos 30 minutos al día

Costo: Lleva toda la ayuda que te sea posible a algún centro de acopio o dona a Cruz Roja Mexicana. LINK

Para quedar inscrito, sólo escribe un mail a elchocobuda ARROBA gmail.com y listo. Confiaré en tu generosidad y en tu palabra.

Disponibilidad: ¡Infinita!

Con todo el corazón, gracias por tu generosidad.

Read More

El propósito máximo de la vida

El propósito máximo de la vida

Era un día normal para Narayanan Krishnan en Bangalore.

El trabajo en el hotel había sido tan rudo como siempre. Se sentía cansado, pero estaba feliz porque había sido seleccionado como nuevo chef para trabajar en un hotel  en Suiza.

La vida era muy buena. Era el rey del mundo.

Esa noche salió de trabajar para ir a casa. Y lo que vio en un callejón cambió su vida para siempre.

—Vi a un hombre muy viejo que literalmente, se estaba comiendo su propio excremento por el hambre, —recuerda Narayanan. —Regresé al hotel y pregunté qué tenían disponible. Tenían idli. Lo compré y se lo di al viejo. Créeme, nunca había visto a una persona comer tan rápido. Mientras comía, sus ojos estaban llenos de lágrimas. Eran las lágrimas de la felicidad”.

Al igual que al Buda, el chef fue marcado de por vida por este hecho.

Luego de pensarlo, renunció a su trabajo y desde 2002 se dedica a alimentar a “los olvidados”: ancianos, pobres, enfermos mentales y hombres santos*.

Pero su labor no sólo abarca la alimentación. También corta el cabello y afeita a casi 400 personas al día. Es un trabajo de tiempo completo.

En palabras de Narayanan:

—Alimentamos a los indigentes, a los viejos y a los enfermos mentales que han sido abandonados por la sociedad. La gente está sufriendo por falta de alimento. Si no los alimentamos, morirán de hambre.

“Les corto el cabello, los afeito y los baño. Para ellos, sentirse de nuevo seres humanos ha tenido un gran impacto psicológico. Les da  una mano en la cual apoyarse y esperanza para vivir.

“El alimento es una parte. El amor es la otra. Así que la comida les da nutrición física, pero el amor y afecto que les muestras les da nutrición mental.

“Todos tenemos 5.5 litros de sangre. Yo soy sólo un humano. Para mi todos son iguales.

“Existen miles y miles de personas sufriendo.

“¿Cuál es el propósito máximo de la vida? Es dar.

“Comienza a dar. Experimenta la felicidad de dar.

Esta inspiradora historia hace que nuestra mente vuele y pensamos que Narayanan y todas las personas generosas tienen un halo divino en ellos.

Pero esto está muy lejos de la realidad.

Narayan, tú o yo somos exactamente igual. Todos tenemos al rededor de 5.5 litros de sangre.

La diferencia es que él decidió dejar de lado su ego para mejorar a la humanidad.

Todos tenemos Naturaleza del Buda en nosotros. Es cuestión de quitar la basura que la cubre.

¿Hasta cuándo comenzarás a dar?

——-

* En India es común ver a los bikkhu en la calle. Son hombres que renunciaron a todo para buscar la iluminación. Viven en las calles en condiciones infrahumanas.

 

Read More

Un acto aleatorio de generosidad

Un acto aleatorio de generosidad

Esta mañana preparaba el desayuno cuando tocaron a la puerta.

Era un hombre viejo, con bigote y ojos amables. Lo reconocí porque lo he visto antes caminando por la calle. Vestía ropa cómoda y en su cabeza llevaba una gorra de algún equipo de futbol.

—Buenos días —dijo con una sonrisa.

Respondí tanto a la sonrisa como al saludo.

—Me he estado acordando de usted porque siempre veo que sale a correr. Aunque no lo he visto desde hace una semana —reclamó.

Le expliqué que he estado enfermo, pero prometí que tan pronto la tos se fuera, regresaría a mi entrenamiento. Como el hombre habló con tono tranquilo y sonriendo, no sentí desconfianza. Quizá curiosidad.

—En el periódico salió este suplemento para corredores —me extendió la revista para que la viera—. Trae información para que caliente mejor, haga estiramientos y el calendario de carreras de la ciudad. Estoy seguro de que le va a servir.

Tomé en mis manos la publicación, leí el título y mi sonrisa creció de oreja a oreja.

Le agradecí y le dije que me iba a ser de mucha utilidad. Le prometí que lo leería para aprender.

Comenzó a despedirse, estrechó mi mano y le pregunté su nombre:

— Raúl.

Y se fue. Cerré la puerta, dejé la revista en mi escritorio y continué preparando el desayuno. Por supuesto, estaba yo muy feliz.

Me di cuenta de que había sido objeto de un acto aleatorio de generosidad. Don Raúl no me conoce, no estamos relacionados de ninguna forma, pero aún así pensó en hacer algo bueno por alguien.

No lo esperaba y jamás imaginé que alguien se interesara por mi afición de correr.

Estas pequeñas acciones son las que restauran la confianza en la humanidad.

Podrán haber malas noticias, crisis mundial, políticos corruptos y personas malintencionadas; la amabilidad es parte de nuestra programación genética.

Cuando rompemos la barrera de la vergüenza y del ego para hacer  algo por los demás, construimos un mundo en el que vale la pena vivir.

Muchas gracias, Don Raúl.

¿Has sido objeto de un acto de generosidad aleatorio? ¿Has hecho alguno?

 

Read More

Pasando por encima del ego

Pasando por encima del ego

Este fin de semana fui a la supermercado a comprar algunas cosas que necesitaba. En la fila para pagar, detrás de mi, había una mujer sumergida en su ira, desesperada porque estaba esperando su turno para pagar. Igual que todos los demás, en realidad.

Gesticulaba, gritaba, empujaba a otros, como si eso fuera a borrar a todas las demás personas que esperábamos pacientes nuestro turno. “¡Pero es que esto va a tomar todo el día!”, gritaba.

Lejos de enojarme, le mujer histérica se convirtió en objeto de estudio. En ese momento, ella era el catálogo de emociones adversas que son motivo de existencia para el budismo.

Lo que más llamó la atención fue el enorme ego de esta persona. En su mente ella era tan importante, que estaba dispuesta a lo que fuera con tal de que la atendieran primero. Las personas que estábamos ahí nos convertimos en objetos dispensables y susceptibles de ser eliminados.

Un ego inflamado es mucho más letal que el cáncer porque distorsiona la realidad y nos hace tomar las peores decisiones. Erradicamos la existencia de los demás y nos auto-engañamos pensando que el universo está para obedecer nuestros egoístas propósitos.

Si lo ponemos en perspectiva, el ego ha sido el causante de muchos problemas de la humanidad a lo largo de la historia. De pronto alguien decide que su forma de ver la vida es la única que vale la pena y por lo tanto, los que piensen o sean diferentes deberán ser eliminados.

Por eso creo que debemos pasar por encima del ego. Ponerlo bajo una aplanadora y reducirlo a su expresión mínima. Necesitamos destrozar ese pequeño pedestal al que subimos y que hace que la vista se pierda.

Tener un ego bien situado nos ayuda mucho y nos mantiene vivos. Es lo que nos ayuda a decidir lo bueno de lo malo y lo que queremos para vivir mejor. Nos hace entender que hay necesidades más grandes que la nuestra y nos mueve a crear un mejor lugar para vivir, con gentileza y amabilidad.

¿Cómo destrozar el ego? Siendo generosos. Dando a quien lo necesita. Escuchando al desesperado y estando presentes para quienes nos ama (amigos, pareja, familia).

Porque en la medida que seamos generosos, ablandaremos el corazón y nos redituará en tranquilidad y una mente más abierta.

Y tener la mente abierta, con el ego bajo control, son la plataforma para una vida más completa.

Read More

Operación Tarahumara: ¡Muchas gracias por ayudar!

Foto: www.vanguardia.com.mx

Hoy cerramos la Operación Tarahumara, en la que propuse hacer un donativo para ayudar a combatir el hambre en la Sierra Tarahumara a cambio de entrar a un taller de meditación.

La respuesta fue buena y muchas personas se quitaron la venda del egoísmo para colaborar con la Fundación Tarahumara José A. Llaguno, quienes han estado presentes en la zona rarámuri desde hace 20 años. Ellos llevan educación y alimento a quienes lo necesitan.

Ayer fui contactado por la Fundación, quienes no tenían idea la Operación Tarahumara, para agradecer nuestros esfuerzos y decirnos que pueden dar recibo deducible de impuestos a todos los que donamos.

Si participaste y lo requieres, escríbeme para darte los datos necesarios.

Abrir nuestros sentimientos, entender que todos somos uno y ayudar por ayudar, son valores que necesitamos cultivar diariamente.

De todo corazón, muchas gracias por participar.

Somos legión. Somos uno. Ayudamos.

Read More