Cómo celebrar Nehan-e en casa

Antes de leer este post, te recomiendo revisar la publicación anterior aquí.


¿Festejar la muerte del Buda? Sí, es correcto. La celebramos y recordamos con respeto, ya que vida y muerte son expresiones de una sola cosa, son la misma moneda, inseparables. El Buda se ganó un buen descanso después de 80 años de andar por la vida dedicado a aprender y a enseñar. Pensamos en el Iluminado como un hombre, como maestro; además de que reflexionamos Impermanencia de las Cosas.

Nehan-e o Día del Parinirvana es una gran oportunidad para sentir profunda gratitud y amor hacia los seres queridos y maestros que han dejado este plano existencial. Celebramos sus actos, su vida y sus enseñanzas.

Para llevar este festejo clásico del budismo a casa se puede montar un altar pequeño y discreto con una imagen del Buda recostado, una vela e incienso. La imagen del Buda puede imprimirse luego de una simple búsqueda en la red, como esta.

Quizá te sea interesante realizar una sesión larga de zazen o meditación. También se puede buscar un festejo en alguna sangha local. Pero en general se piensa

Durante la semana del 15 de febrero también se acostumbra cantar el Shariraimon o Verso en Homenaje a las Reliquias del Buda.

 

Shiri raimon, en sino-japonés

Is-shin cho rai
man toku en man
sha ka nyo rai
shin jin sha ri
hon ji hos-shin
hok-kai to ba
ga to rai kyo
i ga gen snin
nyu ga ga nyu
butsu ga ji ko
ga sho bo dai
i butsu jin riki
ri yaku shu jo
hotsu bo dai shin
shu bo satsu gyo
do nyu en jaku
byo do dai chi
kon jo cho rai. 

 

Versos de Homenaje a las Reliquias del Buda
Shari raimon

Con sincera reverencia nos postramos ante las reliquias del verdadero cuerpo
del Tath?gata Shakyamuni, plenamente dotado de innumerables virtudes, el Dharmakaya, la base fundamental; y de su estupa, que es la totalidad del universo. Con profundo respeto veneramos al Único que se ha manifestado en cuerpo por amor a nosotros.
El poder sustentador de Buda nos inunda cuando accedemos a él. Es cuando despertamos verdaderamente.
Mediante el poder espiritual del Buda,
los seres vivos nos beneficiamos:
nos revela el ideal del Despertar,
realizamos la práctica del bodhisattva,
y juntos penetramos en la perfecta paz
y en el conocimiento de la igualdad de todas las cosas. Reverentemente, nos inclinamos. 
Vivimos el dharma. Somos dharma. Somos budas y celebramos la vida en todas sus expresiones.

Con respeto, sin tiempo y en silencio.

Nada de nosotros permanece, pero permanecemos juntos.

Read More

Día del Parinirvana: Celebrando la muerte del Buda, febrero 15

 

 

A pesar de las muchas leyendas que se han construido a lo largo de los siglos, el Buda era un hombre normal.

Shakyamuni comía, dormía, envejeció, y al final de su vida enfermó. Murió de disentería por comer carne en mal estado. Sin glamour ni nada en especial. Tuvo una muerte como la de cualquier ser vivo.

Esta calidad humana y normal es lo que hace que el Día del Paranirvana sea significativo.

Este es el día en el que Shakyamuni Buda murió cerca del pueblo de Kushinagara, en las orillas del río Hiranyavati. En los templos budistas zen se cuelga un banderín o se coloca una estatua del Buda entrando al nirvana. Se hace una ceremonia para expresar nuestra gratitud al Buda. Se observa en las primeras dos semanas de febrero, sin pasar del día 15.

 

Celebración de Nehan-e en el templo de Myojoji.

 

En sánscrito, Nirvana significa literalmente “extinción de las ilusiones mundanas y la pasión”. Cuando la extinción de éstas es lograda, se llega al Nirvana. Sin embargo en este día especial, Nirvana significa la muerte del cuerpo de Shakyamuni Buda.

Se dice que al tiempo de su muerte, el Buda estaba durmiendo en una cama que había sido preparada entre dos árboles sala. Su cabeza estaba orientada hacia el norte, su cara al oeste y apoyaba su mano derecha como almohada.

El Buda dió su último sermón que exponía la Verdad Suprema: A pesar de que el cuerpo físico muere, el Dharma trasciende al tiempo. Para ver al Buda, sólo hay que ver al Dharma. Así, Shakyamuni instruyó a sus monjes en los Preceptos para que siguieran la Senda del Buda.

Su último discurso es llamado Yuikyogyo o Sutra de la Última Enseñanza del Buda (Parinirvana Sutra).

El Iluminado murió a los 80 años y entró al Mahaparinirvana; el estado más profundo de la Iluminación, donde no se llega o se sale, pero donde se es libre y puro.

A pesar de que esto sucedió hace más de 2,500 años, los estudiantes del Dharma veneramos este momento en el tiempo, porque sabemos que el amor y la gratitud es lo que nos une a nuestra historia común y a todos los maestros que nos han dejado la ruta a seguir.

Esta semana estará dedicada a festejar el Nehan-e. En el próximo post hablaremos de algunas ideas para la celebración.

Read More

Poema zen sin título, de Ryokan

El pasado se ha marchado.
El futuro no ha llegado.
El presente no se queda.
Nada es confiable,
pues todo debe cambiar.
En vano te aferras a las letras y a los nombres,
te obligas a creer en ellos.
Deja de buscar el conocimiento.
Deja atrás tus opiniones antiguas.
Estudia lo esencial y mira a través de todo.
Cuando ya no haya que mirar,
conocerás tus opiniones erróneas.

—Taigu Ryokan

 

Read More

No necesitas tener muchas cosas, poema zen por Ryokan

 

Mi casa está en lo más profundo del bosque.
Cada año la hiedra crece más alta que año anterior.
Sin perturbarme por los asuntos del mundo, vivo en paz.
Raramente las canciones de los leñadores me alcanzan a través de los árboles.
Mientras el sol se mantiene en el cielo, remiendo mi ropa.
A la luz de la luna, me leo textos sagrados.
Permítanme dejar unas palabras para los que practican el zen:
Para disfrutar la vida inmensamente, no necesitas tener muchas cosas.

—Taigu Ryokan


Elegante y sencillo, Ryokan se mantiene presente y más necesario que nunca. La vida es plena cuando se está en paz, aun en el torbellino político de la humanidad.

Ten menos. Haz menos. Habla menos.

Read More

Bondad en el agua de mariachi

 

WTF. Ahora sí Chocobuda se volvió loco. ¡Está escribiendo estupideces!

Sí, siempre escribo cosas que no tienen sentido alguno. Pero esta vez hay una razón y es algo que me sucedió ayer. Así que dame unos minutos de tu tiempo para explicar el incomprensible encabezado.

Estos días han sido de introspección y de aprendizaje para mi por todos los movimientos políticos que hay en el mundo. Entre crisis de refugiados, crisis económica, conflicto armado y más: mi país está siendo afectado por decisiones de otras naciones, resultando en un descontento y angustia por la incertidumbre.

No, no abordaré ese tema en particular. Es suficiente decir que había demasiado odio y miedo circulando por las redes sociales. Terminé con pesadumbre y tristeza, por lo que me desconecté por completo. De cualquier manera tenía que prepararme para la clase de meditación con el grupo local, además de que tenía una cita con una pareja que me ha pedido oficiar su ceremonia nupcial.

Tan pronto salí a la calle el cielo azul de la tarde me saludó. Un viento fresco movía las hojas de un naranjo y el niño de en frente jugaba muy animado con su perro.

Caminé hacia la parada de autobús. Observé con atención plena. Una madre hablaba con su hija adolescente sobre los deberes de la escuela. La sonriente dueña de una tienda atendía a sus clientes. Se escuchaba música alegre de una casa. El conductor del transporte iba sumido en sus pensamientos, pero estaba trabajando para llevarme a mi destino sin preguntas y sin oponerse.

Bajé del autobús y miré más personas trabajando, comiendo en un café, más niños jugando.

Tenía algunos minutos antes de la cita, así que fui a una tienda de conveniencia a comprar una botella de agua. Tenía sed. Habían varias personas en fila para pagar y llamó mi atención que antes de mi estaba un mariachi.  Sí, era un músico de algún mariachi que estaba comprando algo para comer.

En la ciudad donde se inventó el mariachi no es extraño verlos por la calle, así que solo miré y esperé mi turno. Mostré mi botella y un billete para pagar, pero la cajera me dijo que no había cambio. Buscó en la caja registradora, en varios cajones y no tenía cambio. Le dije que no había ningún problema y regresé el agua a su lugar. Me regresó el dinero y salí de la tienda.

En la entrada el Sr. Mariachi me detuvo.

—Oye, no te quedes sin agua. Es horrible tener sed— y me entregó las monedas exactas para pagar la botella de agua. Me quedé helado y le expliqué que mi problema no era falta de dinero, sino que solo era falta de cambio en la tienda. De cualquier forma me vería con unas personas en algún café.

Sr. Mariachi insistió con una sonrisa franca y puso las monedas en mi mano.

—Por favor compra tu agua. Luego tú puedes comprar agua para otra persona—, dio la vuelta y se fue. No dijimos nuestros nombres. Regresé a la tienda y compré la botella.

Al salir comencé a llorar de felicidad y humildad. Muchas cosas me quedaron claras.

La experiencia de ser humano incluye miles de cosas que no nos gustan. Siempre ha sido así y siempre lo será. Somos inconformes e ingratos por naturaleza. Es muy fácil engancharse en el mensaje de miedo que nos venden las noticias, resultando en una constante metralla de insultos, desesperación y separación. En todas las eras de la humanidad han habido personas que causan daño, políticos corruptos y conflictos. Desde que nací los medios de comunicación explotan el miedo, distorsionando la mente de la audiencia para mantenerlos enganchados y colocar más publicidad.

Ahora con las redes sociales hay más odio circulando, más separación y es muy fácil deprimirse para convertir la vida en una experiencia miserable.

No estoy diciendo que no hayan cosas para resolver. No soy tan ingenuo. Sólo estoy diciendo que caer en el juego del bully es muy muy fácil cuando no mantenemos la calma y la responsabilidad para actuar. Engancharnos en el miedo se ha convertido en parte de nuestra cultura y necesitamos ver a través de él para poder pensar con claridad.

Hay cosas maravillosas por las que debemos vivir y estar agradecidos: un cielo azul; un sol que volverá a salir mañana para dar calor y más oportunidades; madres que lo dan todo por sus hijos; trabajadores honestos; parejas dispuestas a formar un hogar de ceros.

Todo esto existe y es más trascendente que el miedo mismo. Es la vida expresándose, cultivando más vida, creando y siendo ella.

Somos parte de la vida, tan solo una pequeña expresión y a ella no le importan nuestros problemas o políticas. Si comprendemos esto podremos destruir todo tipo de barrera y regresar a ser Uno.

La Gratitud, Compasión y Generosidad son valores más grandes que tú y que yo. Necesitamos abrazarlos y convertirlos en nuestra religión. Sólo así se puede abrir el corazón para que el servicio a los demás sea la base de la felicidad y para inspirar a los jóvenes. Esta es la manera de solucionar los grandes problemas de la humanidad.

Existe la bondad en el agua de mariachi y no podría estar más feliz.

 

Read More

La razón por la que no podemos ser responsables

 

Antes de leer este post haz una pausa y piensa: ¿cuál es el significado de la palabra responsabilidad? 

En la vida me he topado muchas ocasiones con las frases “es que no eres responsable”, “buscaremos a los responsables”,  “sé responsable de lo que haces”, “es tu responsabilidad hacer esto o aquello“. Varía el contexto y la situación, pero la palabra responsabilidad es parte fuerte de la cultura occidental.

Todos sabemos que necesitamos ser responsables de nuestros actos, palabras, de nuestro cuerpo, de nuestra vida y cuerpo, de votar, de trabajar, de comer mejor. Necesitamos aceptar la responsabilidad que implica ser padres, trabajar, estudiar y pagar la tarjeta de crédito.

Estamos hasta el cuello con la palabra y la detestamos. La rechazamos y hacemos todo lo posible por mantenerla lejos. Esto es porque tenemos un problema profundo con el significado que le hemos dado.

Asumimos que responsabilidad significa obligación, culpa, deuda, lista de pendientes, trabajo forzado, peso, cadena.

Con esta relación tan horrible que llevamos con la palabra, no es sorpresa que nos cause malestar.

Recientemente, mientras estudiaba las Cuatro Nobles Verdades, encontré un viejo texto Rinzai que analizaba la palabra y me pareció tan acertado que cambió la manera en la que pienso:

Responsabilidad es libertad. 

Las raíces latinas son:

Responsum: respuesta.

bilis: sufijo. -que es capaz, -que puede.

Responsabilidad es la habilidad de respuesta que tenemos ante los fenómenos que nos rodean. 

Nuestra mente, nuestro cuerpo, la sociedad… todos los seres vivos tenemos una habilidad de respuesta ante las cosas que pasan en el universo. Si tenemos hambre respondemos buscando opciones de alimento. Si estamos cansados respondemos buscando opciones para sentarnos un momento. Si nos sentimos solos respondemos buscando opciones para acompañarnos. Si hay frío o calor, respondemos buscando la manera de que el clima nos sea más agradable. Ante el peligro respondemos ideando opciones para regresar a la seguridad.

Ser responsables nunca ha sido sobre sentirse encadenado u obligado a hacer cosas. Ser responsable implica la libertad de tener opciones para actuar, de desarrollar esta capacidad de respuesta natural para los seres vivos.

Ser responsables es entender las situaciones sin ceder a la ira o desesperación, para así abrir puertas y forjar puentes que afirmen la vida misma.

Shakyamuni Buda nos marcó un camino a seguir cuando nos dejó las Cuatro Nobles Verdades, pues al entenderlas sabemos que somos responsables de nuestra propia felicidad. Pero no es una obligación, sino es la entereza de mantenerse en calma para ver las millones de alternativas que están en nuestra nariz. No las vemos porque estamos muy ocupados sintiendo culpa y buscando culpables externos.

Vivir con responsabilidad es despertar el verdadero Ser, el que se funde con la vida y que trabaja con ella, no en contra.

Ser responsable es desarrollar la inteligencia para tener una vida plena con base en las múltiples opciones que siempre han estado ahí. En lugar de convertirse en cadena, nos da rango de acción y un sentimiento inigualable de tranquilidad.

Cambiar el concepto de responsabilidad es un koan por sí mismo, pues es nuestra responsablidad (búsqueda de opciones) legítima hacerlo.

Read More