Convierte todos los contratiempos en el Camino (La vida es dura 2 / 7)

 

Los humanos somos quejicas profesionales. Hemos creado una civilización que gira en torno al consumo y la evasión de lo incómodo. No está mal, pues esto genera las condiciones propicias para que nuestra especie se mantenga con vida. Pero nos quejamos todo el tiempo como si la vida fuera una telenovela mexicana.

Cada pequeña cosa que se sale de nuestro esquema de comodidad lo consideramos un obstáculo. Y si se trata de un problema más grande, nos encargamos de expandirlo para que el sufrimiento florezca.

Entonces nos deprimimos y nos derrumbamos para hacernos de una visión super oscura de la vida. Soltamos joyas como siempre es igual, todos son iguales, ya sabía que iba a fracasar, sólo me pasa esto a mi, nadie me entiende y cientos de YO, MI, ME, A MI, MÍO.

Pero al comenzar a practicar Lojong, tomamos frases para su estudio.

Convierte todos los contratiempos en el Camino, es un eslogan que nos hace conscientes de lo mucho que nos quejamos y de la poca paciencia que tenemos ante las situaciones de la vida.

Al meditar con estas palabras entendemos que la paciencia y la constancia son esenciales para el crecimiento y para que la vida misma pueda continuar. De igual manera, la mente y el corazón necesitan estar abiertos al aprendizaje que tienen todas las situaciones que vivimos.

Hay que resaltar que la frase no usa la palabra problemas; dice contratiempos. Esto es por la poderosa razón de que los problemas (o el fracaso) no existen.  El 100% de las veces somos nosotros los que transformamos una situación de la vida en un problema.

Si miramos la naturaleza con ojos honestos veremos que no existe un solo problema. Seguro, hay tormentas, volcanes y terremotos, pero son parte de la vida misma. Vida, muerte y movimiento… todo es la Madre Tierra que respira y se manifiesta de la misma forma que lo hacemos nosotros.

Es ante la mente humana que las situaciones se vuelven problemas porque vivimos abrazados a nuestra fantasía de control. Entonces, al llegar un contratiempo, perdemos la cabeza.

Pero, ¿y si en lugar de sufrir, usamos las situaciones para aprender y crecer? Esto se logra entendiendo que en la vida es impermanente y dinámica. Una persona sabia no es la que hace mejores planes, sino la que se sabe adaptar mejor a los cambios. Charles Darwin llamó a esto la supervivencia del más apto.

Así pues, si mira hacia  tu pasado vas a poder ver que todas las veces que te has adaptado, sales adelante y aprendes. Mejoras. Todas las veces que te abrazas a una fantasía o a un plan, sufres.

Convertir todos los contratiempos en el Camino nos abre la puerta a la tranquilidad y al aprendizaje.

Todos los posts de esta serie los puedes ver aquí.

Read More

Seis frases budistas para salir adelante (La vida es dura 1 / 7)

La vida humana es dura y no hay lugar para negociación. Desde que nacemos estamos en constante lucha por aprender, por asegurar nuestra posición en la manada y desarrollar la personalidad. Vamos creciendo y estamos en contra del ecosistema, de otras personas y comenzamos a interesarnos en llevar vida de pareja. Al volvernos adultos tenemos todo en contra, pero lo queremos todo.

La vida es dura y llena de obstáculos. Hay lugares a los que ir, cosas por tener y títulos por ganar. Esto crea dukkha, insatisfacción que se vuelve infelicidad y confusión.

Pero al mismo tiempo, dentro del caos que puede resultar la existencia moderna, hay paz. Existe acceso a la aceptación a la tranquilidad y siempre hay salida a todo lo que nos causa conflicto. De hecho, contemplar el conflicto mismo es un camino seguro a la paz interna.

Chocobuda, estás mal de la cabeza. El conflicto no es paz. ¿Cómo estar tranquilos si el gobierno/mi pareja/mi jefe/mi madre/si el clima está (inserte materia prima para la angustia aquí)?

El budismo nos presenta una solución efectiva a todo lo que nos vuelve infelices, y esa es una gran noticia. El problema es que no es una píldora mágica que quitará el pesar de nuestros corazones. Y no es que el zen resuelva los problemas, no. La práctica zen nos regresa la calma para poder ver salidas y opciones que estaban bloqueadas por el berrinche.

Al llevar una práctica constante de zazen y de estudio del dharma, tenemos las herramientas para poder manejar todo lo que nos atormenta. No es necesario transformarse en monje budista para vivir de este lado del dharma, por supuesto.

La cultura actual nos nace huir de todo lo que no nos parece placentero. Evitamos los problemas a toda costa. Pero ¿y si estamos equivocados con esa actitud? ¿Qué pasaría si en lugar de salir corriendo, abrazamos los problemas? ¿Y si los problemas mismos fueran solo creación de nuestra propia mente?

El budismo nos abre la puerta a vivir en paz con todo lo que pasa,  aun en las situaciones más duras.

A veces es tan simple como comenzara a leer de forma correcta frases y citas de maestros budistas. Por esta razón decidí presentar una pequeña selección de 6 frases budistas que nos ayudan a salir adelante cuando las cosas se ponen oscuras.

Esta práctica se llama Lojong y nació en Tibet gracias al maestro Chekawa Yeshe Dorje (S. XII). Trata del estudio y contemplación de frases clave que nos crean consciencia de la calidad de nuestra propia mente ante las situaciones de la vida. El propósito es liberarnos de los obstáculos que evitan que desarrollemos bodaishin (bodhicitta), la mentalidad del bodhisattva.

Por contemplación me refiero a leer una frase y sentarnos a practicar zazen con ella por algunos días, soltando todo tipo de pretensión sobre comprenderla a fondo.

La colección completa consta de 59 frases, pero aquí solo hablaremos de la Transformación de Circunstancias Poco Afortunadas en el Camino a la Iluminación. Al final de esta serie de posts con toda certeza no seremos seres iluminados, pero sí más tranquilos.

En una serie de 6 entradas escribiré sobre las frases:

  1. Convierte todos los contratiempos en el Camino.
  2. Conjunta todas las culpas en una.
  3. Sé agradecido con todos.
  4. La confusión es Buda. Practica la Vacuidad.
  5. Haz el bien, aléjate de lo maléfico, aprecia tu locura, pide ayuda.
  6. Todo lo que encuentras es el Camino.

No es raro escuchar de los maestros budistas que el camino a la felicidad comienza cuando cambiamos nuestra relación con los fenómenos y con nuestra propia mente. Este es un buen lugar para dar el primer paso.

Todos los posts de esta serie los puedes ver aquí.

Read More

Feliz cumple, querido Buda (Vesak)

 

En muchas tradiciones budistas del mundo el mes de mayo es importante porque celebramos Vesakha, Wesak, Vesak, Buda Purnima o cualquiera de los muchos nombres que el cumpleaños del Buda lleva.

No sabemos el día exacto del nacimiento de Shakyamuni, pero en el Concilio Mundial de Budistas celebrado en Sri Lanka en 1950, se decidió que se festejaría en la primera luna llena de mayo. Sin embargo la fecha cambia en cada país, dependiendo de sus tradiciones regionales y cultura. En Japón, por ejemplo, la festividad se llama Hanamatsuri y se observa en abril.

Pero independientemente de la fecha precisa, Vesak un día en el que la comunidad budista se regocija y se une para recordar el cumpleaños de nuestro Maestro Shakya-sama.

Los festejos cambian de acuerdo a cada lugar y persona, así que no hay una guía oficial para este auspicioso día. La única constante es que ponemos atención especial en nuestra práctica de compasión y generosidad.

Y es que Wesak es una celebración triple del nacimiento, iluminación y muerte del Buda. Todo en este universo nace, florece y trasciende a su propia naturaleza, regresando al flujo de la vida.

Celebramos el nacimiento de todo. Cada idea, cada sentimiento, cada ser vivo, cada momento tienen su punto de origen y se une con millones de otros nacimientos.

Todo lo que conforma el universo llega a un punto máximo de desarrollo. Ya sea una mariposa, la tristeza, la historia humana; absolutamente todo alcanza un apogeo…

Para luego envejecer, enfermar y reunirse con el Universo mismo, del que jamás ha estado separado.

El Buda era un hombre normal que creció, alcanzó la iluminación y trascendió por medio de sus enseñanzas. Dos mil quinientos años después siguen haciendo ondas en el tejido de la existencia.

 

¿Cómo celebrar Vesak?

En el Grupo Zen Ryokan (comunidad de este blog) tomamos el ejemplo del Buda: ayudamos a los demás, vemos por su felicidad. Donamos tiempo o dinero a causas nobles. Salvamos animales, plantas e insectos. Damos alimento y cobijo a los seres que lo necesiten. Apoyamos con donativos y alimento a nuestros maestros y monjes.

Limpiamos y decoramos nuestros altares con flores frescas y embellecemos el aire con inciensos de tonos de madera. Encendemos velas que simbolizan la iluminación y el dharma.

Y guardamos silencio en respeto y contemplación. Nos sentamos en zazen con dignidad y respeto a todos los maestros que nos preceden y nos han dejado sus enseñanzas. Entendemos que Buda y todo lo que nos rodea es un solo ser, perfecto e indivisible.

Feliz Vesak 🙂

 

Read More