Hikari, taller de meditación y autoestima 2017

 

Hikari: luz, brillo, reflejo

Muchos llevamos la imagen propia como si fuera una carga para nosotros y para el mundo. Pensamos que no valemos, que no aportamos nada y odiamos nuestro cuerpo. Nos castigamos estando aislados en un estado de crítica personal destructiva de tiempo completo.

Así el resentimiento contra las personas felices crece. Nos comparamos con otros y juzgamos de forma negativa todo lo que somos y hacemos. ¡Nos convertimos en nuestros verdugos!

Entonces las relaciones personales sufren, así como nuestro trabajo y vida intelectual. Desarrollamos enfermedades físicas y depresión,  lo cual hace que los demás huyan de nuestro lado. Sentimos que vamos a la deriva, sin rumbo y cada vez más hundidos.

La mala autoestima es como un tumor que si no atendemos, evitará nuestro crecimiento y será la fuente de toda nuestra infelicidad.

Cuando más oscuro parece el camino, un destello interno nos dice que debe haber una salida a todos los sentimientos destructivos creados por la mala imagen que tenemos de nosotros mismos. Algo que nos haga sentir mejor. ¡Y la hay!

Mejorar la autoestima es un trabajo cotidiano que comienza con dejar ir los pensamientos negativos para calmar la mente y poder vivir con compasión. Así dejaremos de culpar a factores externos y comenzaremos a tomar el control de nuestra percepción.

La meditación es una práctica fundamental que no tiene edad, religión ni clase social. Es una actividad natural al ser humano con la que podemos observar nuestro lenguaje interno, para poder convertirlo en acciones que afirmen nuestra vida.

Por eso creamos Hikari, el taller de autoestima y meditación.

Me interesa

Read More

Baja auto estima en el budismo

Getty Images.

 

El otro post hablamos muy ligeramente sobre la postura del budismo sobre la baja auto estima. Partiendo de la enseñanza de que el ego es una ilusión (anatta), entendemos que no hay nada que arreglar.

Entonces si todo es fantasía… ¿por qué duele tanto tener baja auto estima?

La ilusión de ego es útil para la supervivencia de la especie. Tener ego es lo que nos hace levantarnos por la mañana, buscar alimento, cuidar la higiene, dormir, estudiar y nos integra con el grupo de micos ruidosos llamado sociedad.

Tener ego nos hace formar parte útil de la manada, pero al mismo tiempo nos separa de ella. El ego nos hace entender la diferencia entre lo que nos gusta, lo que queremos alejar y cultiva la personalidad. Por ego  pensamos que lo merecemos todo, que no debería existir dolor alguno, que las personas deberían actuar de acuerdo a nuestra imaginación.

La mente divisoria que nace del ego es la que crea las diferencias entre YO y lo que NO SOY YO. Yo tengo manos y pies, pero tus manos y pies no son las mías. Yo tengo mis sentimientos, pero no son los tuyos. Yo tengo mi equipo deportivo favorito, y tú el tuyo.

Esta separación también nos impulsa a estar comparándonos con los demás. Todo el tiempo. Y esto no para. Nos contamos historias de cómo deberíamos ser, de cómo no deberíamos ser y odiamos al que tiene más o se ve mejor. Desesperados buscamos ser felices con estímulos externos y dejamos de cultivar una buena relación con lo que ya tenemos.

Bajo la mirada del budismo, sabemos que todos los seres vivos tenemos la capacidad de ser felices, de prosperar y de participar en el gran esquema cósmico de la existencia. Todos tenemos el mismo potencial como partes de un Ser Absoluto.

Si entendemos que somos parte de algo más grande y maravilloso; si nos vemos no como reyes de la creación, sino como células de un organismo más grande, podemos sentir las conexiones sagradas que tenemos con todo.

Tú no eres tú. Tú eres una acumulación de la comida que te has comido, del conocimiento que has adquirido, de las vidas del pasado y del presente que lo han dado todo para que estés aquí ahora.

Tú eres importante, necesario, amado. Eres parte de un sistema que baila con una música que no puedes escuchar, pero que suena en cada latido de nuestros corazones.

Nunca has estado solo. Nunca has tenido algo como mala auto estima porque desde el momento que lees estas líneas, estás sentado en el cariño que le tienes a tu mente, a tu intelecto, a tus relaciones personales.

Jamás… JAMÁS te has dejado de querer porque por el simple hecho de estar hoy aquí significa que tienes alimento, aire, higiene, servicios, conexiones… y aunque no lo veas, todo ello lo mantienes funcionando porque estás vivo.

Eres un mono más entre millones, pero al mismo tiempo tienes el potencial de ser un buda. Siempre lo has tenido.

Ahora hay que trabajar juntos para que lograrlo.

 

 

Read More

Baja auto estima ¿Y eso qué demonios es?

 

Hace tiempo leí una anécdota del SS Dalai Lama sobre sus primeras visitas a Estados Unidos, en los 80’s. No recuerdo la fuente y tampoco sé la veracidad de la anécdota, pero supuestamente dio una conferencia en alguna universidad en donde le preguntaron cómo hacía el budismo para tratar la baja autoestima.

Su Santidad se quedó estoico y tuvo que consultar con sus traductores, pues no comprendía la pregunta. Luego de unos minutos de discusión, el Maestro dijo que en el budismo no hay tal cosa como autoestima.

Autoestima es un concepto occidental para explicar la relación que tenemos con nosotros mismos, pero en el budismo la autoestima no existe pues sabemos que el ego es solo una ilusión.

Desde el momento que se usa la palabra auto (uno mismo, por sí mismo), estamos en contra del dharma. Ya sea dharma budista, yogi, sikh o hinduista; las filosofías asiáticas antiguas sabían y promueven que el YO es una fantasía que nos lleva al sufrimiento.

Justo porque sabemos que el ego no existe, es la razón por la que no sabemos cómo tener una relación amable con él. ¿Cómo relacionarte con algo que no es real?

Sin embargo somos occidentales y estamos desesperados por mejorar la autoestima. La buena noticia es que es completamente posible tener una mejor relación con uno mismo. La mala es que requiere trabajo de introspección y tocar la espiritualidad.

La baja autoestima es un problema permanente para muchos de nosotros, pues no hay nada que hagamos que llegue a las expectativas de lo que IMAGINAMOS que los demás esperan de nosotros.

Tener baja autoestima es doloroso, nos confunde y queremos escondernos en un hoyo para que la vida pase por encima sin notarnos. En ese proceso estamos en constante revisión de nuestros errores y omisiones para castigarnos por ello.

Éste castigo comienza con nuestro lenguaje interno. En la mente creamos críticas, comparaciones, envidias y nos evaluamos todo el tiempo. Si por alguna razón hacemos algo bien, nos esforzamos en buscar lo malo para poder seguir sufriendo cómodamente. Si hacemos algo mal, entonces justificamos el discurso destructivo con argumentos devastadores como ya lo sabía o siempre me pasa esto. 

Pero, ¿qué son todos estos artilugios de tortura que la mente nos lanza? ¿Qué es todo ese ruido que no nos deja tranquilos?

Son sólo historias. Ficción pura.

El problema es que son tan fáciles de procesar y tan pegajosas, que las tomamos y nos las clavamos en el corazón. Pa’que duela, dicen en mi pueblo.

La mente crea cuentos y expectativas de cómo deberían ser las cosas y cómo deberíamos ser, para luego contrastar con lo que creemos que los demás esperan de nosotros. Debido a que las fantasías y cuentos mentales jamás empatarán con la realidad, entonces fallamos una y otra vez. Así sucesivamente, hasta que nuestra percepción personal se va corroyendo y se pudre por completo.

En la mayoría de los casos que conozco (y en mi propia vida), los problemas de autoestima son el resultado de las palabras que nos decimos a nosotros mismos.

Si todo el tiempo te dices feo, te verás feo y te comportarás como feo.

Si todo vas por la vida llamándote tonto, la inteligencia en efecto te abandonará y tu existencia será una sucesión de errores.

Cuidado con lo que te dices, porque te estás escuchando; dice una sabia cita.

Para la psicología budista la baja autoestima se manifiesta y se nutre del lenguaje interno, pero su raíz es mucho más profunda.

Todo este lenguaje de violencia y maltrato personal tiene su punto de origen en el hecho de que no practicamos la compasión.

Nuestra cultura ha dejado la compasión de lado y la cambió por un iPhone. Tapamos los huecos existenciales con objetos y apps, para olvidar que la benevolencia es un poder supremo que mueve al universo.

Entender que todos los seres vivos pueden sufrir es un buen inicio para entender compasión. Pero además es necesario dejarnos en claro que también nosotros somos seres vivos, ergo sufrimos. Y lo hacemos aún más cuando los ataques vienen desde adentro.

Vernos a nosotros mismos desde afuera, con amor y compasión, nos da el impulso para querernos un poco más y poner atención a nuestro lenguaje interno.

Por supuesto, no se tiene que ser un orador motivacional para lograrlo. Es cuestión de sentarse en silencio por unos 20 minutos diarios a ver pasar los pensamientos sin aferrarse a ellos.

Sí, eso es meditación. Y es una de las medicinas máximas para comenzar a quererse un poquito más.

Pronto escribiré más sobre el tema. ¿Tienes problema de autoestima? ¿Qué te ha resultado para mejorar? ¡Comparte en los comentarios!

Read More