Truco minimalista: La caja mágica [Chocobudix, el Magnífico]

Posted by on enero 25, 2011 in Minimalismo | 16 comments

Las luces del escenario se encienden, se abre el telón y aparece un hombre vestido de etiqueta. Porta en la cabeza un turbante color oro.

Hola, mi nombre es Chocobudix, el magnífico. Gracias por estar aquí. Esta noche tengo dos trucos para ti.

El primero es un truco donde demostraré mis capacidades místicas de visión remota. Esto lo aprendí cuando una tribu de monjes locos en los Himalayas me secuestró y me enseñó el secreto arcano de las palabras de poder Gungagulunga Gunga Gulungalunga. ¡Les advierto! No intenten repetirlas porque sólo traerán la mala fortuna del consumismo a sus vidas.

Así que pido silencio absoluto. Nadie escriba más. Nadie hable más.

El hombre se concentra, cierra sus ojos, pone los dedos índices en las sienes y respira profundamente. Los segundos pasan largos mientras los espectadores se preguntan qué pasará.

Puedo ver… con la concentración que los monjes lunáticos me transmitieron… puedo ver la siguiente verdad absoluta… espero que estés listo… Aquí va la verdad suprema de tu vida… La veo claramente:

Tu armario, cajones, libreros, mesas de centro, cocina… ¡todo está lleno de basura!

Tienes cosas que no necesitas, basura que has ido almacenando a lo largo de los años. Tienes libros obsoletos de la universidad, ropa que te dejó de quedar en los tiempos de los Bee Gees, la taza cuarteada que te regaló la abuela, la envoltura del chicle que te dio tu amiga en la primaria, el recuerdo del bautizo de tu sobrino que tiene cara de Chucky.

Con el poder de mi mente veo plumas con tinta seca, lápices mordidos, figuras de porcelana, cuadros que sólo guardan el polvo… Y en la cocina veo cazuelas que ya no usas, cucharas y sartenes que dan pena y que no tocas hace años.

Tu vida está llena de cosas. Cosas que no necesitas y dejaste de usar. Cosas que acumulan polvo, que no limpias y que forman parte de tu entorno hace tanto tiempo, que ni siquiera te das cuenta que siguen ahí.

Pero así como acumulas cosas y te aferras a ellas, así está tu mente. Con apegos y sentimientos que no te puedes quitar de encima. Con deseos antiguos, con aversiones que no has manejado y que se quedaron ahí, formando un tumor mental que no duele, pero estorba.

Con mis poderes místicos de visión remota, veo que tu vida está llena de basura.

El hombre abre los ojos, baja los dedos de las sienes y respira.

La multitud se queda en silencio, como para saborear las palabras que el gran mago acaba de decir. De pronto, a la derecha, alguien comienza a aplaudir. Un segundo después, toda la sala estalla en aplausos.

Chocobudix, el Magnífico agrade con reverencias a toda los asistentes.

Gracias, gracias.

Ahora para mi siguiente y último truco de la noche, presento para ustedes el misterio, la fantasía, lo esotérico, lo enorme, de este truco que aprendí en Lejano Oriente.

Ejecutaré el mundialmente famoso truco de La Caja Mágica. Pero antes quiero que guardes el secreto porque este truco es tan maravilloso, que lo puedes ejecutar tú mismo en casa.

Se escucha música de marcha en toda la sala, una asistente del mago sale al escenario, empujando una caja de cartón.

Esta es mi caja de cartón. Y es mágica. En ella se guarda todo lo que me sobra y todo lo que no necesito.

Y el truco consiste en seguir los siguientes pasos:

Pon una caja de cartón grande y vacía en la entrada de tu casa.

Ahora ve a tu armario. Revisa todo. Y lo que no utilices desde hace 1 mes, ponlo en la caja.

Luego ve a la cocina. Revisa cajón por cajón. Seguramente encontrarás cosas que no usas hace más de 1 mes. Pon todo eso en la caja.

Ve a tu librero y revisa. Hay libros que no abres hace 1 año. Ponlos en la caja.

Así, revisa toda tu casa. Cajones, estantes, herramientas, escritorio. Todo lo que no uses desde hace 1 mes, ponlo en la caja.

Y ahora viene la parte difícil.

El mago hace una pausa dramática, mientras ve hacia el infinito.

Cuando la caja esté llena, la vas a dejar ahí mismo, en la entrada de tu casa por un mes. Sí, escuchaste bien. Por un mes.

Y con mis poderes místicos puedo ver que durante 1 mes no necesitarás nada de lo que está en esa caja. Ni siquiera lo extrañarás porque si no lo has usado durante 1 mes, significa que no lo necesitas en realidad.

Al final del mes te darás cuenta que hay más espacio en toda tu casa, todo es más fácil de limpiar, no hay tanta saturación y podrás ver toda la basura que has acumulado en tu vida.

Y te preguntarás, ¿pero qué pasará con la Caja Mágica?

Eso depende de ti. Puedes donarla, tirarla a la basura, mandarla a reciclaje, dar lo que sirva a gente que lo necesite… lo que sea. Lo importante es que esa caja salga de tu casa.

Y con esto… ¡KAPOOM! ¡Toda la basura de tu casa desaparecerá!

Y para terminar, el gran final. Te doy el consejo supremo: repite el truco de la caja mágica cada año.

Los espectadores están en silencio total por varios segundos para después dar una ovación de pie al gran mago.

En el teatro se escuchan aplausos, silbidos y gritos de ¡Bravo!

Gracias, querido público. No olviden que estaré aquí hasta el próximo fin de semana y si tienen alguna fiesta infantil o minimalista, Chocobudix, el Magnífico, puede ir a dar otro gran espectáculo.

468 ad
  • Me gustó, aunque el tratamiento no tanto.

    Es un tema interesante: mientras iba leyéndolo, iba viendo las cosas que no he usado en algún tiempo y que están ahí, guardando polvo.

    Este artículo llama a hacer una limpieza de primavera como lo acostumbran en EEUU.

    Habrá que ver cuántas cajas armo.

    • Morex

      Sí, la idea es muy parecida al spring cleaning, pero creo que dentro del contexto minimalista va mucho más lejos porque también se trata de dejar ir las cosas. Este ejercicio sirve a dos propósitos: sacar la basura de tu casa, pero también desapegarte de ella.

      Y sí, es impresionante la cantidad de cosas que uno va almacenando. Cuando hice este truco, salió todo un camión de mudanza!

  • marelig

    me encantó!!

    lo fui visualizando y me hizo sonreír….

    desde siempre sentí la necesidad de una vida minimalista en todo sentido, ya había escuchado la palabra (minimalismo) pero ahora la entiendo, creo que este el tiempo indicado y maduro, justo cuando puedo asimilarlo…

    Felicidades por tu blog, y por lo que aportas, me gusta leerte, lo comparto…. Enhorabuena y adelante!!

    Cómo llegué hasta aquí….. una compañera de ofi me pasó un presupuesto de gastos mensuales de blogylana, despues de unas semanas de usarlo visité ese blog, y de ahí a muchos otros, tan interesantes y enriquecedores…. bueno esto fue a manera de referencia. De nuevo, GRACIAS….

    Lo de la caja es de lo más práctico, le dedicas un tiempito y tienes ubicado lo que va pa'fuera…

    Buen día 🙂

    Tan tan

    • Morex

      Hola marelig. Fíjate que sí, el minimalismo sólo puede llegar a tu vida cuando tienes ya un buen nivel de madurez como para entenderlo. Lamentablemente son los jóvenes los más susceptibles de influenciar por los medios para comprar basura que no necesitan; a parte de que hay un rollo de pretensión muy fuerte en nuestra cultura.

      Los jóvenes son los que buscan su identidad por medio del consumismo. Es triste, pero es la manera en la que nuestra civilización está planteada.

      Así que el minimalismo llega cuando eres más adulto y comprendes que el tener por placer es simplemente anti humano.

      Gracias por leerme. Bienvenida al Chocobuda.

  • Hola Hermano:

    ¡Caray Morex! En verdad que la idea del Chocobudix es genial, en verdad voy a tomar en cuenta los ejercicio aquí plasmados, veo con gusto que la posibilidad de crecer el Minimalismo es infinita, el punto medular es tener sólo aquello que necesitamos.

    Muchas veces el apego material es muy fuerte, pero realmente la vida con menos cosas nos permite tener libertad de espacio, cosa que si no hemos experimentado, no comprendemos en esencia.

    Excelente artículo.

    Saludos

    Omar Carreño

    • Morex

      Exacto! La idea siempre es vivir con lo que necesitamos. El problema es que siempre le agregamos una carga emocional a los objetos. Pensamos líneas como: "Esto lo voy a guardar porque es el recuerdo de mis vacaciones".

      Y así empieza. Va guardando uno cualquier cantidad de cosas inútiles.

      Tener menos objetos hace que tu casa se vea mejor, más amplia y limpia. Además de todo, se convierte en un hogar sin saturación, que es todo un regalo al vivir en estas mega ciudades.

      Abrazo!

  • Saramaria MR

    Woooow, me encantó… de profesión soy diseñadora gráfica, sin embargo desde hace ya varios años me encanta el interiorismo, y soy creyente de que el diseño interior no es solo que las cosas se vean bonitas… es crear espacios armoniosos y confortables, lugares en dónde querer estar y sentirse bien… y bueno, la caja mágica viene de maravilla… me encanta el minimalismo (y no ese que todos creen que es frío y vacío)… no, el minimalismo de tener lo necesario, que te guste, que te funcione, que ocupes, que te haga sentir bien.

    Definitivamente creo firmemente en el minimalismo como una forma de vida.

    Felicidades por tu blog, en verdad es un gran descubrimiento.

    • Morex

      Hola, Sara!

      Yo también soy diseñador gráfico. Para llegar a este punto minimalista en mi vida, me sirvió mucho estudiar el valor que tienen los espacios negativos en el plano gráfico. Desde que comencé a trabajar con clientes, me di cuenta de la necesidad que existe en la psique colectiva de atascar los planos con información innecesaria.

      En un cartel quieren incluir tanta basura, que su mensaje se diluye entre color, imagen y tipo. Así que ahí empezó todo para mi. Comencé a explorar formas de comunicación más efectiva y me funcionó. Claro que a mis clientes no, pero aprendí.

      Y coincido, el minimalismo no es frío. Todo lo contrario. Es un estudio concienzudo del uso del espacio vacío como metáfora principal de tu necesidad de espacio vital. Puedes tener mucho color y armonía con un muro plano.

      Gracias por leerme. Bienvenida al Chocobuda.

  • MARIA AIDA

    umh¡¡¡¡¡¡¡¡¡ a caso tines cámara web? porque ya me descubriste.

    ese ejercicio de la caja lo llevo de una manera más ligera, así como la hormiguita.

    fuera de la casa tengo 4 cajas (es una bendición tener un patio grande) en una van las botellas de PET, en otra…. los periodicos y papeles que han de reciclarse, en la tercera van los envases de vidrio y en la última, ropa que ya no le queda a la familia y ha de regalarse.

    voy aligerandome la vida, gracias por fomentarlo.

    • Morex

      Felicidades!! WOW! Deberías tomar algunas fotos para publicarlas aquí! Me encantaría hacer un artículo de seguimiento de la Caja Mágica.

      Sí, por desgracia también vamos coleccionando botellas y papeles. El tener un lugar en casa designado para ellos me parece una magnífica idea. Gracias por compartirla!

  • Perla

    Muy bueno!!! es muy agradable empezar el día leyéndote. 🙂

  • Hola Morex,

    Me ha gustado mucho la sabiduría que nos ha trasmitido Chocobudix el Magnifico.

    Es un buen comienzo para vaciar mi armario y quitar un montón de ropa que conservo por si …

    Un saludo,

    Inma.

  • Augusto Somers

    Lo hago hace años, pero con la gran diferencia que nunca me deshago de las cajas.

    No puedo soportar la idea de perder un objeto que fue parte de mi historia, me duele.

  • Pingback: Bienvenida la primavera. ¡A limpiar! | Choco Buda()

  • Te he encontrado recientemente, nunca antes te había leído, pero he dedir que… chapó!!

    Muchas gracias por cada cosa que escribes y hasta ahora con dos o tres post me has aportado… muchas gracias!!

    Saludos,

    Carla

    • Morex

      Hola Carla!

      Muchas gracias por tus palabras. Eso hace que el Chocobuda siga siempre adelante.

      Bienvenida y no dudes en escribirme si tienes comentarios o preguntas.

      Abrazo!

  • Dulce M Hernandez

    (y)