L de libertad [El Abecedario del Choco Buda]

Posted by on febrero 24, 2011 in Budismo, Vida | 4 comments

“Así como en el océano hay un sólo sabor, el sabor de la sal; así en esta doctrina y disciplina hay un sólo sabor, el sabor de la libertad”. El Buda.

La libertad es uno de los conceptos filosóficos que más atención han tenido a lo largo de los tiempos.

Responder preguntas como ¿Somos realmente libres? ¿Estamos en posición de tomar decisiones sin afectar a nada? ¿La libertad es real o es sólo una ilusión? ¿Somos libres de hacer lo que queremos?; ha mantenido ocupados a los filósofos por siglos.

La libertad existe, a pesar de las cadenas, a pesar de la presión social y es completamente posible cosecharla.

Recuerdo muchos ejemplos como el de Nelson Mandela o más recientemente, el de Aung San Suu Kyi, quienes pasaron años encerrados en una prisión, pero sus mentes jamás pudieron ser encarceladas. Fueron libres, creativos y motivados por el espíritu indomable de una mente en constante desarrollo.

Si la libertad la llevamos dentro y todo mundo puede obtenerla, ¿entonces porqué nos empeñamos en ponernos cadenas de sufrimiento y posesiones?

Veo cómo la gente sufre porque no tiene un mejor auto, porque tiene que pagar deudas, porque quiere el mejor gadget o porque no puede comprar un abrigo de diseñador.

Hay quienes se la pasan muy mal y se hacen heridas profundas al apretar más las cadenas del pasado. También tenemos personas que se amarran más y más lastre con las preocupaciones del futuro.

Y en general es bastante triste ver que en una era donde la información fluye en todos sentidos, es cuando más buscamos estar atados y lastimarnos más y más.

Sin embargo, la libertad existe. Es real y palpable. Sólo que está dentro de nosotros mismos.

Ser libre no es sólo un concepto que esté en un libro. Es un camino de vida, una filosofía y, sobre todo una responsabilidad.

Somos libres cuando podemos ver la vida sin apegarnos a las personas o las cosas, cuando trabajamos para mejorarnos y para ayudar a los demás.

Ser libre es el compromiso de llevar en el corazón la flama del intelecto y transmitirlo a todo mundo.

Somos libres cuando tendemos la mano a quien lo necesita y los ayudamos a obtener la libertar.

Sin importar el dinero que tengamos, los bienes materiales, las relaciones que cultivemos; ser libre es la expresión de los seres que pueden ver el mundo como un libro en blanco en el que escribirán su historia.

Vivir para ayudar. Eso es libertad.

Para romper las cadenas hay que nos detienen, hay que ver para adentro y actuar sin miedo. Siempre.

  • Como dicen los americanos: Word!

    Vivir para ayudar debería de ser la misión de todo ser humano: en el desprendimiento está el crecimiento, la evolución.

    Que diferente sería el mundo si la gente pensara y más importante, actuara, de esa manera sin perseguir objetivo mezquinos.

    En fin. Empezaremos con uno mismo.

    • chocobuda

      Es increíble lo libre que se es cuando se pone algo de esfuerzo para ayudar a los demás. Y la palabra clave es generosidad. Cuando uno sale del loop del yo-yo-yo, la vida se vuelve mucho más amable.

  • Así es, la libertad (o la falta de) está en nuestras mentes. Y si somos capaces de ponernos barrotes a nuestras mentes, también somos capaces de quitarlos, todo depende de si decidimos seguir la corriente o buscar la nuestra propia. Con el tiempo, el esfuerzo es menor al romper los barrotes, porque seguir la corriente de los demás es ir en contra de la propia, cosa que resulta agotadora y penosa..

    • chocobuda

      Para romper los barrotes hay que ser libres por adentro. Es por eso que tenemos herramientas porderosísimas como el dharma!