El mito más grande de la meditación [Ve al médico]

Posted by on abril 28, 2011 in General, Meditación, Vida | 24 comments

El día de hoy no habrá filosofía ni minimalismo. Hoy sólo tengo sentido común y quiero dejar algo muy en claro, a pesar de que siempre que hablo de la meditación, lo menciono.

La meditación no es magia.

No es un reemplazo para la medicina basada en evidencia científica. Y no es un sustituto para atención psicológica o psiquiátrica.

Si estás enfermo, tienes dolor o síntomas que te hacen sentir mal, VE AL MÉDICO.

Si llevas años con depresión, enojo o angustia, VE AL PSICÓLOGO.

Esto viene porque ayer vía Twitter sucedió este intercambio:

—-

@lectorX:  ¿Los dolores físicos también se pueden ir con la meditación? ¿Tienes algún consejo? ÚRGEME MUY EN SERIO

@chocobuda: Ve al médico.

@lectorX: Los Doctores me dan mas miedo que “El Coco” y los impuestos juntos

@chocobuda: No importa. Ve al médico. La meditación no es magia.Ve al médico. Ve al médico. Ve al médico. ¿Mencioné que tienes que ir al médico?

—-

Es una pena que todos los sistemas de sanación pseudocientífica que están ahí afuera implanten la idea de que la mente es más poderosa que las enfermedades y que una sesión de meditación sea más poderosa que el dictamen de alguien que ha pasado al menos 10 años estudiando medicina científica.

Y es que es así de simple. Si algo duele, si hay algún síntoma que no habías sentido y que necesita atención, acude con un profesional para que te de un diagnóstico y tratamiento.

La medicina natural, la sanación, la homeopatía, las auras, acupuntura, chakras, herbolaria, visualizaciones angelicales, flores de Bach, cuarzos y cristales, estampitas de San Plátano; todas estas disciplinas son un hobby que nos hace creer que las ideas fantásticas nos van a curar.

Pero el mundo aun tiene que ver que unos imanes en la oreja o un té curen una infección de muela, mal Gaucher,  la diabetes o el cáncer.

La foto que presento abajo está tomada cerca de mi casa. Es un consultorio donde dan tratamientos basados en fe. No me quiero ni imaginar cuántas víctimas han habido con semejantes médicos y tratamientos.

Y aquí va una historia de personas cercanas a mi. Había una vez un bebé que estaba enfermo. Su madre desesperada, salió a mitad de la noche a buscar ayuda con una vecina. En un momento de inteligencia, la vecina le dijo que no llevaran al bebé al hospital, sino que con otra vecina que se dedicaba a la herbolaria.

La vecina hierbera le dio al pequeño un té de una mezcla mágica y dijo que estaría bien a la mañana siguiente.

El bebé murió unas horas  después y la madre terminó en prisión por homicidio negligente.

Claro que la herbolaria no tiene nada que ver con la meditación, pero lo que sí puedo asegurar es que la ignorancia y la pseduociencia matan.

Creo que con esto hago muy claro mi punto: la meditación no es medicina y tampoco es un remedio mágico.

La meditación es un proceso mental por el cual estamos conscientes de nuestra existencia, nuestro cuerpo y ganamos tranquilidad para una mejor toma de decisiones. Con ella estamos en calma y con menos tensión, lo cual ayuda a una buena salud.

Y ya que estamos en esto:

Con la meditación no se puede entrar en contacto con dioses, hadas, ángeles, duendes, chaneques y de más criaturas imaginarias. No sirve para mirar a vidas pasadas.

Supongo que me va a llover basura por todos los fans de la medicina holística, así que para eso están los comentarios acá abajo. Pásele a lo barrido.

  • Parece que siempre hace falta recordarnos eso, lamentablemente a muchos nos da miedo enfrentar lo que pueda decir el médico y preferimos ir con la doña que nos va a dar un té, pero que no nos va a dar un dictamen y que tampoco nos va a preguntar nada…

    sospiro.

    • Morex

      Eso es cierto. A veces no podemos afrontar y buscamos remedios mágicos para curarnos, cuando lo que necesitamos es poner atención a nuestra salud.

      Es justo ahí cuando llegan charlatanes a querer apoderase del dinero del desesperado. Es triste.

  • Me pongo de pie y aplaudo a rabiar.

    Uno supondría que en el 2011, las personas se tomaran en serio sus dolencias físicas (en las cuales incluyo los trastornos, en menor o en mayor grado, mentales) y acudir a un ESPECIALISTA (así, con mayúsculas) en la materia.

    Es como si mi carro lo llevara a afinar con una señora que vende quesadillas en el mercado.

    No le atribuyamos a las cosas que hacemos, física e intelectualmente, más características que las que realmente tienen. Hacer lo contrario, en la mayoría de los casos, puede tener consecuencias fatales.

    Un saludo.

    • Morex

      “Es como si mi carro lo llevara a afinar con una señora que vende quesadillas en el mercado.”

      JAJAJAJA Sin duda. Cuando le atribuyes poderes a un té o a una señora que “soba” y hace brujerías, estás poniendo la salud en riesgo.

  • El gran problema supongo, es que la gente confunde el hecho de que si la medicina científica puede fallar, entonces está al mismo nivel que cualquier otra cura alternativa que también pueda fallar. Y entonces, si ambas pueden fallar o curarme, tomo la alternativa que menos estrés me causa.

    • Morex

      Pues sí, pero dejan la vida en manos de personas que sólo tienen conocimiento empírico y que no saben nada de procedimientos científicos.

      Y claro, también está el factor lana. Si un té de $15.00 me promete salud, no voy a gastar en una medicina de $700.00

  • El gran problema supongo, es que la gente confunde el hecho de que si la medicina científica puede fallar, entonces está al mismo nivel que cualquier otra cura alternativa que también pueda fallar. Y entonces, si ambas pueden fallar o curarme, tomo la alternativa que menos estrés me causa.

  • El problema, en mi muy humilde opinión, es que la meditación y cualquier otra metodología de pensamiento que planteé la sanación a través de patrones de pensamiento o cosas similares, son, como todo en la vida, una forma más de ayuda cuando hay dolor o depresión.
    Mi mamá, por ejemplo, está estudiando escatología (un método de pensamiento basado en el método que tenía Jesús para curar, y eso que ella no es muy católica que digamos), y lo primero que te dicen ahí es que si tienes alguna enfermedad, lo primero que debes hacer es ir al médico y ADICIONALMENTE cambiar determinados patrones de pensamientos incorrectos. Yo misma he comprobado que funcionan, pero no por eso, por supuesto, he dejado de apoyarme en los doctores.
    Lo que sí creo, es que tampoco la medicina tiene las respuestas absolutas a todo, y cuando ya no hay nada más que hacer, a veces la fe, la meditación y éstas metodologías de pensamiento pueden ayudar. Si no, vean a House. También a él se le han muerto pacientes, qué no? =^_^=
    Hay que saber discriminar, eso es todo. Discriminar lo bueno de lo malo, lo que debe hacerse de lo que no, y saber en qué momento es necesario ir al doctor y cuándo es recomendable meditar.

  • Llevas toda la razón amigo mío, los que repartimos con la mejor intención puntos de vista novedosos con la intención de enseñar a vivir mejor, adquirimos –unos más que otros en función de su popularidad- una responsabilidad enorme de contribuir a las estafas generalizadas que por el mundo campan…
    Cierta vez una persona que admiraba mi personalidad me preguntó si sería bueno el ir a un sanador conocido de mi ciudad que le habían recomendado…
    Conocía su mal: era un cáncer de huesos que lo estaba consumiendo, casi más consumía la falta de esperanza que el propio cáncer.
    Le pregunté a mi amigo por los diagnósticos médicos que le habían hecho: le quedaban seis meses de vida –si se le podía llamar vida a lo que soportaba- medité una respuesta que le fuera apropiada a mi amigo al que apreciaba…
    Insistí en que no abandonara los cuidados médicos que le estaban suministrando…
    Pero una vez que me hube informado del método del sanador, que consistía en pasar por el cuerpo doliente una galleta popularmente llamada por su marca “Maria” y después de unos rezos se la comía transfiriéndose el mal a si mismo…
    Y dado que no cobraba, que solo admitía una donación voluntaria, les dije que aunque no creía en sanadores, no me parecía mal, pero que la donación no fuese alta…
    Mi amigo fue, y se sintió renacer, incluso para pasmo mío y de los doctores… pareció mejorar, incluso ganó peso y ganas de salir…
    En vista de los resultados, le animé a que realizase un viaje que siempre había tenido ganas de realizar, se fue con su amante y cuidadora mujer al viaje, volvió algo cansado, pero muy feliz, como hacía mucho tiempo que no lo habían sido ambos…

    Pasados nueve meses, falleció a causa del cáncer de huesos, los doctores acertaron, pero el sanador le regaló nueve meses de felicidad que el miedo a morir le impedía disfrutar.
    Creo que en este caso fue positivo, sigo sin creer en sanadores, pero sí en el poder de la mente para editar un estado de ánimo positivo que ayude a sobrevivir con calidad.
    Un fuerte saludo de
    Avalon

  • Llevas toda la razón amigo mío, los que repartimos con la mejor intención puntos de vista novedosos con la intención de enseñar a vivir mejor, adquirimos –unos más que otros en función de su popularidad- una responsabilidad enorme de contribuir a las estafas generalizadas que por el mundo campan…
    Cierta vez una persona que admiraba mi personalidad me preguntó si sería bueno el ir a un sanador conocido de mi ciudad que le habían recomendado…
    Conocía su mal: era un cáncer de huesos que lo estaba consumiendo, casi más consumía la falta de esperanza que el propio cáncer.
    Le pregunté a mi amigo por los diagnósticos médicos que le habían hecho: le quedaban seis meses de vida –si se le podía llamar vida a lo que soportaba- medité una respuesta que le fuera apropiada a mi amigo al que apreciaba…
    Insistí en que no abandonara los cuidados médicos que le estaban suministrando…
    Pero una vez que me hube informado del método del sanador, que consistía en pasar por el cuerpo doliente una galleta popularmente llamada por su marca “Maria” y después de unos rezos se la comía transfiriéndose el mal a si mismo…
    Y dado que no cobraba, que solo admitía una donación voluntaria, les dije que aunque no creía en sanadores, no me parecía mal, pero que la donación no fuese alta…
    Mi amigo fue, y se sintió renacer, incluso para pasmo mío y de los doctores… pareció mejorar, incluso ganó peso y ganas de salir…
    En vista de los resultados, le animé a que realizase un viaje que siempre había tenido ganas de realizar, se fue con su amante y cuidadora mujer al viaje, volvió algo cansado, pero muy feliz, como hacía mucho tiempo que no lo habían sido ambos…

    Pasados nueve meses, falleció a causa del cáncer de huesos, los doctores acertaron, pero el sanador le regaló nueve meses de felicidad que el miedo a morir le impedía disfrutar.
    Creo que en este caso fue positivo, sigo sin creer en sanadores, pero sí en el poder de la mente para editar un estado de ánimo positivo que ayude a sobrevivir con calidad.
    Un fuerte saludo de
    Avalon

  • Torjo Sagua

    ¿Qué hay Morex?

    En efecto, es lamentable como la gente confunde las cosas, a titulo personal, a mi me ayudo mucho la meditación, pero no en mi salud, claro está, sino en mi carácter, ahora bien, no pasaba yo por casos de depresión o algún otro síntoma psicológico, pero, desgraciadamente, el grueso de la población no se informa. Mi hermano menor fue iniciado también en la meditación trascendental, a los ocho años de edad, el era acólito en la parroquia en la que asistíamos en la infancia, y, le contó al cura a cargo sobre esta actividad, pues ya te imaginarás como regresó a casa mi hermano, ya estaba prácticamente condenado por estas ‘prácticas de una religión pagana’. Ahora bien, no me ha tocado ver o conocer situaciones de personas cercanas a mí, que la consideren una medicina, aunque si bien, escuche mencionar en una de las reuniones, cuando estaba recibiendo mi iniciación, que existía un ‘sutra’ que podía ser un auxilio en el tratamiento de enfermedades. Sin embargo, no he encontrado información científica que avale este supuesto, pero este tipo de rumores, son los que desencadenan el efecto ‘Teléfono descompuesto’, desvirtuándose de tal manera, que se altera por completo la función o significado de una actividad.

    Con respecto a lo que comenta uno de tus asiduos lectores (Avalon), el efecto placebo es impresionante, me ha tocado observarlo de cerca.

  • Federicokj

    Muy bueno el post; pero me dio mucha risa el comment de “Pamela” que menciona que su mamá estudia escatología… le recomendaría que mejor diga esjatología para evitar jocosas confusiones… sobretodo que se pueden dar en este idioma 😉

  • Hola Morex,

    interesantísima tu reflexión, y muy necesaria sobre todo para las personas que a veces por ignorancia y otras veces por desesperación, pueden sentirse perdidas o confundidas en cuanto a qué es lo que deben hacer frente a un problema de salud. Sin embargo, tengo varias cosas que decir.

    Primero de todo, que estoy TOTALMENTE de acuerdo con el mensaje que quieres difundir. Cuando uno sospecha que su salud no va bien, lo primero y más importante que debe hacer es acudir a un especialista titulado y con conocimiento científico. NO HAY DUDAS.

    Segundo, que estoy TOTALMENTE de acuerdo -otra vez- en que debemos vigilar mucho todas aquellas disciplinas basadas más en fe que en ciencia, por lo que descarto a dioses, ángeles, espíritus, fantasmas y otros seres queridos creados para explicar lo inexplicable -de momento- y agarrarse a lo que sea cuando lo tangible desaparece.

    Y aquí llegan los peros. No estoy de acuerdo en meter en el mismo saco a medicina natural, acupuntura u homeopatía. Aunque me dedico al mundo de la salud, no soy ni médico natural ni homeópata ni acupuntor, pero conozco muy de cerca el tema.

    Estas disciplinas tienen una base científica importante, hasta tal punto que desde hace unos años ya tienen su propia cátedra en la mayoría de universidades de medicina de España y otros países -incluso me atrevería a decir que en México también, pero no lo sé seguro-. Además, da la casualidad que la gran mayoría de los profesionales que se dedican a este tipo de disciplinas también son médicos convencionales titulados.

    Sería muy extenso hablar de sus aplicaciones y efectividad, así que sólo puedo corroborar que dicha efectividad ya está más que demostrada por muchos estudios científicos, y en este caso -yo mismo-, por experiencia -aunque esto tenga menos valor 😉

    Desde un punto de vista mental, más de lo mismo. Siempre guiada por un psicoterapueta, la mente también tiene voz y voto en esto de la sanación. En Barcelona existe una clínica especializada en sanación de algunos tipos de cáncer solamente a base de psicoterapia. Es decir, ni quimio, ni radio, ni nada. Sólo trabajo psicológico. Y lo logran. Logran remitir algunos tipos de cáncer y siguen avanzando muy positivamente en sus resultados. No hace falta decir, que todos los que trabajan en esta clínica son psicólogos, psiquiatras o neurólogos, además de los oncólogos, claro.

    ¿Adónde quiero llegar? Primero a que no debemos generalizar, todos sabemos que no solemos acertar 🙂

    Y segundo, que el acudir a este tipo de terapias y los resultados que podamos conseguir dependen de los alcances, tanto de la patología o lesión como de la terapia en sí. Un acupuntor no me solucionará un menisco roto, tarea del cirujano traumatólogo. Pero sí puede ayudarme con una erupción cutánea de origen nervioso o linfático, por ejemplo.

    Y concretando hacia tu tema en particular, la meditación, ¡claro que cura! Estoy convencidísimo que cura… por ejemplo… estreñimientos, contracturas musculares, cefaleas, reflujos estomacales, etc. No debemos olvidar, y tú lo sabes, que somos seres globales, no separados en cuerpo-mente-espíritu, y que muchas de nuestras dolencias cotidianas se pueden afrontar desde un trabajo mental como es la meditación, la cual tiene efecto directo sobre nuestro sistema nervioso, muchas veces el causante de nuestros desequilibrios físicos. Yo me atrevería a afirmar que sí, la meditación cura -algunas cositas- 🙂

    De todas formas, insisto, me uno a tu opinión general, al subtítulo del post: VE AL MÉDICO!!

    Un abrazo

    Rober

    P.D.: Disculpa por lo extenso de mi comentario. Me he emocionado, jaja! 😀

    • Francisco Aguilera G.

      Roberto,
      Iba a dar mi opinión al respecto, pero lo que yo quería decir, ya lo expresaste mejor de lo que yo podría llegar a hacerlo, así que me limito a estar de acuerdo contigo.

  • Ojalá te llueva, para que a cada uno le puedas decir que no piense que la magia existe, porque creer eso puede matarlo.

  • La negación y la resistencia a aceptar la posibilidad de una enfermedad hacen que muchas veces los tratamientos no se lleven en el momento que deben ser con malos resultados. Pareciera que prefieren ampararse en el pensamiento mágico.

  • Leizym

    Felicidades por el texto, la verdad se agradece tu sentido común y claridad de mente.

  • So

    Que gran post!! 🙂

  • Recien descubro tu blog…directo al RSS felicidades.

  • Elias A

    La medicina moderna no ha sanado a nadie solo reduce sintomas,,, y ademas es un fracaso en un sin numero de enfermedades. La ciencia tomo la direccion equivocada hace bastante tiempo y sigue en la misma direccion,,, lamentablemente las victimas son las personas. Los medicos solo hacen lo que equivocadamente se les enseña.
    La humanidad perdio su norte. y para hablar de meditacion limpiate la boca con zapolio
    la sola palabra meditacion esta totalmente fuera de tu comprension. tu pseudocultura te vacio la cabeza es por eso que no ves mas alla.

  • seilorc

    La ciencia es el Dios de los que dicen no creer en ningún Dios. La ciencia es el Dios del siglo 21. Si la ciencia dice que ‘x’ menjurje detiene el envejecimiento, porque ‘expertos cientificos’ (los nuevos sagrados sacerdotes) así lo dicen, la gente corre a comprar al precio que sea dicho ‘preparado químico’, o debí decir ‘poción mágica’. Al final, nadie es ateo, todos tienen su Dios, lo que cambia es el objetivo de adoración (o dicho a mi manera, el ‘mamarracho’ a venerar): buda, mahoma, cristo, shiba, el presidente chavez, obama, el curandero, la señora que soba, la sagrada ciencia y el pensamiento lógico-racional o lo que sea que a cada quien le haga creer que hace lo correcto.

    • Rodrigo Arrey

      Es cierto. Incluso en la ciencia hay que creer. Pero un así, personalmente creo que es necesario. Hay que creer en algo. Ahora, uno es libre de elegir ese algo en lo que cree. Ninguna creencia te obliga a creer en ella misma, si se puede decir así. Si se cae en una postura dogmática, de decir que esto es cierto siempre, para todos y en todo lugar, entonces me parece que no seria lo mas realista. Si se cae en un escepticismo que evita la acción, también me parece una postura un tanto extremista.

      El decir que todos tienen su forma de “adorar” las cosas y apegarse a ellas sin cuestionamiento alguno, me parece un problema también, y no por que simplemente así se de quiere decir que no pueda ser cambiado o que sea virtuoso necesariamente. Si lees de budismo, te encontraras con que al buda no se le adora por ejemplo, si no que se le respeta. El mismo respeto que tengo por ti ahora.

      Si he decidido creen en la ciencia, es por que creo que se adapta mas a mi realidad. ¿Como puedo saber eso? Bueno, pues por la simple razón de que lo he integrado en diario vivir, en otras palabras, lo he experimentado. No es bueno quedarse simplemente con lo que te “dicen”, hay que investigar y ser responsables de lo que hacemos, comemos y todo lo que podemos realizar.

      Saludos! (:

  • Anónimo

    Obvio que no es magia y tienes razon en que no sirve para entrar en contacto con angeles y vidas pasadas, pero en lo que te equivocas es que hay estudios con el enfoque estrictamente cientifico donde se relaciona al estres con enfermedades. Incluso el mismo estres puede empeorar alguna enfermedad debido a la relacion que existe entre ciertos neurotransmisores y el sistema inmune. Asi que si bien no puede curar si puede mejorar el curso de ciertas enfermedades de manera decisiva. Por otra parte esta el efecto placebo si las personas creen que mejoraran por ciertas practicas, realmente lo haran. LO IDEAL ES LLLEVAR EL TRATAMIENTO MEDICO JUNTO CON MEDITACION, pues ambos son complementarios, desde mi punto de vista los psicologos no deberian existir. En cuanto a la medicina holistica estoy de acuerdo que muchos son una farsa pero existen otros que verdaderamente funcionan ayudando en la mejora de los pacientes en ciertas enfermedades, una cosa es segura, el hecho de como funcionan no es magia, en eso si estoy de acuerdo, pero realmente hay razones logicas que hacen que realmente algunas de estas terapias funcionen, como podrian ser tal vez principios activos de moleculas aun no descubiertas en ciertas sustancias usadas por medicina holistica. Y por ultimo la meditacion es perfecta para mantener la mente y emociones en armonia, el hecho de agregarle magia o un punto de vista mistico o religioso es cosa de cada quien.

    • Anónimo

      Hola, si bien es cierto que algunas enfermedades tienen signos psicosomáticos o producidos por el stress (algunas alergias, gastritis, colitis, asma, etc y no todos los casos que conste) y la meditación puede ayudar a manejar las emociones que producen estas enfermedades, concuerdo contigo en que no hay que dejar el tratamiento médico (y con chocoubuda, dicho sea de paso).

      En lo que no concuerdo es en el hecho de que los tratamientos ‘alternativos’ ayuden, bueno, quizá si por efecto placebo.