Apetito por la auto-destrucción [Vida oficinal]

Posted by on Mayo 4, 2011 in Vida | 29 comments

Siempre que puedo hacer un post con título referencia al mundo del rock, soy muy feliz. Esta vez tomo prestado el nombre del Apetite For Destruction, de Guns and Roses, para comentar lo que NO extraño de la vida oficinal; que es el apetito por la auto destrucción que todos parecen ostentar.

Pero primero un poco de contexto.

Hace unas semanas, caminando por la calle, vi a un hombre vestido de traje y que iba a paso apresurado; hablando por teléfono, con la boca llena y en la otra mano unas galletas y una Coca-Cola.

De pronto, así como en las películas, tuve una regresión a mis días en el mundo corporativo, en donde yo también participaba del deporte oficial: sacrificarse por la empresa.

Viéndome hacia el pasado y mirando a este hombre, me di cuenta de todo lo mal que podemos llegar a estar cuando nos entregamos sin cuestionar a la vida en cualquier oficina. Comentarios como No manches, no he tenido tiempo de comer, Me quedé ayer hasta la 1 am y Mi jefe quiere que venga el domingo a las 6 am para avanzar en el Reporte TPS*, son usados casi todo el  tiempo y parecería que los oficinistas están en competencia por ver quién es el mayor mártir de todos.

Y de verdad lo entiendo. Entiendo que todos queremos conservar el empleo y ciertas concesiones se deben hacer a la empresa en aras de seguir recibiendo un sueldo, pero a veces llegamos demasiado lejos y no vemos una verdad muy grande:

A la empresa no le importas.

Por más feo que esto suene, es real. Las empresas son negocios para hacer dinero, esa es su naturaleza. Y pasarán encima de cualquier persona o institución para generar más dividendos.

Y si trabajas para el gobierno es todavía peor porque te enfrentas a despliegues de poder, berrinches, corrupción y horas y horas de juntas y trabajo inútil.

Seguro, existen empresas que realmente se preocupan por el empleado, pero son una minoría y no están en países de habla hispana.

No, no estoy diciendo que debamos hacer una revolución comunista o que renunciemos en masa. Es sólo la verdad en la que está fundada nuestra civilización.

Pero está en nuestras manos cuidarnos y procurarnos una buena calidad de vida, aun cuando vayas en contra del sistema oficinal.

Acaba con el apetito por la auto destrucción con estos consejos.

1. Nada urge

No importa cuánta presión pongan encima de ti, nada urge.

En casi 20 años de vida oficinal llegué a la conclusión de que el trabajo urgente tiene una de dos naturalezas: es un despliegue de poder de tu jefe, o es producto de una muy pobre planeación.

Sin duda hay trabajo que tiene un límite de tiempo, pero si te enganchas en la urgencia de terminar, estarás desconcentrado y tu margen de error será grande.

Cuando surja un trabajo de emergencia, mantén la calma y trabaja lo mejor que puedas. Si no llegas al deadline, no fue tu culpa, sino de quien administra la carga de trabajo.

2. Come y come bien

A nadie le importa que pases más de 40 horas sin comer y no te van a canonizar por ello. Nunca dejes de comer a la hora establecida.

La hora de la comida tiene dos motivos: hacer una pausa para sacarte de la oficina para que respires un poco, y alimentarte.

Si no te alimentas no rendirás en el trabajo. Es así de simple.

Y claro, también procura comer bien. Los tacos, quesadillas y comida callejera es rápida, pero a la larga sólo te perjudicas.

3. Apaga las distracciones

Sé que parezco disco rayado, pero el celular, Twitter, Facebook y Messenger son divertidos, pero quitan mucho el  tiempo e impactan la calidad de tu trabajo.

Apágalos.

4. Sal a tu hora

Necesitamos romper con la tonta concepción de quien se va tarde es más productivo. Eres productivo si te concentras en tu labor y tienes todo a tiempo.

5. Vive

Pasar hasta 12 horas en la oficina podría ser el nuevo estilo de vida. Sin embargo es tan dañino como fumar.

Busca una actividad que puedas realizar al salir del trabajo que te desconecte por completo de la vida oficinal. Puedes leer, estudiar algún idioma, practicar música o un arte marcial, ir al gimnasio, hornear pasteles y galletas… lo que sea tu pasión.

Revisa en tu interior qué es lo que más te gusta en la vida y haz lo posible por cumplirlo.

No seas un clon corporativo más. Que el trabajo sea una herramienta para una vida plena, no un grillete que devore tu alma.

¿Amas tu empresa y dejar la vida ahí? ¡Demuéstrame que estoy mal en los comentarios!

* 10,000 Chocopuntos al que me diga la referencia.

Foto: http://www.flickr.com/photos/leiferikson01/3258843143/

 

468 ad
  • 12parsecs

    Maldicion, ahora quiero un gansito….

    • Morex

      JAJAJA Sólo hay chocorroles!

  • Hola Hermano,

    Definitivamente los puntos aquí mencionados los he seguido al pie de la letra desde que inicié en el Minimalismo, pero estoy totalmente de acuerdo contigo en que esta vida oficinista y sobre todo en gobierno es compleja y tiene muchas aristas negativas.

    Así las cosas, definitivamente creo que en algún momento debo buscar un cambio radical en mi vida, pero para eso debo estar listo, tal y como lo has manifestado en algún comentario en mi blog, pueden pasar algunos años, pero sé que cuando de el siguiente paso, será de la forma correcta.

    Excelente post.

    Te mando un abrazo.

    Omar Carreño

    • Morex

      Todo a su tiempo. A mi me tomó muuuuchos años dar el brinco y romper las cadenas.

      La cosa es llevar la vida con calma y poco a poco sucede el cambio.

  • Hola Hermano,

    Definitivamente los puntos aquí mencionados los he seguido al pie de la letra desde que inicié en el Minimalismo, pero estoy totalmente de acuerdo contigo en que esta vida oficinista y sobre todo en gobierno es compleja y tiene muchas aristas negativas.

    Así las cosas, definitivamente creo que en algún momento debo buscar un cambio radical en mi vida, pero para eso debo estar listo, tal y como lo has manifestado en algún comentario en mi blog, pueden pasar algunos años, pero sé que cuando de el siguiente paso, será de la forma correcta.

    Excelente post.

    Te mando un abrazo.

    Omar Carreño

  • Muy cierto, la onda es generar suficiente gente con esa mentalidad para que llegue la onda expansiva a la dirección, porque muchas veces ahí es donde está el tapón lógico, el “si no te quedas hasta tarde, es que no hay compromiso”, que mata a tanta gente…

    • Morex

      Eso es correcto. En Japón hay personas que mueren cada año por sobrecarga de trabajo! Aquí no llegamos a ese extremo aun, pero sí te puedo decir que somos muy infelices porque entramos en la dinámica que nunca termina.

  • Lo malo: cuando te enganchas en la prisa de los demás es que cometes errores que no cometerías manteniendo la calma.

    Lo peor: todos esperan que te estresses horrores; en el peor trabajo que estuve alguna vez, estuve organizando un evento junto con otra persona, una vez nos reunió un adjunto del jefe para hablar de pendientes de este evento que era en 3 días y me dice el tipo este: No se ve estressada, ¿no le importa el trabajo?, a lo que respondí: me importa y por eso no puedo perder el control. La respuesta obviamente no le satisfizo =P

    • Morex

      Sí! La tensión provoca una falta de concentración tan grande, que uno comente errores por todos lados.

      Es triste pensar que los demás creen que estresarse es la forma de preocuparse por el empleo.

  • He tenido amargas experiencias con esto del balance vida-trabajo, pero siempre he mantenido el respeto a ambos,ya que lo merecen, desde que estaba soltero, que es cuando más abusas de ti mismo.

    Uno de los puntos que tocas lo aprendí precisamente de un cliente, cuando a mi negativa de ir a comer porque tenía que entregar un reporte “urgente” me dijo:

    “El trabajo no se acaba, la comida sí”

    Acto seguido tomé mi saco y me fuí a comer.

    Lo de las cosas urgentes tienes toda la razón, no existen, solo existen los pend… con prisa.

    Saludos

  • He tenido amargas experiencias con esto del balance vida-trabajo, pero siempre he mantenido el respeto a ambos,ya que lo merecen, desde que estaba soltero, que es cuando más abusas de ti mismo.

    Uno de los puntos que tocas lo aprendí precisamente de un cliente, cuando a mi negativa de ir a comer porque tenía que entregar un reporte “urgente” me dijo:

    “El trabajo no se acaba, la comida sí”

    Acto seguido tomé mi saco y me fuí a comer.

    Lo de las cosas urgentes tienes toda la razón, no existen, solo existen los pend… con prisa.

    Saludos

    • Morex

      BUAJAJAJA! Sí! Sólo hay tarados con prisa… y son los peores porque es una forma de demostrar su micro poder.

  • He tenido amargas experiencias con esto del balance vida-trabajo, pero siempre he mantenido el respeto a ambos,ya que lo merecen, desde que estaba soltero, que es cuando más abusas de ti mismo.

    Uno de los puntos que tocas lo aprendí precisamente de un cliente, cuando a mi negativa de ir a comer porque tenía que entregar un reporte “urgente” me dijo:

    “El trabajo no se acaba, la comida sí”

    Acto seguido tomé mi saco y me fuí a comer.

    Lo de las cosas urgentes tienes toda la razón, no existen, solo existen los pend… con prisa.

    Saludos

  • Anónimo

    excelente texto.La neta del planeta. si que eres un chocobuda.

    • Morex

      Muchas gracias!

  • Hasta hace unos meses así estaba yo, trabajando de corrido todo el día, en 4 lugares distintos, con el tiempo medido para llegar de un lugar a otro. Hasta que me puse a pensar en qué era más importante: nivel de vida o calidad de vida. Mi supervisora trabajaba hasta la media noche y yo no veía que eso la hiciera feliz. Yo no quise ser como ella. le he bajado al ritmo de trabajo y aún así vivo bien, sin tanto agobio.
    Pero no es fácil, a veces me siento holgazana en comparación con mis amigas que siguen trabajando como si tuvieran hijos en la cárcel.

  • Hasta hace unos meses así estaba yo, trabajando de corrido todo el día, en 4 lugares distintos, con el tiempo medido para llegar de un lugar a otro. Hasta que me puse a pensar en qué era más importante: nivel de vida o calidad de vida. Mi supervisora trabajaba hasta la media noche y yo no veía que eso la hiciera feliz. Yo no quise ser como ella. le he bajado al ritmo de trabajo y aún así vivo bien, sin tanto agobio.
    Pero no es fácil, a veces me siento holgazana en comparación con mis amigas que siguen trabajando como si tuvieran hijos en la cárcel.

    • Morex

      Bajarse del tren de la prisa y de los bomberazos es muy difícil. Pero con un poco de paciencia y estar consciente de que trabajar hasta media noche te daña más que ayudarte, lo lograrás!

  • hola, es muy cierto. a veces damos prioridad al trabjo y dejamos los pequeños placeres por cumplir con las demandas del trabajo.
    ya me la llevo tranquila desde noviembre pasado.
    gracias y por cierto… ayer me vi en la necesidad de comer chocorrol, era lo unico que había. los gansitos ya se habían acabado.

    • Morex

      No son pequeños placeres! Son la vida misma. Lo que nos llega no está en la oficina.

      El trabajo tiene que ser un medio de sostener lo que nos hace felices, pero no tiene que cobrar la salud o la tranquilidad.

      Yo por acá me muero por un Mamut. Si encuentras uno, me lo mandas! 🙂

  • Maria Angelica Vicenttin Aguil

    Diez años de mi vida profesional la pase en oficinas y corporativos, aprendi a no dejar mi salud ahí. Ahora mi vida laboral se desarrolla entre salones y estudiantes el ritmo ha bajado y he aprendido a equilibrar lo laboral con lo personal. Las colitis, gastritis, tortícolis, los desvelos y demás han quedado atrás.
    Excelente post

  • Clap, clap, clap, clap… Totalmente de acuerdo, lo malo es que todavía existe mucha gente con “cultura laboral” de campo de algodón que cree que la vida son cuatro paredes de oficina. Buen post.

  • +1000!
    Yo resumo esto en si te quieres te cuidas, si entiendes lo que te hace bien te comprometes y disciplinas, eres fiel a ti mismo y tu plena convicción.

    Estoy muy agradecida por las oportunidades laborales que vivi, no me mal pasaba, ahora viene a mi mente otra imagen. Confieso con toda franqueza, que hoy que me dedico a lo mio, han pasado muchas horas sin que coma en días difíciles :S

    Que tal! En casa del herrero azadón de palo!! De ahí la necesidad de focalizarse y valorar lo importante en la vida.

    Abrazos a toda la nutrida comunidad chocobudista!

  • Pingback: Los Favoritos Para Leer y Comentar de Me Suena Familiar « Me suena familiar()

  • Como siempre muy buen post y completamente de acuerdo con lo que dices, y bueno la referencia es de una pelicula que se llama “click” con adam sandler y mi novia (modestia aparte) Kate Beckinsale

    Saludos desde la H. Puebla de Z.

  • Buenisimo Compadre !!! te encuentro toda la razón !! en mi caso tengo un jefe que prácticamente no tiene vida, y quiere que nosotros los administradores de los locales a su cargo seamos igual que el, trabajar a toda hora y siempre estar disponible. Me doy cuenta por que si hay que quedarse hasta mas tarde a el le encanta eso, y hay veces que leo los correos que nos envía y los envia hasta a las 2AM !! Yo estoy siempre llendo al gimnasio o jugando futbol y por lo mismo siempre peleo con mi jefe cuando dispone de nuestro tiempo para solucionar problemas que son de el !!!

  • Yo tengo una empresa que verdaderamente se preocupa por su gente. Precisamente por eso que dices, que acá no existen, yo me he empeñado en que la mía lo sea.

    Yo creo que una persona contenta trabaja mejor, entonces tenemos un buen de políticas intangibles que, como me dijo uno de ellos que venía de trabajar en el IMSS “están en la Gloria y ni lo saben”. Por ejemplo, tienen entrada entre las 8 y las 10 am, salen cuando terminan, el uniforme laboral son jeans y playera geek (ese se lo pusieron solos) y cuando hace calor vamos por chelas al oxxo y las tomamos en los escritorios, siempre salen a comer, a veces les invitamos la comida. Siempre pagamos a tiempo, todos tienen chance de opinar e influir en las decisiones de la empresa, no tenemos proxy, y a cambio de todo esto espero trabajo puntual y bien hecho.

    Creo que andamos viviendo en este momento el mejor momento de mi empresa porque tengo un súper equipo, súper talentoso, que se complementa en sus habilidades y que la verdad están trabajando bien relajados.

    Estamos en un proceso de mejora constante, tenemos que cuidar que hay mucho retrabajo que podemos evitar, estamos proponiendo que no se distraigan los unos a los otros porque eso causa errores, pero en general, quienes más jodidos andamos (porque pasamos mucho tiempo viendo clientes) somos mi socio y yo. Y los urgentes para nosotros tampoco deberían existir, pero en mi caso, no son provocados por los jefes, sino por los cambios de prioridades de los clientes, y si definitivamente muchos por errores de planeación y comunicación.

  • En mi Caso soy Gerente de Ventas en una empresa familiar y fomento a la gente que esta a mi cargo las horas de descanso, el salir temprano y la comida saludable.

    Otra cosa que promuevo mucho es el buen humor y el amor a uno mismo y todo eso da como resultado una vida mas feliz y que todos incluyendo los empleados ganen mas… experiencias saludables y dinero.

    Saludos 🙂

  • Anónimo

    Hola, chocobuda:
    Verdades como puños y a puñados, sobre todo en eso que dices de que “nada urge” y de que si las cosas no se terminan a tiempo a pesar de haberte esforzado, es culpa de quien planifica mal.
    Ahora una anécdota personal: tengo una “compañera” (por llamarla de alguna manera) en el trabajo que es el vivo reflejo de lo que cuentas. Una vez me tomé una semana de vacaciones aprovechando días de asuntos propios y cuando volví me “echó el pleito” por haber dejado mi trabajo abandonado y mi irresponsabilidad; le respondí “que me quiten lo bailado”.El trabajo acumulado de esa semana me estaba esperando en la mesa y tardé sólo una hora en despacharlo…pero ella, víctima de su “servilismo a la empresa”, pobrecita, estaba convencida de que deberían echarme a la calle por no ser tan esclava como ella.

  • Geo

    La referencia es a la película Office Space: http://www.youtube.com/watch?v=gGEb5p9-I6g un clásico acerca de la vida en la oficina. Altamente recomendable.