Meditación para los que se fueron [Día de Muertos]

Posted by on octubre 27, 2011 in Meditación, Vida | 5 comments

Meditación para los que se fueron [Día de Muertos]

México es un país con infinitas tradiciones y costumbres, pero si hay algo que nos da identidad nacional y que todos los mexicanos celebramos, es el Día de Muertos.

Esta fiesta se observa desde tiempos precolombinos y nos dice mucho del respeto que sentimos por la muerte. Por muchas ciudades y pueblos mexicanos se pueden ver altares con flores y comida, dulces, tequila e imágenes de la misma muerte; nuestra compañera inseparable.

La muerte es parte de la vida. Una no existe sin la otra y el final de octubre y principio de noviembre, es la época en la que el velo entre la vida y la muerte se vuelve delgado y los ecos de los que ya se fueron regresan. Y en la mayoría de los casos, su partida sigue doliendo porque simplemente nos negamos a dejar ir la memoria  y el cariño.

Es una gran pena que estas culturas occidentales no nos enseñen que todo en la vida es impermanente, que todos vamos a morir. Si tan sólo lográramos entender esto, el proceso de muerte y despedida sería mucho más tranquilo de lo que es ahora.

Y es aun más doloroso ver cómo hay personas que jamás pueden salir adelante de la pérdida de un ser amado.

 

Viaje eterno

rocío al alba

reencuentro

 

Así que comparto con ustedes este pequeño ejercicio de meditación para sanar las heridas, dejar ir el pasado y seguir adelante.

Meditación de Día de Muertos

Preparativos

  • Escoge un  tiempo del día en el que nadie te moleste y puedas estar en silencio.
  • 1 vela pequeña

Meditación

  • Estira todo tu cuerpo.
  • Siéntate en una silla cómoda, con la espalda recta sin recargarla en el respaldo. Si puedes sentarte en el suelo en flor de loto o seiza, adelante.
  • Enciende la vela y apaga las luces.
  • Cierra tus ojos y respira profundamente, varias veces. Trata de tranquilizar y relajar todo tu cuerpo. No avances al siguiente paso hasta que todos tus músculos estén relajados.
  • Regresa tu respiración a ritmo normal.
  • Piensa en la persona que se fue y que extrañas mucho.
  • Date tiempo para recordar todos los buenos momentos, el aprendizaje, las risas y las lágrimas. Quédate en ese momento favorito, donde más disfrutaste su compañía.
  • Esa persona te mira a los ojos por un largo momento.
  • Con una voz tranquila y en calma te dice: “Muchas gracias por recordarme, eso me hace muy feliz. Tuve una vida llena de aprendizaje. Ahora estoy bien. No tengo hambre, frío ni calor. Por favor mira la llama de esta vela. Es brillante y genera un calor muy agradable.  Va a brillar por un largo rato y luego se apagará. Esta fue mi vida. Así es la vida.”
  • Abre tus ojos y mira la vela.
  • Di en voz alta. “Muchas gracias por tocar mi vida, aprendí mucho de ti. Es hora de que descanses y que los dos seamos libres para seguir adelante. Adiós. Adiós. Adiós.”
  • Quédate en silencio observando la vela. Mira cómo se consume. Esa es nuestra vida. Esa es la naturaleza de las cosas. Todo se acaba, pero todo brilla y nos deja su calor.

Esta meditación la aprendí hace muchos años y es una experiencia muy poderosa. Si la sigues al pie de la letra y la repites varias veces durante esta temporada de muertos, te ayudará mucho.

El objetivo primordial es que entiendas que todo termina y que entre más te aferres al recuerdo de alguien que murió, nunca cerrarás el ciclo y te causarás mucho daño. No serás libre para moverte a nuevas experiencias en tu vida.

Suelta a esas personas que se fueron. Este es tiempo para que tú escribas tu propia historia. Hoy es el tiempo en que debes hacer brillar tu propia luz y dar calor a los que te rodean.

Este año la meditación estará dedicada a mi abuela. Ella me enseñó a pintar y a disfrutar el arte. Me hizo lector irremediable y me mostró un mundo libre, crítico, donde todo es digno de análisis y renovación. Me enseñó que la pregunta más importante es ¿por qué?

Feliz Día de Muertos.

  • Rita Ruiz B

    Me late ^_^ Esto me gusta pero creo que discrepo en una pequeñita parte: Yo creo que cuando el mundo occidental se encontró con el precolombino fue entonces cuando empezamos a apegarnos a nuestros muertos. Eso no pasaba en las culturas prehispánicas ya que morir era regresar al origen, La Muerte. Al inicio estaba la muerte y después venía la vida, por eso morir no les causaba conflicto. Que se puede ver en el juego de pelota o cuando iban a la guerra.

    Está muy padre el artículo, un gran abrazo ^_^

  • Anónimo

    Buenísimo, lo voy a intentar, yo aun no logro soltar a mi abuelo y mira que hace veinte años que se fue, no es que llore todos los días, pero si hablo de él, no puedo evitar que se me salgan las de cocodrilo… =P

  • Chin, ho hay botón de “me encanta”, el año pasado hice esta meditación, creo que eran de mis primeras visitas a este blog, me sirvió y reconfortó, abrazos y saludos a todos 🙂

  • Anónimo

    Choco Buda, es muy cierto lo que dices acerca de que si nuestra cultura nos enseñara a desprendernos no sólo de las personas, nos ahorraríamos muchos sufrimientos.

    En estos últimos meses he aprendido mucho a través de tu blog y en estas 5 semanas del curso de meditación me ha servido para darme cuenta de muchas cosas con las que he vivido mucho tiempo y todo lo que ahí nos has estado compartiendo a lo largo de todos estos días me ha sido de mucha utilidad en mi vida diaria y te quería decir ¡gracias por eso!.

    Me encantó este ejercicio de meditación ¿me dejas ponerlo en mi blog el dia 2 de Noviembre?

    Gracias y saludos.

  • Andrea PGN

    Qué fuerte amigo!
    Hace unos años, cuando murió (al que yo estaba muy apegada) mi papá, tuve un sueño extremadamente realista en el que me decía más o menos lo que expresa esta meditación.
    Fue un mensaje de él, o de mi inconsciente, o simplemente un sueño, pero tuvo un poder inmenso frente al dolor de la pérdida.
    Qué buen post. Gracias.

  • Pingback: Date tiempo para vivir |()