Somos como agua

Posted by on mayo 23, 2012 in Budismo, Vida, Zen | 11 comments

Somos como agua

Estos últimos meses de entrenamiento zen han sido muy intensos porque he estado leyendo e investigando sobre diferentes analogías  para poder ver la vida como es, sin apegos y sin ideas preconcebidas.

Y una de las analogías clásicas del zen es tomada del Libro de Tao, que nos dice que somos como el agua.  Quizá esto suene tonto, pero si nos ponemos a pensar y a meditar* con esto, la idea es contundente y te golpea como un camión sin frenos.

La vida es una corriente de agua. Lleva su caudal y dirección, y siempre sigue el camino indicado para llegar al océano.

Nosotros somos parte de este río proverbial. Nacemos, crecemos y morimos; pero nunca dejamos de ser parte del río.

Por más que nos esforcemos en hacer que nuestra vida sea significativa y que impacte en la corriente, nunca dejamos de ser pequeñas subcorrientes que se manifiestan en la corriente.

Cada uno de nosotros tenemos una fuerza propia, motivos distintos para fluir o estancarnos. Nacemos y necesitamos de corrientes más fuertes para que nos lleven de la mano y nos hagan crecer fuertes. Después, cuando generamos nuestro propio momentum, hacemos un caudal independiente.

Nuestros riachuelos personales siguen el curso del río.

Pero a veces encontramos obstáculos. Hay rocas en el camino y sobra decir que algunas son enormes.

Cuando encontramos estas piedras, nos estancamos por un momento. Si tenemos mucha fuerza podemos juntar más agua y simplemente cubrir la piedra con nuestro caudal. Si la roca es mayor a nosotros, nos quedamos inmóviles. Pero poco a poco fluimos por el hueco más pequeño y, con constancia, este flujo lo hace más grande para poder pasar a través.

El agua siempre fluye, aunque hay riachuelos que deciden no hacerlo. Se detienen y comienzan a generar moho. Huelen mal y contaminan a las corrientes que pasan junto a ellas.

Y al final, cuando nuestras corrientes personales pierden fuerza, son absorbidas por el gran río principal. Regresamos a él para dar paso a nuevos torrentes.

Somos como el agua. Fluimos.

Si ves la vida desde este punto de vista y lo aplicas a tu propia existencia, verás que poner resistencia y tener apegos es inútil. Es mejor simplemente fluir.

¿Qué tipo de corriente eres? ¿Fluyes con la frescura y sin apegos? ¿Te estancas con el moho por años?

—-

* Nota chocobudista: Pensar es diferente de meditar. Pensar implica un proceso cognoscitivo en el que las ideas son procesadas y convertidas en juicios o decisiones. Meditar es dejar ir los pensamientos, sin ningún fin en particular.  Cuando alguien dice “voy a meditar al respecto”, está en un error. Pensamos en situaciones y cosas. Meditamos en nada.

468 ad
  • Adriana Vizcaino

    Excelente analogía de la vida… me deja mucho que pensar y más en este preciso momento que veo muchas rocas en el horizonte….

    Y que buena tu nota sobre pensar y meditar…. pero ciertamente después de meditar, es más fácil pensar… 😉

  • sandygallia

    fluir y no estancarse, ahora que lo pienso mi psicóloga era budista XD

  • Hola Chocobuda,espero te encuentres bien. me gustaría aprender Budismo Zen, sabes en la ciudad de México en dónde puedo hacerlo? gracias y sigue con el buen trabajo!

    • Morex

      Hola Víctor! Claro que sé! Ve al Centro Budista de la Ciudad de México. Es un lugar maravilloso y lleno de personas increíbles. Aprenderás mucho con ellos. http://budismo.com/

      • muchas gracias, tenía duda si en el centro budista de la ciudad de México enseñaban Budismo Zen, muchas gracias por la aclaración, allá nos vemos!

        • Morex

          OOPS!! Perdón! Mal leí tu comentario. No, el Centro Budista no enseña zen. Enseña Budismo Triratna, que es hermoso. Para budismo zen encontré este centro. No lo conozco, pero te paso el dato: http://www.vzmmx.org/inicio.html

  • ¿Has leído Siddhartha de Herman Hess? Sin duda tu post me hizo recordar este gran libro. Si lo leíste sabrás porque esta analogía del río es tan simbólica para mi, sino, te recomiendo ampliamente leerlo.

    • Morex

      Claro que lo he leído! Es parte de la biblioteca básica para quien está interesado en budismo. Sí, el río es simbólico 🙂

      Gracias!

  • ¿Has leído Siddhartha de Herman Hess? Sin duda tu post me hizo recordar este gran libro. Si lo leíste sabrás porque esta analogía del río es tan simbólica para mi, sino, te recomiendo ampliamente leerlo.

  • MaRtIUkS

    Muy buena reflexión, me dejaste pensando que clase de caudal seré yo.

    Te sigo leyendo Choco Buda.

    • Morex

      No pienses demasiado. Eres quien eres. Sólo revisa que tu río fluya. Gracias por leerme!