Respondiendo a la sabiduría popular

Posted by on Junio 19, 2012 in Budismo, Vida | 10 comments

Respondiendo a la sabiduría popular

Luego de algún tiempo de practicar budismo y de ver las cosas como son, uno comienza a entender que la cultura popular hace todo lo posible por cultivar los apegos y mantenernos deprimidos o agresivos.

Existe un mercado de millones de dólares que explota los sentimientos y los festejos vacuos, y que están siempre ahí, recordándonos que sufrir es bueno y que permanecer apegados a lo que sea, nos vuelve felices.

A pesar de que esto vaya contra todo el sentido común e inteligencia humana.

Como ejemplo tenemos canciones que hablan y repiten hasta el cansancio frases como “te quiero tanto, tanto, tanto”, que remarcan la soledad o la pérdida de una relación, que promueven el odio entre géneros y el alcoholismo (como mucha de la música popular mexicana).

Al entender el desapego y la impermanencia de las cosas, la música y la cultura popular ya no parecen tan atractivas como lo eran antes.

Y lo mismo sucede con la palabra. La sabiduría popular ya no parece tan acertada porque, de igual manera, podemos detectar cuando esta promueve valores negativos como el odio y la venganza.

Mi amigo lector, Luis García Robles (@25LGR en Twitter), compartió algunas frases y lugares comunes de la cultura popular. Son palabras que hemos escuchado mil veces antes, pero fue hasta ahora que, al leerlas juntas, pude analizarlas.

A continuación algunos comentarios. Necesito aclarar que son puntos de vista personales.

Quien no te busca, no te extraña y quien no te extraña, no te quiere.

Falso. Uno de los errores que cometemos con mucha frecuencia es el de agregar ideas y fantasías a las situaciones de la vida. Quien no te busca, no te busca y punto. No significa nada más que eso.

Nuestras decisiones y actos nos llevan por distintos senderos y no siempre podemos estar buscando a toda la gente que hemos conocido.

Muchos, yo incluido, no extrañamos a nadie. No extrañamos porque sabemos que nuestros amigos y familia están ahí y que son libres para moverse por el mundo. Podemos recordar con cariño a alguien, pero comprendemos que cada quién tiene su vida y que todos avanzamos por caminos diferentes.

Si la persona murió, la recordamos con cariño y honramos su vida, pero eso no significa que tenemos que debamos consagrar nuestra existencia al sufrimiento y a la pérdida.

Sólo dejamos ir, por más duro que sea.

La parte de “quien no te extraña, no te quiere” denota despecho y desafío, sentimientos que generan resentimiento y carga para la mente.

Nos brinda más calma vivir libre de esas emociones, lo más que se pueda.

El destino determina quién entra en tu vida pero tú decides quien se queda.

No. El concepto detrás de dioses y destino es la evasión de la responsabilidad y rechazo de la realidad. Es mucho más fácil pensar que el destino maneja nuestra vida, que encarar el resultado de nuestros actos.

Esto también aplica para las relaciones personales. Si alguien llega a tu vida y se desarrolla una relación, eso es todo lo que está pasando. Nada más que eso.

Si esta relación florece y se convierte en amistad o algo más, ¡felicidades!

Pero vivir y entender el desapego nos vuelve conscientes de que todo en la vida es impermanente, aun la amistad más poderosa. Y es la impermanencia lo que le da valor a la vida.

Si una persona decide tener una relación con nosotros, agradecemos con humildad. Si una persona decide cambiar de camino, agradecemos con humildad y seguimos adelante.

La verdad duele una sola vez y la mentira cada vez que la recuerdas.

Este es uno de los pensamientos más peligrosos. Nos pide a gritos que jamás olvidemos una ofensa (apego), que no perdonemos y abre la puerta para que la venganza sea una opción.

Tener estos venenos en la mente nos vuelven amargados y evitan que disfrutemos lo que tenemos aquí y ahora.

Cada quien es responsable de sus emociones y de sus actos. No es nuestro papel dar lecciones a nadie.

Si alguien nos miente de forma tan grande y la relación se destruye , lo único que hacemos es dar gracias por la enseñanza y separar nuestro camino del de la persona. Por más dolorosa que haya sido la experiencia. Eso es todo. No nos enganchamos ni buscamos venganza.

Hay tres cosas en la vida que se van y no regresan jamás: las palabras, el tiempo y las oportunidades.

En la vida todo se va y todo muere. Limitar la impermanencia a tres conceptos, nos cierra el universo y pone la mente en un corral.

Si dejaste ir una oportunidad, fue la mejor decisión que pudiste tomar en tu vida.

Si te tomó mucho tiempo tomar una opción, fue el mejor tiempo jamás invertido.

Si alguien dijo cosas que afectaron tu realidad (bien o mal), fueron las mejores palabras nunca antes dichas.

El pasado es perfecto y gracias a él estamos hoy aquí. No hay más que eso.

Por eso, valora a quien te valora y no trates como prioridad a quien te trata como una opción.

Este argumento es el resultado de pensar con venganza, despecho y desafío. Sin importar la enseñanza o el reto que deja alguien en nuestra vida, es necesario ver a todas las personas como iguales.

Si alguien me trata bien, lo trato como prioridad. Si alguien me trata mal, lo trato como prioridad.

Cuando hacemos divisiones entre “nuestra” gente y “los demás”, de inmediato creamos grupos y preferencias.  Etiquetamos a las personas y las convertimos en objetos desechables.

Para una mente serena y compasiva, todos somos iguales y todos son maestros.

Creo que yo reharía esta frase como: Valora.

¿Alguna vez has cuestionado la cultura popular? ¡Comparte lo que piensas en los comentarios!

468 ad
  • sandygallia

    toing! que fuerte, pues sí hay que analizar todo lo que decimos para saber de manera consciente con qué nos quedamos.
    ¿Entonces no le regalo el cidis de José Alfredo Jiménez? XD

    • MaRtIUkS

      Jajajaja, siempre me haces reír Sandy, ¡Saludos! hacía tiempo que no te saludaba en este espacio de Chocobuda. Me caes super.

      • sandygallia

        ¡Hey graciaaas! favor que me hace oiga =D

  • De momento no consigo acordarme, pero recuerdo haber visto MIL nociones de sabiduría popular mucho más nocivas…
    Claro que las que tomaste de ejemplo son buenas porque a primera vista no parecen ser terriblemente dañinas, pero eso es porque las hemos tenido tanto tiempo frente a los ojos que ya no se analizan….

  • SI TE QUISIERA ESTARÍA AQUÍ CONTIGO…

    Me he enfrentado muchas veces a “la amada” SABIDURÍA POPULAR
    debido a que mi esposa es militar y en incontables veces, cuando ella esta de
    servicio me he enfrentado a esa idea de que el amor es estar juntos; por
    supuesto yo entiendo que ella es libre y estamos juntos por que no sentimos
    bien , pero siempre aparece el cuestionamiento de la SABIDURÍA POPULAR.

  • MaRtIUkS

    ¡Poingggggg! una vez más gran lección. Gracias Chocobuda por darme sacudidas cuando más lo necesito.

  • Luis José Sánchez

    Yo creo que esta frase popular se lleva la palma por nociva y falsa: “tanto tienes tanto vales”

    • Morex

      Nociva. Sí, esa es la palabra. Es triste cómo nos etiquetan por las pertenencias. Si tan sólo viéramos a las personas por su calidad humana…

  • Que fuerte, pero es cierto, desgraciadamente la mayoría de las ocasiones solo se utilizan las expresiones (no le llamaría sabiduría, le queda demasiado grande) populares sin reflexionar y por ende, sin medir las consecuencias.

  • muy buen post! son cosas q reflexiono contantemente xke cotidianamente esta “filosofia pop”, como la llamo, han sido más bien obstaculo. una frase que sólo nos ha envenenado es la “LA PRIMERA IMPRESIÓN ES LA QUE CUENTA” q gran mentira, eso sólo nos hace priviligear el prejuicio y quitarnos la oportunidad de ver al otro como es. saludos