Minimalismo: La magia de vivir con poco

Posted by on Agosto 12, 2013 in Minimalismo, Vida | 8 comments

Cuando volteo al pasado y miro mi vida antes del minimalismo pienso lo mucho que desperdicié. No tanto en dinero o espacio, sino en salud y tranquilidad.

¡Se me fueron tantos años preocupado por tener cosas! Vivía enganchado a ser el primero en todo. Quería el primer gadget, la mejor computadora (ordenador) del momento, visitar el mejor restaurante de la ciudad, ser el primero en el estreno de la película de moda y hasta ser el pionero en probar el nuevo sabor de helado.

En el medio donde me desenvolvía, era de ganadores comprar los últimos cómics, música, películas y videojuegos. Me daba estatus sobre la manada el llegar desvelado a la oficina presumiendo que había ido a 3 bares o que había ido a una premiere de alguna basura de Hollywood.

Y yo trabajaba y trabajaba para mantener un estilo de vida que me tenía al borde de un ataque de nervios y me costaba la salud. Dormía poco, comía la comida de los ganadores: alta en calorías, carbohidratos y pobre en nutrición.

En fin. Hacía todo lo que un hombre exitoso entre los 25 y 30 debía hacer. Gastar el dinero como si no hubiera un mañana y, en el proceso, llenaba mi casa de basura coleccionable.

Por supuesto, como budista no puedo decir que haya sido tiempo desperdiciado y mucho menos que todo eso no sirvió de nada.

Por el contrario.

Me sirvió para llegar a este momento en la vida y poder maravillarme con la magia y el júbilo que trae vivir con poco.

Luego de un proceso largo y lleno de obstáculos, comencé a reducir todo lo que pude en mi vida. Llegar a comprender las 4 R’s del minimalismo nunca fue tarea fácil, pero el mensaje comenzó a hacerse claro poco a poco.

Y todo comenzó cuando lo cuestioné todo. ¿Para qué una nueva computadora si la que tengo me da muy buen servicio? ¿Para qué más libros, si tengo al menos 20 que no he tocado? ¿De verdad necesito dejar de dormir por ver algo en el cine?

¿Por qué toda esta colección de basura me estresa tanto?

Poco a poco dejé de comprar lo que no necesitaba. Luego seguí tirando y regalando lo que estorbaba en casa.

Justo ahí es cuando la magia del minimalismo comenzó a manifestarse. Llegó la tranquilidad. Comencé a no estar tenso por hacer lo que el grupo social esperaba de mi. Mi casa empezó a reflejar hermosos espacios vacíos y muros blancos. El reducir mis salidas a los lugares de moda me dejaba tiempo para leer, para salir a correr, dormir y, lo más importante, sentarme a meditar. Eso redituó en tomar el budismo mucho más en serio de lo que lo había hecho. Y el resto es historia.

Lo que es un hecho es que el minimalismo tiene una magia intrínseca que sólo pocos atrevidos experimentan. Y no me creas a mi, cientos de blogueros y escritores coinciden. Ser minimalista reduce el estrés, lleva a una vida mucho más tranquila y deja espacios abiertos para contemplar y respirar.

Pero ser minimalistas en un universo que nos presiona a tener basura y a tirar el dinero, no es fácil. De hecho, es virtualmente imposible porque la mercadotecnia nos vende la fantasía de que sólo seremos felices si cargamos todo eso en la espalda.

Se necesita un espíritu con la suficiente curiosidad como para comenzar a documentarse y experimentar.

Y poco a poco dar el primer paso hacia la liberación.

  • Y yo también coincido. Un abrazo 🙂

  • Cc

    Una vez mas como anillo al dedo.
    Justamente hace unas hora “rechace” uno de esos trabajos post oficinezcos que pueden servir para no volver a tocar tu deposito de nomina, o los ahorros… aunque de entrada la cantidad de dinero no era muchisima, los planes pintaban para convertirse en un excelente ingreso extra por poquito tiempo y esfuerzo en cuestion de dos meses cuando mucho. Estuve a punto de intentarlo , de ” arriesgar” esas dos horitas, dos veces a la semana por tener mas dinero y ahorrar mas , claro.
    Entonces recorde que todas las mañanas me siento muy cansada al despertar, e inclusive me despierto tarde, osea: necesito descansar mas. Luego volvi a repetirme que no importaba el cansancio con tal de lograr una estabilidad economica mayor, hasta que finalmente despues de darle una pensada y una buena platicada con un par de amigas llegue a la conclusion y recorde que en verdad no necesito mas! y que por el contrario necesito darme mas tiempo para mi y poder estar en silencio, meditar… asi que me decidi a seguir aplicando el minimalismo lo mas que puedo, tome el telefono para disculparme con esta persona por no seguir adelante con el proyecto y , agradecerle la oportunidad. Decidi darle un repiro a mi mente, una ocupacion menos simplemente porque no necesito mas…. y se sintio genial!
    luego ya vine a toparme con este posT 😀
    como siempre GRACIAS Morex
    un abrazo desde la sultana del norte.
    NAMASTE!

  • Morex

    Gracias por leer, amigos.

  • sabrina sujata

    ¡Me ha gustado bastante!
    Organizaste tu hogar, no sólo obtuviste muros vacíos y espacios abiertos sino también el espacio para simplificarte.

  • Edith

    Entonces nuestro estilo de vida es un reflejo de como tenemos la mente?

    • Morex

      Sí. Cuando la mente es caos, tu espacio vital también lo es.

  • Nancy Gonzalez

    Dice una frase que no es mas feliz el que mas tiene si no el que menos necesita, y es verdad en la vida entre mas se consigue mayor es la insatisfacción por que nunca sera suficiente,,, yo he comprendido poco a poco y cada vez quiero menos cosas materiales y mas tiempo para disfrutar de las cosas importantes que no se pueden comprar de ninguna forma, es importante ver lo afortunado que uno es y todo lo que Dios le ha dado,,,, no se necesita mas.

  • Aprendiza Minimalista

    Voy notando los beneficios poco a poco aunque todavía tengo mucho que purgar.