¡Calma la mente ahora! 5 acciones concretas

Posted by on Julio 8, 2015 in Budismo, Minimalismo, Vida, Zen | 6 comments

El despertador suena y te cae como bloque de acero en la cabeza. No tienes ni 1 minuto arriba cuando en tu mente estás repasando lo último que viviste anoche y luego la atención cambia a las mil cosas que necesitas cumplir hoy. Si acaso también hay sentimientos fuertes por alguien, su cara aparece por encima de todo.

Decides poner un poco de música o encender la televisión para escuchar noticias. Tu corazón comienza a latir más a prisa sin que lo notes. Vas al baño, luego a la cocina por agua y a poner café. Aún no estás 100% alerta cuando comienzas a revisar Facebook. Escuchas los sonidos de tu familia, tus vecinos y de toda la ciudad.

Es un nuevo día y tu mente ya es un torbellino de planes, recuerdos, música, fantasías, voces y angustias. Y el caos mental a penas comienza.

Nuestra cultura está diseñada para nunca dejar la mente en paz. El capitalismo vive de hacernos sentir miserables con lo que somos para que siempre busquemos ser más y tener más. Eso crea un estado perpetuo de angustia que nos mina y destruye nuestro ser. Cuando nos damos cuenta hemos pasado una vida tratando de encontrar la calma que perdimos.

Lo que nunca queremos entender es que la calma se trae por dentro, pero al igual que una planta, hay que cuidarla todos los días, todo el tiempo.

Pero Chocobuda, es que no sé cómo hacerlo. ¡Tengo muchas cosas qué hacer y muchas cosas que me gustan! Quiero calma pero sin hacer nada. ¡Lo quiero todo!

La buena noticia es que cultivar la calma es fácil y hay muchas acciones para lograrlo. La mala noticia es que tendrás que desinflar ese ego gordo y pesado que te quiere mantener con cadenas todo el tiempo.

Aquí una pequeña lista de acciones que cultivan la calma.

 

1. Haz una mejor selección de la información que consumes

Nuestra mente es una charola de entrada permanente. La vida nos lanza datos todo el tiempo y la mente es muy buena para atraparlos todos. El problema es que no le ayudamos cuando voluntariamente consumimos información chatarra.

Lo que diré romperá tu corazón. Renuncia a Facebook y otras redes sociales que no te traigan nada más que distracciones. O al menos reduce tu tiempo en ellas. Si necesitas comunicarte con alguien, mejor escribe un email o llama por teléfono. Sí, el móvil también sirve para transmitir voz.

 

2. Mejora tu alimentación

Nunca, nunca me cansaré de decir esto: el consumo de comida procesada llena de azúcar y cereales inflama el intestino; lo que evita que tu cerebro reciba nutrientes necesarios. Además inflama el cerebro y el primer síntoma es la depresión. Hay evidencias por todos lados y la nueva ciencia nutricional respalda mis palabras. Es cuestión de buscar.

Mejorar la alimentación es el acto de amor propio más perfecto que puedes realizar. Respeta tu cuerpo y dale comida natural cocinada por ti.

 

3. Aprecia el arte

El arte y su apreciación te dan una conexión profunda y espiritual con la humanidad. Te hace poner atención y apreciar el silencio. Puede que no entiendas una pintura o escultura a simple vista, pero tu mente sí. El arte puede tocar fibras internas que no sabías que tenías, además de que te quita lo bruto.

Siempre que puedas, acude a museos, conciertos de música clásica, cine no comercial o simplemente camina por la ciudad. Te sorprenderás.

 

4. Cambia de música

Aunque no lo creas, la música es una de las entradas de información mental más poderosas. Si escuchas canciones que promueven la violencia de género o el crimen, estás envenenando tu forma de ver la vida; además de que es adictiva por el ritmo simple y fácil de digerir. En lugar de volverte una persona más tranquila, siempre estarás a la defensiva.

Si escuchas canciones de corazones rotos y desilusiones, sólo te entristecerás y verás la vida como un lugar desolador.

Opta por música sin voz. O mejor aún, por música en otro idioma. Como sugerencia puedo decir que el jazz y el pop japonés o chino siempre ponen de buen humor.

 

5. Pasa tiempo a solas

No tienes que ser monje budista o una persona mística para preparar una taza de café o té y simplemente apreciar su sabor por unos 10 minutos. Sin etiquetas, sin juicios.

Sal a caminar, elige una banca en el parque. Ve por un café. ¡Observa la vida!

Haz una cita contigo para conocerte. Te apuesto a que hay partes dentro de ti que jamás has tocado y que las distracciones evitan que veas.

Esta es una lista muy pequeña y nunca estará completa. Pero si me ayudas en los comentarios, juntos podemos hacer que crezca.

  • Una vez más, otro post sin desperdicio. Genial.

  • Quizá entra en apreciar el arte, pero la lectura es para mí un espacio que construyo sólo para mí, para devorar historias y llenar mi mente con imágenes y situaciones fantásticas, amo leer y siempre me ayuda mucho a calmarme =) Quizá, claro, es también sólo otro tipo de distracción, tendrá mucho que ver qué es lo que se escoge leer, pero al menos es un tiempo que pasamos lejos de una pantalla (los que aún no le entramos a los e-books) y sólo con nosotros. A mí me encanta hacer sesiones de lectura con mis papás, ponemos música tranquila y nos sentamos a leer juntos, por horas =)

  • Judith

    Gracias. Levantarse antes que la familia y sentarse a observar la respiración. Ver las nubes. Acariciar, besar, abrazar, oler, sentir el latido y la respiración propios y de otros. 🙂

  • Ale

    Una cosa que hacía siempre, y que he dejado de hacer al mudarme a la ciudad, es quedarme minutos mirando la Luna sobre la noche. Eso me daba mucha serenidad.

  • atreverse

    Me encanta todo lo que leo y es justo lo que andaba buscando. Te acabo de descubrir, es mi día de suerte. 🙂

    • Morex

      Hola! Bienvenida. Qué bueno poder serte útil 🙂