Los milagros que te estás perdiendo

Posted by on octubre 7, 2015 in Budismo, Vida, Zen | 5 comments

Ayer tuve un largo viaje en autobús que duró 6 horas con rumbo a la Ciudad de México. Para muchos son horas desperdiciadas y aburridas, pero para mi son un deleite porque como no hay nada más que hacer, me dedico a relajarme y descansar.

Cuando viajo veo pasar el mundo y la vida. No se detienen, no preguntan. Avanzan un momento a la vez en una perfecta danza que abarca todo lo que hay, lo que existe. No me juzgan, me aceptan como soy mientras no oponga resistencia a su marcha.

Los árboles pasan, los montes me miran, las casas se pierden en la distancia y el ruido del motor del autobús me arrulla.

Por unos instantes soy carretera, soy campiña, soy vacas, plantíos y estanques.

Por tan sólo unos minutos dejo de existir como persona y me fundo con lo que es.

Y es perfecto. Es un milagro tan pequeño y tan sutil que si no presto atención, escapa por completo.

Entonces pienso en todos los pequeños milagros que nos estamos perdiendo por estar pensando en la palabra YO.

Yo hago, yo voy, yo necesito, yo quiero, yo deseo, yo evito.

Yo me pierdo en un espiral de YO.

A mi mente vienen las palabras atribuidas al Buda, que cortan como rayo láser:

Si pudiéramos ver con claridad el milagro que hay en una flor, la vida te cambiaría.

No necesitamos cosas. No necesitamos cumplir metas ni objetivos.

Solo hay que abrir los ojos y el corazón para apreciar los pequeños milagros que nos rodean.

  • Almamia

    precioso y tan verdadero! gracias!

  • Almamia

    Me permito transcribir lo que escribí un día que viajaba en colectivo (bus) y este artículo me lo recordó: “10 cosas a favor de no usar el auto: 1) Aprendí a esperar con la confianza que va a llegar, 2) Volví a leer, 3) Dejé de correr, 4) Tengo contacto con otras personas, 5) Tengo pequeños momentos para reflexionar, 6) Me dejo ayudar, 7) Mi ropa de abrigo ahora realmente me sirve. Como los zapatos que los pagué carisimos para que sean cómodos y no lo notaba, 8) Contamino menos el planeta, 9) Ya no me enojo por la falta de respeto, el egoísmo y la falta de aptitud de otros conductores y 10) Ejercito mis piernas”

    • Morex

      ¡Hola! Es cierto, viajar en colectivo es una buena experiencia si sabemos mirar. Para mi es muy interesante ser testigo de los rostros de las personas. ¡Cada una tiene una historia qué contar! Sonrío y si puedo hablo con ellos. Creo que es necesario dar un poco de humanidad a la humanidad.

      Gracias 🙂

  • Judith

    Gracias 🙂 buen viaje.

  • Yo no tengo coche, esto en la sociedad en la que vivo, está visto como fracaso económico y profesional (o sea, que eres un mediocre y miserable); a mi me gusta, cuando trabajaba en oficina y veía a la gente salir exhausta y tener que enfrentarse a una hora de tráfico, me sentaba en mi asiento del autobus y me ponía a observar las calles, o a escuchar musica o a leer un libro…
    A veces me tocaba el autobus lleno… con empujones, con otros estorbando la existencia propia y se vive y se sigue adelante y se entiende que todos buscamos lo mismo… ñ_ñ