El sarcasmo NO es inteligencia, es violencia

Posted by on Mayo 9, 2016 in Budismo, Vida | 8 comments

sarcasm-2

El otro día vi un meme que me pareció muy triste. Decía algo como que sólo los inteligentes son sarcásticos y los estúpidos no lo entienden.

Me quedé helado por la intención de odio y de violencia de ese mensaje. No quiero imaginar el dolor en el que vive la persona que escribe cosas así.

El sarcasmo es un tipo de expresión que todos usamos con el fin de ser graciosos. Es parte de la cultura humana desde hace milenios, se usa como recurso humorístico y para hacer pensar a los demás. Es parte importante de las bellas artes. Lo vemos en el teatro griego, en el cine y está por todos lados en la literatura. La caricatura ES sarcasmo. Usado así, sin duda es para públicos inteligentes.

El problema es que cuando recurrimos al sarcasmo en la vida cotidiana, se convierte en una forma cruel de violencia. Al igual que el albur mexicano (insulto de doble sentido de connotación sexual), es cobarde porque no dice el mensaje de forma clara y directa. Es vulgar porque se oculta bajo la etiqueta de “humor”, sin elegancia o respeto.

Al final, el sarcasmo tiene la clara intención de burlarse, denigrar y herir al interlocutor.

Usado así no es de personas inteligentes. Es de gente ególatra que se asume como superior. Pero en realidad carecen de control sobre su propia ira y han cancelado su compasión por los demás.

El sarcasmo es para personas perezosas que no se esfuerzan en mejorar la calidad de sus habilidades en comunicación o cultura.

El Noble Camino Óctuple del budismo, que marca las acciones correctas para lograr una vida tranquila, nos enseña la importancia del Habla Correcta. De igual forma, uno de los Cinco Preceptos básicos de nuestra práctica nos invita a tener siempre un habla clara, cordial y libre de mentiras.

Para el Buda la comunicación humana era esencial. Nos dice que bien utilizada, cultiva la paz y promueve la compasión entre los seres vivos. Nos dejó muchas enseñanzas que nos hacen conscientes del uso de la palabra, así como del respeto y el silencio.

Tener un Habla Correcta es entender que nuestras palabras pueden herir a los demás y que tenemos una responsabilidad para ser aliados y amigos. Todo lo que decimos cuenta y tiene intención.

Si la intención es destructiva, el sufrimiento que generaremos será infinito… pero contrario a lo que la mente ególatra cree, el sufrimiento no es para los demás. Es para el sarcástico. Es él/ella quien se queda con ese odio.

Nada de malo en usar el sarcasmo para marcar una situación irónica de la que necesitamos reír. De hecho, ¡necesitamos reír más! Existen cartonistas maravillosos y humoristas que trascienden las culturas, hay que disfrutar de su trabajo. Pero ser sarcásticos para destruir a alguien, es otra historia.

Así como está, el mundo está lleno de violencia. ¿De verdad quieres crear más violencia con tus palabras y llevar esa violencia en tu corazón?

 

468 ad
  • Alejandro Demartini

    Llevo años diciendo entre mis amigos que el sarcasmo no es buena cosa. Tu reflexión me ha sumado valiosos argumentos. Me faltaban esas palabras !! Mi gratitud hermano de la vía.

  • ??•?•?Bebexho??•?•??

    el que escribió esto es un pendejo

  • jcesarmo

    Mmm…

    Tema a considerar, ya que me considero una persona sarcástica. No puedo decir que estoy libre de culpa, pero creo que lo que me llevo es que consideraré lo que digo mediante esta forma de lenguaje…

    Aunque me dan unas ganas terribles de ser/hacer lo contrario…

  • Judith

    🙂 a cuidar esta boca. Gracias

  • Pruna

    Cuando el humor es ofensivo deja de ser humor para convertirse en burla. Gracias

  • Jorgevenezuela89

    Me encantan tus publicaciones, gracias por enviarlos a mi correo, me relaja mucho leer tus posts. Saludos.

  • Angeles Taboada

    Me hizo reflexionar mucho sobre mi forma de comportarme, gracias por tu esfuerzo y trabajo, nos nutre a quienes intentamos ser humanos más conscientes.

  • AlejAndro-ginia

    El sarcasmo es el lenguaje que tienen las heridas del alma, que no llegaron a sanar. Es importante prestarles atención a nuestras heridas, es el niño o la niña interior pidiendo ayuda, pidiendo cariño. Cuando atendemos las demandas de ese niñ@, nuestro lenguaje se hace respetuoso y compasivo con tod@s, ya no pretendemos hacer gracia lastimando a otr@s.