Sé agradecido con todos (La vida es dura 4 / 7)

 

 

Si has acudido a alguna de mis charlas públicas sabrás que hay 3 conceptos que promuevo de forma activa: Gratitud, Compasión y Generosidad.

No importa qué religión practiques o si eres un escéptico consumado, todos los seres humanos necesitamos vivir por estos valores si queremos tener paz y mejor calidad de vida. Esto es debido a que están grabados en nuestro ADN, son lo que nos hace seguir adelante como especie. De hecho, son tan imprescindibles que todos los grandes simios los comparten.

Sin embargo en la sociedad de consumo, estas prácticas han pasado a segundo plano. Ahora ser agradecido está mal visto y muchos han olvidado el significado real. Ser compasivo es demostrar debilidad. ¿Generosidad? No, gracias. Ser generosos evita que sigamos comprándolo todo y llenándonos de cosas que no necesitamos.

La palabra gracias es utilizada todo el tiempo. La decimos al recibir un café o cuando alguien nos da algo.  Es una especie de comodín que nos da armas para criticar a quien no la usa.

Pero una cosa es decir gracias y otra muy distinta es sentir gratitud.

¿Cómo entender la Gratitud? Mira tus pies. Estoy casi seguro que estás usando zapatos en este momento, por los cuales no contribuiste en nada y aún así estás disfrutando el privilegio de tenerlos. Éstos no aparecieron por generación espontánea.

Tus zapatos son el punto más alto de la historia del universo. Es debido a que existe un universo, una galaxia, un sistema solar, un planeta Tierra con recursos naturales, millones de años de historia, millones de seres vivos, artesanos, ingenieros, inventores, obreros, transportistas, vendedores… un sistema infinito de factores y existencias que han colaborado para que tengas calzado en tus pies, sin que te esfuerces más que en pagarlos.

¿No es como para estar profundamente agradecido?

Otro ejemplo: ¿hace cuánto no piensas en las personas que ayudaron a que nacieras? Médicos, enfermeras, personal del hospital o del sistema de salud de tu país. Debes tu existencia a un sistema inmenso de vidas y de ciencia.

La Gratitud (sí, con G mayúscula) es un sentimiento que debemos desarrollar y practicar todos los días porque nos da perspectiva de nosotros mismos. Nos hace sentir conectados con el universo.

Una persona que vive con el corazón agradecido sabe que nunca ha estado sola. Entiende que la todo en el universo está interconectado y que todos dependemos de todos.

Cada alimento que comes, cada bocanada de aire que respiras, cada noche que cierras tus ojos para dormir, cada político corrupto, cada familiar muerto… todo está interconectado por hilos tan finos y elegantes que escapan a la vista.

Vivir con Gratitud hace que el mundo sea más amable y que apreciemos lo que hay, lo que es. Evita que comentamos excesos, pues entendemos que estaríamos desperdiciando el esfuerzo de otras vidas. Aun en la tormenta más fuerte y en el problema social más terrible. Sigues aquí; sigo aquí gracias a ti, a ellos y a millones de seres que nos preceden.

¿Cómo comenzar a sentir Gratitud? Aquí hay una idea. Te reto a que la pongas en práctica.

Deja de decir gracias vacío. Es tiempo de vivir agradecido.

 

Todos los posts de esta serie los puedes ver aquí.

Read More

Conjunta todas las culpas en una (La vida es dura 3 / 7)

Foto: Boston Review

Hay muchas razones por las que el budismo no es popular para el mundo occidental. Quizá la más grande de todas es el hecho de que en cualquier escuela budista no nos hacemos tontos; sabemos perfectamente que la responsabilidad de nuestra felicidad está en nuestras manos.

Y el el Budismo Zen esto es aún más brutal y honesto.

Sabemos que cada acto, por pequeño que sea, genera ondas por todo el universo. Lo que parece algo insignificante como llegar tarde o comer una manzana, repercute y afecta la realidad… que va más allá de nuestra comprensión.

Conjunta todas las culpas en una es una frase que podría ser el deleite de las religiones basadas en la culpa. Pero en realidad no se refiere a este tipo de culpa. Lo que buscamos es comprender que no hay culpas de ningún tipo cuando aceptamos la responsabilidad de cada pensamiento, palabra o acto.

Este eslogan nos recuerda que no podemos ir por la vida culpando al gobierno, al clima, a Mercurio o a la pareja. Seguro, hay personas que actúan con una mente engañada por la ignorancia y la avaricia, pero está en cada uno de nosotros saber hasta donde queremos engancharnos el el sufrimiento.

Lejos de parecer algo que nos condene a sentirnos mal o buscar cabezas para cortar, esta frase es liberadora porque nos impulsa a pensar que si todo lo que pasa en mi vida es afectado por mis acciones… ¿por qué no hacer lo posible por beneficiar a los demás? ¿Por qué no crear un estilo de vida que permita que todos a mi alrededor tengan una buena vida? ¿Para qué consumir o comprar lo que no necesito?

La mentalidad de conjuntar todas las culpas en una también nos lleva a la introspección y al aprendizaje. No importa qué tan ruda sea la situación por la que se esté pasando, hay mil lecciones que la vida pone bajo nuestra nariz. ¡Están ahí a nuestro alcance! Es cuestión callar la producción  de pensamientos chatarra para poder entender y aplicar lo aprendido.

Este eslogan es real para la transformación personal, pero también para las sociedades. Hoy más que nunca tiene un valor especial.

Si en lugar de buscar grupos a los que odiar, buscáramos grupos a los que ayudar, el mundo comenzaría a dejar atrás las divisiones y podría progresar más allá de la sociedad de consumo.

Pero uno siempre puede comenzar esta práctica de manera personal. En mi experiencia, esta mentalidad se contagia y alcanza a otros seres de formas que jamás imaginaríamos.

Hoy la responsabilidad por tu felicidad está en tus manos. ¿Qué harás con ella?

Todos los posts de esta serie los puedes ver aquí.

Read More

Invitación al curso: Introducción al Budismo Zen 1. 19 de junio de 2017

 

Con más de 2,500 años de tradición y millones de seguidores en todo el planeta, el budismo se ha mantenido vigente porque es el manual de usuario para la humanidad.

El Budismo Zen es particularmente útil para la vida contemporánea. Nos enseña lo esencial para no sumirnos en el estrés, dejar las conductas compulsivas, soltar las cosas que nos lastiman y las obsesiones. Aceptamos el estado de las cosas, como son y sin complicaciones.

El estudio del Zen, su historia, arte y filosofía, abre la puerta a una vida espiritual profunda basada en la práctica del Buda-dharma, el Silencio, la Gratitud, la Compasión y la Generosidad.

Grupo Zen Ryokan abre el curso formal de estudio Introducción al Budismo Zen. Es un programa para practicar budismo en una Sangha y comenzar a vivir por el Dharma.

¿Por qué es formal? Porque requiere compromiso, dedicación y constancia.

Este primer módulo sentará las bases para incorporar las enseñanzas del Buda a la vida cotidiana y nos dará los elementos para introducirnos a la filosofía Zen.

Saber más

Read More

Convierte todos los contratiempos en el Camino (La vida es dura 2 / 7)

 

Los humanos somos quejicas profesionales. Hemos creado una civilización que gira en torno al consumo y la evasión de lo incómodo. No está mal, pues esto genera las condiciones propicias para que nuestra especie se mantenga con vida. Pero nos quejamos todo el tiempo como si la vida fuera una telenovela mexicana.

Cada pequeña cosa que se sale de nuestro esquema de comodidad lo consideramos un obstáculo. Y si se trata de un problema más grande, nos encargamos de expandirlo para que el sufrimiento florezca.

Entonces nos deprimimos y nos derrumbamos para hacernos de una visión super oscura de la vida. Soltamos joyas como siempre es igual, todos son iguales, ya sabía que iba a fracasar, sólo me pasa esto a mi, nadie me entiende y cientos de YO, MI, ME, A MI, MÍO.

Pero al comenzar a practicar Lojong, tomamos frases para su estudio.

Convierte todos los contratiempos en el Camino, es un eslogan que nos hace conscientes de lo mucho que nos quejamos y de la poca paciencia que tenemos ante las situaciones de la vida.

Al meditar con estas palabras entendemos que la paciencia y la constancia son esenciales para el crecimiento y para que la vida misma pueda continuar. De igual manera, la mente y el corazón necesitan estar abiertos al aprendizaje que tienen todas las situaciones que vivimos.

Hay que resaltar que la frase no usa la palabra problemas; dice contratiempos. Esto es por la poderosa razón de que los problemas (o el fracaso) no existen.  El 100% de las veces somos nosotros los que transformamos una situación de la vida en un problema.

Si miramos la naturaleza con ojos honestos veremos que no existe un solo problema. Seguro, hay tormentas, volcanes y terremotos, pero son parte de la vida misma. Vida, muerte y movimiento… todo es la Madre Tierra que respira y se manifiesta de la misma forma que lo hacemos nosotros.

Es ante la mente humana que las situaciones se vuelven problemas porque vivimos abrazados a nuestra fantasía de control. Entonces, al llegar un contratiempo, perdemos la cabeza.

Pero, ¿y si en lugar de sufrir, usamos las situaciones para aprender y crecer? Esto se logra entendiendo que en la vida es impermanente y dinámica. Una persona sabia no es la que hace mejores planes, sino la que se sabe adaptar mejor a los cambios. Charles Darwin llamó a esto la supervivencia del más apto.

Así pues, si mira hacia  tu pasado vas a poder ver que todas las veces que te has adaptado, sales adelante y aprendes. Mejoras. Todas las veces que te abrazas a una fantasía o a un plan, sufres.

Convertir todos los contratiempos en el Camino nos abre la puerta a la tranquilidad y al aprendizaje.

Todos los posts de esta serie los puedes ver aquí.

Read More

Seis frases budistas para salir adelante (La vida es dura 1 / 7)

La vida humana es dura y no hay lugar para negociación. Desde que nacemos estamos en constante lucha por aprender, por asegurar nuestra posición en la manada y desarrollar la personalidad. Vamos creciendo y estamos en contra del ecosistema, de otras personas y comenzamos a interesarnos en llevar vida de pareja. Al volvernos adultos tenemos todo en contra, pero lo queremos todo.

La vida es dura y llena de obstáculos. Hay lugares a los que ir, cosas por tener y títulos por ganar. Esto crea dukkha, insatisfacción que se vuelve infelicidad y confusión.

Pero al mismo tiempo, dentro del caos que puede resultar la existencia moderna, hay paz. Existe acceso a la aceptación a la tranquilidad y siempre hay salida a todo lo que nos causa conflicto. De hecho, contemplar el conflicto mismo es un camino seguro a la paz interna.

Chocobuda, estás mal de la cabeza. El conflicto no es paz. ¿Cómo estar tranquilos si el gobierno/mi pareja/mi jefe/mi madre/si el clima está (inserte materia prima para la angustia aquí)?

El budismo nos presenta una solución efectiva a todo lo que nos vuelve infelices, y esa es una gran noticia. El problema es que no es una píldora mágica que quitará el pesar de nuestros corazones. Y no es que el zen resuelva los problemas, no. La práctica zen nos regresa la calma para poder ver salidas y opciones que estaban bloqueadas por el berrinche.

Al llevar una práctica constante de zazen y de estudio del dharma, tenemos las herramientas para poder manejar todo lo que nos atormenta. No es necesario transformarse en monje budista para vivir de este lado del dharma, por supuesto.

La cultura actual nos nace huir de todo lo que no nos parece placentero. Evitamos los problemas a toda costa. Pero ¿y si estamos equivocados con esa actitud? ¿Qué pasaría si en lugar de salir corriendo, abrazamos los problemas? ¿Y si los problemas mismos fueran solo creación de nuestra propia mente?

El budismo nos abre la puerta a vivir en paz con todo lo que pasa,  aun en las situaciones más duras.

A veces es tan simple como comenzara a leer de forma correcta frases y citas de maestros budistas. Por esta razón decidí presentar una pequeña selección de 6 frases budistas que nos ayudan a salir adelante cuando las cosas se ponen oscuras.

Esta práctica se llama Lojong y nació en Tibet gracias al maestro Chekawa Yeshe Dorje (S. XII). Trata del estudio y contemplación de frases clave que nos crean consciencia de la calidad de nuestra propia mente ante las situaciones de la vida. El propósito es liberarnos de los obstáculos que evitan que desarrollemos bodaishin (bodhicitta), la mentalidad del bodhisattva.

Por contemplación me refiero a leer una frase y sentarnos a practicar zazen con ella por algunos días, soltando todo tipo de pretensión sobre comprenderla a fondo.

La colección completa consta de 59 frases, pero aquí solo hablaremos de la Transformación de Circunstancias Poco Afortunadas en el Camino a la Iluminación. Al final de esta serie de posts con toda certeza no seremos seres iluminados, pero sí más tranquilos.

En una serie de 6 entradas escribiré sobre las frases:

  1. Convierte todos los contratiempos en el Camino.
  2. Conjunta todas las culpas en una.
  3. Sé agradecido con todos.
  4. La confusión es Buda. Practica la Vacuidad.
  5. Haz el bien, aléjate de lo maléfico, aprecia tu locura, pide ayuda.
  6. Todo lo que encuentras es el Camino.

No es raro escuchar de los maestros budistas que el camino a la felicidad comienza cuando cambiamos nuestra relación con los fenómenos y con nuestra propia mente. Este es un buen lugar para dar el primer paso.

Todos los posts de esta serie los puedes ver aquí.

Read More